La hija de El Fary en 'Menudo es mi padre' dejó la actuación, pero llegó lejos en el cine de otra manera

Sandra Whalbeck y El Fary en un fotograma de la serie 'Menudo es mi madre' (Atresmedia)
Sandra Whalbeck y El Fary en un fotograma de la serie 'Menudo es mi madre' (Atresmedia)

Hace unos días, el programa Aruser@s de laSexta comentaba las novedades de la próxima temporada de Élite, y a partir de ahí empezaron a recordar series que podríamos considerar viejunas, como La casa de los líos yMenudo es mi padre. Debo reconocer que siendo un crío esta última ficción, protagonizada por el cantante José Luis Cantero, El Fary, me apasionaba, y me hizo querer recordar un poco sus tramas y sus actores. Y ahí que me llevé una sorpresa al comprobar que la actriz Sandra Whalbeck, quien hacía de la hija de El Fary, ha llegado muy lejos en el cine, pero no como actriz.

Para quien no lo recuerde, Menudo es mi padre fue una serie de Antena 3 emitida entre los años 1996 y 1998, ambientada en un barrio español de clase media. El Fary, cuyo personaje se llamaba Juan, interpretaba a un taxista con amor hacia el mundo de la canción. Vivía con su mujer, su madre, y tenía tres hijos. Pero en el primer episodio (que, por cierto, está disponible en ATRESplayer), aparecía de la nada la bellísima Sandra Whalbeck preguntando por él. Y se presentaba como una hija secreta que tuvo en su juventud, en un idilio veraniego que vivió con una sueca. Desde ese momento, su personaje, Vicky, se incorporaba a la familia como una más.

A lo largo de las temporadas que duró la serie, Vicky tuvo bastante protagonismo. Por ejemplo, cuando empezó a salir con el hijo de la segunda mujer de El Fary, es decir, su hermanastro, al que interpretó Víctor Clavijo. Y ya hacia el final, descubrió su propia homosexualidad, y empezó a salir con otra chica, aunque le costó contarlo en su hogar, que era bastante conservador.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Durante aquellos años 90 e inicios de la siguiente década,Sandra Whalbeck trabajó como personaje episódico en las series Petra Delicado u Hospital Central de Telecinco, y participó en los largometrajes Guerreros de Daniel Calparsoro y Al sur de Granada, donde conocimos a Verónica Sánchez antes de que fuese Eva en Los Serrano. Y ahí, prácticamente, acabó su vida en el mundo del audiovisual… Pero como actriz, porque siguió explorando el universo del cine y de la televisión desde el otro lado.

En la actualidad, Sandra Whalbeck es diseñadora gráfica yse dedica a la animación, a la pintura y a otras labores relacionadas con el mundo de la imagen. Tiene tanto talento que, por ejemplo, Pedro Almodóvar confió en ella para la película La piel que habito. Sandra es la responsable de la habitación en la que vivía presa Elena Anaya, y que estaba llena de mantas, frases de extraña naturaleza para mantener la cordura y hermosos dibujos de cuerpos femeninos con casas en lugar de cabezas. Ella fue la autora de esas imágenes. El manchego más universal de nuestro séptimo arte también contó con ella para su película Julieta, tal como figura acreditado en su ficha en la IMDB.

La mano de esta artista también la podemos encontrar en Pieles, el debut cinematográfico de Eduardo Casanova, en Mientras dure la guerra de Alejandro Amenábar, en Kiki, el amor se hace de Paco León, o en La reina de España de Fernando Trueba, la secuela de La niña de mis ojos, que protagonizó Penélope Cruz. En definitiva, títulos que ya forman parte la historia reciente del séptimo arte del cine español

Dependiendo del proyecto, Sandra se encarga de hacer pinturas en los decorados, como en La piel que habito. O se dedica a labores más minuciosas, que consiguen que nos sumerjamos en la historia. Lo mismo escribe de su puño y letra un cartel con precios en la pizarra de una cafetería, que se dedica a diseñar al detalle todas y cada una de las etiquetas y carteles de un negocio. No se le resiste nada, ni sentada delante de un ordenador, ni tampoco a mano alzada; de hecho, sabe realizar todo tipo de letras, y es capaz incluso de imitar firmas célebres como la de Rubén Darío si la ocasión y la historia lo requiere. Tomos y portadas de libros, cajas, cartas, muñecos, son muchas las piezas de atrezzo del cine a las que esta artista ha dado vida en nuestro cine, y también en el foráneo, pues ha trabajado para producciones de Suecia, Finlandia o Reino Unido. En ese sentido, apuntar que la veremos acreditada en The Interpreter, la película dirigida por Guy Ritchie protagonizada por Jake Gyllenhaal y que llegará a las salas el año próximo.

En el repaso a su currículo, destacar también que esta profesional de la ilustración ha colaborado con Faemino y Cansado, y que domina técnicas como el stop motion. En definitiva, Sandra ha conseguido que quizá nos olvidemos de su faceta de intérprete o de estrella de la pequeña pantalla, pero comprobó joven que el mundo del audiovisual era lo suyo. Y se ha labrado una carrera sin pausa, pero sin prisa, que ya quisieran otros muchos profesionales para sí. Menuda artista ha resultado ser.

Más historias que podrían interesarte: