La retirada de Sandra Bullock del cine esconde una lección de madurez para que Hollywood tome nota

·3 min de lectura

El éxito sigue acompañando a Sandra Bullock. No hay más que ver que La ciudad perdida, la comedia de aventuras que coprotagonizó junto a Channing Tatum este 2022, ya ha sobrepasado la barrera de los 100 millones de dólares en Estados Unidos y está rozando los 200 en su total internacional. Y es que Bullock nunca ha dejado de ser una estrella de alto calibre en Hollywood, incluso ahora que solo parecen funcionar blockbusters en taquilla. Sin embargo, tras un parar de éxitos y logros en la industria, la actriz tiene en mente tomarse un descanso. Y lo hace por una razón que supone toda una lección vital.

Sandra Bullock en la premiere de 'La ciudad perdida' en Londres (Foto: Jeff Spicer/Getty Images for Paramount Pictures)
Sandra Bullock en la premiere de 'La ciudad perdida' en Londres (Foto: Jeff Spicer/Getty Images for Paramount Pictures)

Así lo ha contado en una entrevista con The Hollywood Reporter, donde se ha parado a analizar sus implicaciones detrás de este último trabajo y ha reflexionado sobre su desempeño en la industria durante toda su carrera. Y es que cuenta que inicialmente la idea sobre la que se sustentaba La ciudad perdida no era de su agrado, siendo un guion plagado de estereotipos de la comedia que volvía a sustentarse bajo una gran figura masculina como protagonista. En este sentido, Bullock, como productora y actriz, aceptó trabajar junto a Paramount en el proyecto bajo varias condiciones: que los papeles se invirtieran, que su papel fuera más heróico y audaz y estuviera infundido de sensibilidad femenina.

“No hubo obstáculos para el personaje femenino”, contaba Bullock. “Me gusta que mi personaje no tenga 25 años. Y me encanta que haya un hombre dispuesto a ser muchos aspectos de sí mismo que tradicionalmente no se mostraban en películas como esta porque tenían que ser el héroe de acción”, continuaba sobre las implicaciones de la trama de La ciudad perdida.

Pero las implicaciones de la actriz fueron mucho más allá, puesto que fue ella la que estuvo insistente en mantener el estreno en cines de la película y no condenarla al streaming. Precisamente, las razones que esgrimía Bullock para defender esta decisión es la de tratarse de una producción que rompe moldes en el terreno de las comedias románticas, y aunque la pandemia trajera consigo el florecimiento de las plataformas, sentía que el público vería La ciudad perdida como un regalo por el que merece la pena el pagar el precio de una entrada.

Los resultados están a la vista, sin embargo, todo este trabajo monumental para llevar una película como La ciudad perdida a lo más alto también la habría conducido a plantearse hasta qué punto merece la pena hacer tan titánico esfuerzo. Ya durante la promoción en el festival de cine SXSW de Austin anunció que se tomaría un descanso, pero en esta nueva intervención con The Hollywood Reporter ha entrado a analizar su decisión con más profundidad.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

“No quiero estar en deuda con el horario de nadie más que el mío. Estoy muy quemada. Estoy tan cansada y no soy capaz de tomar decisiones saludables e inteligentes y lo sé”, dijo Bullock. “El trabajo siempre ha sido estable para mí y he tenido mucha suerte”, continuaba. “Me di cuenta de que posiblemente se estaba convirtiendo en mi muleta. Era como abrir una nevera todo el tiempo y buscar algo que nunca estuvo en la nevera. Me dije a mí misma: 'Deja de buscarlo aquí porque aquí no existe. Ya lo tienes, instálalo, encuéntralo y siéntete bien sin trabajo que te valide'”.

Siendo sinceros, La ciudad perdida, por muy buen desempeño que haya tenido en taquilla, no era ninguna obra maestra. Y esto, al final, se traduce en un nulo reconocimiento por parte de la industria que a nivel personal puede dejar un vacío inmenso, sobre todo valorando el trabajo titánico tras la producción que, como bien reconoce Bullock, lo realiza con cierta aspiración de obtener validación. Y no es la primera vez que ocurre algo así, puesto con A ciegas (Bird Box), la película de Netflix que en 2018 se convirtió en la más vista de la historia de la plataforma, se encontró con un caso similar: una cinta que llevó al éxito y que no acabó por generar un entusiasmo crítico.

Además, hace tiempo que no hace una película carne de Óscar o fuera de sus registros habituales, y al final, que en vez de seguir repitiéndose para seguir en lo más alto por mera fama o dinero haya llegado a una reflexión tan certera como esta refleja un triunfo de madurez. Y es que es innegable que hay que priorizar el estar bien con uno mismo, descansar, poner las cosas en orden y cuidar la salud mental por encima del prestigio y el éxito, algo que en Hollywood no siempre ocurre con sus grandes estrellas y sobre lo que Bullock nos deja toda una lección vital.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente