Sandra Barneda le quita el puesto a Carlota Corredera

·2 min de lectura
Photo credit: Gema Checa
Photo credit: Gema Checa

Se avecinan grandes cambios en Mediaset. Si este verano cancelaban por sorpresa 'Viva la vida' y apostaban por otro formato provisional 'Ya es verano' presentado por Frank Blanco y Verónica Dulanto. Ahora la cadena de Fuencarral ha anunciado a través de una nota de prensa que la nueva presentadora de los debates de 'En el nombre de Rocío' será Sandra Barneda. La periodista, al frente de programas tan éxitos de la cadena como 'La isla de las tentaciones', sustituye de esta manera a Carlota Corredera, que tras dejar 'Sálvame' se mantiene totalmente apartada de la pequeña pantalla y sin fecha de vuelta.

Tras un verano en el que ha disfrutado de su merecido descanso estival soltera tras poner punto y final a su relación con Nagore Robles, la catalana se pondrá al frente de los programas que emitirán la segunda docuserie de Rocío Carrasco, íntima amiga suya a raíz de haber coincidido de 'Hable con ellas', otro programa de la cadena en la que ambas ejercían de presentadoras.

En esta nueva entrega, que se emitirá en abierto en Telecinco a partir de este próximo martes, la hija de Rocío Jurado recuerda y homenajea la figura de la cantante. Pero también intentará dar su versión sobre los numerosos conflictos familiares en los que se ha visto involucrada en los últimos años.

La presentadora ha compartido en su perfil de Instagram la noticia después de que Mediaset haya lanzado un comunicado anunciando su incorporación a estas entregas de La Fábrica de la Tele.

La comunicadora se situará al frente de las entregas producidas en colaboración con La Fábrica de la Tele. Rocío Carrasco ofrece su testimonio en torno a momentos importantes de la vida de su madre y de su padre, la cantante Rocío Jurado y el boxeador Pedro Carrasco, y se refiere por primera vez a situaciones vividas con determinadas figuras de su entorno familiar.

Un relato que no ha afrontado sola, sino con el apoyo testimonial de algunos amigos y familiares. Todo ello ante una imponente y sobria escenografía construida con los 18 contenedores que guardaban objetos y documentos personales de ‘La más grande’.