Salvame y Anabel Pantoja dejan en evidencia un giro radical en Telecinco

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche. - Este fin de semana Socialité soltaba una bomba, de esas que no dejan indiferente a nadie. El programa presentado por María Patiño anunciaba que Anabel Pantoja y Omar Sánchez se separaban pocos meses después de haber contraído matrimonio. Dado que este programa, como tantos otros, vende humo muy a menudo, pensé que sería una de esas informaciones que se dan para agitar el avispero y nada más. Que quizá había nuevas fotos de él con otra joven, como ya han salido otras veces, o cualquier cosa por el estilo. Sin embargo, la exclusiva fue auténtica, y no solo eso: ha dejado en evidencia que en Telecinco hay un giro radical en su forma de tratar estos asuntos.

Sin confirmación oficial por parte de los protagonistas, Telecinco fue cebando el tema en programas como Viva la vida. Ese domingo por la noche Kiko Rivera entraba a través de videollamada en Secret Story: La noche de los secretos y aseguraba no saber nada al respecto. Habría pues que esperar al lunes para contar con una versión oficial de lo ocurrido.

Ya el lunes, la propia Anabel Pantoja daba la cara en Sálvame, programa al que había vuelto hacía muy poco, para dar algunas explicaciones y confirmar que, efectivamente, lo que se había contado en Socialité era absolutamente cierto.

Sí, hay ruptura y la decisión la he tomado yo”, decía sin dar muchas vueltas la sobrina de la famosa tonadillera, que quiso desmentir que hubiese terceras personas en su separación. No dio detalles demasiado concretos, pero sabemos que después de la boda, que había tenido lugar 122 días antes, a ella le sucedió algo que le dejó una marca y que le hizo sentirse rara. Para ella, cuatro meses es tiempo suficiente para que una de los miembros de una pareja “se pueda desgastar”, sin la necesidad de que nadie se meta por medio de la relación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En otras circunstancias Sálvame habría estirado la información y habría jugado al despiste, desgranando la separación por fascículos. O se habría guardado el testimonio de Anabel Pantoja para sentarla en un Sábado Deluxe donde contase el punto y final a su matrimonio con pelos y señales. Pero el ritmo televisivo de antaño no es el actual, hay que aprovechar cada bala que se tiene en la recámara para lograr enganchar a la audiencia, y por eso Anabel se ha sentado en el plató de la versión diaria de Sálvame en tan solo 24 horas.

En estas páginas ya hemos hablado en muchas ocasiones de cómo Sálvameha vivido un enorme desgaste en sus audiencias, y cómo están haciendo todo lo humanamente posible para salir del bache. Han reformulado la primera franja, la conocida antes como Sálvame Limón y ahora rebautizada como Sálvame Lemon Tea; María Patiño y Terelu Campos están al frente de este programa, en el que charlan de temas de corazón como lo harían dos amigas el día que salen las revistas en el kiosko.

Y paraSálvame Naranja están tirando de noticias de gran tirón y calado, como es el caso de esta separación de Anabel Pantoja. No la consideran una carta que guardarse para mostrar en el momento de más necesidad: ese momento es el presente inmediato, ya ha llegado. La cosa funcionó bien, pues Sálvame logró un más que digno 17,9% y 1.816.000 espectadores, que supone una subida respecto al lunes anterior, cuando el programa anotó un 16,1% y 1.715.000 espectadores.

LA GRACIOSA, ESPAÑA - 01 DE OCTUBRE: Isa Pantoja con Omar Sánchez y Anabel Pantoja durante su boda el 1 de octubre de 2021 en La Graciosa, España. (Foto de José Ruiz/Europa Press vía Getty Images)
LA GRACIOSA, ESPAÑA - 01 DE OCTUBRE: Isa Pantoja con Omar Sánchez y Anabel Pantoja durante su boda el 1 de octubre de 2021 en La Graciosa, España. (Foto de José Ruiz/Europa Press vía Getty Images)

Un dato que ha resultado especialmente llamativo es que Anabel Pantoja hubiese vuelto al trabajo dos semanas atrás y que nadie supiese nada de nada sobre el final de su historia de amor. Parece que primero nos han invitado a volver a conectar con la influencer andaluza, y una vez que ha le hemos dado cariño nos lanzan esta granada informativa para que terminemos de tener empatía con su situación.

Cuando el domingo se anunció la ruptura en Socialité mi primer pensamiento es que Anabel las iba a pasar canutas en Sálvame, que le iban a dar estopa hasta en el carné de identidad. Sin embargo, sus compañeros han optado por protegerla y darle buenos consejos; en ese sentido destaca Kiko Matamoros, que le invita a desconfiar de la gente que se haya pegado a ella recientemente. Parece que el que fuese representante de Carmina Ordoñez sabe algo, pero todavía no nos ha desvelado el qué.

En cualquier caso, la separación de Anabel Pantoja ha dejado patente que las reglas del corazón televisivo de Telecinco se están reescribiendo a pasos agigantados. Que ya no se guardan informaciones gordas para el Deluxe, sino que se desgranan en el plató de SálvameNaranja, ya no hay planes de futuro, sino solo de presente. Todo eso sin olvidar, por supuesto, que en estos tiempos que corren las noticias de corazón, como la separación de Anabel, tienen una caducidad extrema, y si no lo saca un programa pronto vendrá otro a comerse la tostada. Y eso Sálvame sí que no lo puede permitir.

Más historias que podrían interesarte: