‘Sálvame’ se ha obsesionado con Ana Guerra y debe parar

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche. - En Sálvame hay personajes a los que se azota de forma recurrente, haya o no razones. Desde celebridades como Isabel Pantoja y Ángel Garó hasta los propios colaboradores, que a menudo tienen que soportar cómo se investiga su vida e intentan hacer un circo de algún dato de su pasado. Hace unos días, de hecho, le tocó el turno a Carmen Alcayde. Sin embargo, de vez en cuando fijan sus ojos en un nuevo personaje y la toman con él o con ella día sí, día también. Y ahora le ha tocado el turno a la cantante Ana Guerra, que lleva protagonizando muchas piezas de esta semana porque un vecino se queja de su ruido al ensayar. Una simple anécdota como esa ha permitido a Sálvame obsesionarse con la triunfita, y es el momento de que paren. Porque Ana Guerra no pertenece a ese mundo, y además, se ha mostrado muy agradable con el programa.

Desde hace días, un vecino de la intérprete de ‘Lo malo’ lleva saliendo en televisión, en diferentes programas de Antena 3 y Telecinco, para decir que la artista canaria hace demasiado ruido con sus ensayos. Que a veces aporrea el piano a altas horas de la noche, y que es insoportable vivir a su vera.

MADRID, ESPAÑA - 10 DE NOVIEMBRE: Ana Guerra asiste a la IV Edición de los Premios Esquire Hombre del Año que se celebrará en el Teatro Barceló, el 10 de noviembre de 2021, en Madrid, España. Los premios celebran la diversidad, la solidaridad, la valentía y la defensa de grandes valores. Los premios destacan lo mejor del mundo de la música, la moda, el cine, la televisión, la gastronomía, la ciencia o la comunicación. (Foto de Raul Terrel / Europa Press a través de Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 10 DE NOVIEMBRE: Ana Guerra asiste a la IV Edición de los Premios Esquire Hombre del Año que se celebran en el Teatro Barceló, el 10 de noviembre de 2021, en Madrid, España. Los premios celebran la diversidad, la solidaridad, la valentía y la defensa de grandes valores. Los premios destacan lo mejor del mundo de la música, la moda, el cine, la televisión, la gastronomía, la ciencia o la comunicación. (Foto de Raul Terrel / Europa Press a través de Getty Images)

En Sálvame han visto ahí un gran filón, hasta el punto de que se lleva ya varios días hablando de esos ruidos, y de paso, se lanzan dardos innecesarios contra Ana Guerra. Este jueves Alonso Caparrós estuvo al frente de una sección que intentó poner a la cantante a los pies de los caballos, pero el discurso que ofrecía se caía por su propio peso. Así, aseguraban que la canaria había convertido su edificio en la comunidad de “aquí no hay quien duerma”y le criticaron que en algunas ocasiones esquive hablar de sus relaciones amorosas con la prensa justificando que ella es cantante y que su vida privada es privada. Por esquivar las preguntas sobre su relación con Miguel Ángel Muñoz dijeron que la entrevista “casi termina como Puerto Hurraco”, el crimen que conmocionó España en los años 90 y que terminó con 9 muertos tras una discusión por unas lindes. En el vídeo Ana no fue violenta, solo quiso cortar la pregunta de raíz.

Luego continuaron azotando a Guerra indicando que si está de promoción y si hay dinero sí habla de su vida privada. ¿La prueba de su delito? Que en un evento de una firma de trajes de novia manifestó que le gustaría casarse por la iglesia y dio unas pinceladas de su boda ideal. También se burlaron de su libro, expresando que Vargas Llosa debería temblar; esto tiene especialmente gracia pues el mismo Alonso Caparrós ha escrito un libro, igual que otros de Sálvame como Carlota Corredera, Belén Esteban o el reportero Omar Suárez.

Lo más llamativo es que antes de este bloque, en el que también repasaron algunas meteduras de pata de la artista en redes sociales, el programa emitió una pequeña entrevista que Ana Guerra había dado al programa para aclarar la situación. Con mucha educación, y sin perder la sonrisa, le explicó al reportero Sergi Ferré que “se ha venido muy arriba todo” y que ellalas cosas de mi vida privada las arreglo en privado, pero la tele es muy golosa”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Reconoció que ella, como el vecino que protesta, es una persona que trabaja en casa, y que está todo el día tocando. Y recordó que cumple con los horarios y decibelios que marca la ley, que tiene una doble alfombra bajo su piano, que cierra ventanas y persianas e intenta que su rutina laboral no altere a nadie. Además, recordó que vive de alquiler, y que insonorizar la casa cuesta bastante, y que cree que ya es difícil arreglar las cosas de forma cordial porque se han cruzado límites al acudir a los medios de comunicación.

Sálvame necesita con urgencia echar el freno y dejar en paz a Ana Guerra, una cantante que nunca ha vendido su vida privada, ni ha ido a un programa de televisión a criticar a otras personas. Además, así se evitarán un problema diplomático, pues Ana Guerra tiene un proyecto entre manos con Mediaset. Y es que el próximo martes 23 presentará en Divinity la 25.ª edición de los Premios Dial junto a Luis Larrodera (sin olvidar de que en esa cadena suena su música en las promos de la serie Te alquilo mi amor). Sin embargo, el trabajar en la cadena nunca ha supuesto una protección para que no se hable de su vida, y ahí está el caso de Marta Riesco, o de Isabel Pantoja, la tonadillera que más de una vez le ha cantado a la prensa eso de “que se busquen a otra”.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente