'Sálvame' debería recordar algo esencial tras el último rifirrafe con los padres de Alejandro

·4 min de lectura

Por Miguel Ángel Pizarro.- Parecía que iba a ser cosa de un día, pero la polémica discusión entre Alejandro Nieto e Ignacio de Borbón en Supervivientes se ha extendido como la pólvora a los otros formatos de Telecinco. Era más que evidente de que iba a hablarse de lo sucedido al día siguiente en Sálvame y, prácticamente, casi todos los colaboradores criticaron la actitud del Míster España 2015.

Por supuesto, no puede haber ataque sin defensa y en esta ocasión, como de costumbre, sus padres salieron a la palestra entrando en directo en el programa del pasado jueves. Maribel, la madre del modelo, comenzó la conexión dando las gracias al hotel donde trabaja y que le dio un breve momento de tiempo libre para que ella y su marido Julio pudiesen conectar con el programa presentado por Terelu Campos. Y enseguida comenzó un rifirrafe bizarro, donde los padres intentaban justificar el comportamiento de su hijo ante unos colaboradores que insistían en sacar a relucir adjetivos en torno al personaje. Violento o tóxico fueron algunas de las palabras utilizadas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

La situación se sentía incómoda desde casa ante unos padres a la defensiva. Para empezar porque estaban conectando vía audio, no podían verse y los colaboradores se turnaban sin presentarse para lanzar comentarios y preguntas, haciendo que Maribel no supiera ni con quién estaba hablando. Si a esa confusión le sumamos el sentirse atacado por los comentarios y adjetivos que hacían sobre su hijo, entonces podemos comprender mejor lo que vino a continuación.

Es más, tanto los padres del exparticipante de La isla de las tentaciones como los propios colaboradores se contradecían al no haber una comunicación fluida entre ambos. En una ocasión tuvieron un enfrentamiento con Terelu Campos, quien les leía algunas frases que presuntamente ellos dijeron sobre la actitud de su hijo en el programa, a lo que Maribel y Julio espetaron que era mentira. Esto derivó en un momento de tensión donde la presentadora defendió a su equipo, preguntando a los padres si los estaba llamando mentiros, mientras ellos intentaban explicarse con el retraso del audio y el no verse las caras.

En otra ocasión, Maribel preguntaba quién era la persona que le estaba respondiendo, Kiko Hernández le dijo, en claro tono bromista, que quien le hablaba era Chelo García Cortés y no Belén Ro, algo que le sentó falta a Maribel, quien no dudó en quitarse el pinganillo y abandonar la conexión en directo. Una acción exagerada pero que era lógica, puesto que era más que evidente que ni Maribel ni Julio estaban enterándose de lo que sucedía en plató, estaban intentando defender las críticas contra su hijo.

Aunque luego se recuperó la conexión y el tono de la discusión bajó en decibelios, seguía siendo evidente que la conexión costaba que fluyera, además de mostrar que los padres de Nieto no tienen un perfil excesivamente televisivo. Es más, cuando Terelu o Kiko les propusieron acudir al plató para defender a su hijo, ambos rechazaron la oferta por motivos laborales.

En resumen, el momento transmitió tensión e incomodidad colocando a unos padres en una tesitura complicada y que evidenció la falta de tacto que tuvieron con ellos. Y explico: para empezar, daba la sensación que los colaboradores de Sálvame se olvidan que están hablando con personajes anónimos que, por mucho que su hijo vaya de reality en reality, no los hace expertos en la materia. Y que, sobre todo, son sus padres, no colegas ni defensores de turno.

Por mucho que algunas actitudes de Alejandro se antojen indefendibles o cuestionables, no podemos olvidar que se trata de sus padres y ayer se sintió un machaque innecesario sobre dos personas que solo están defendiendo con uñas y dientes a quien aman. Es decir, podemos debatir hasta qué punto unos padres pueden o deben defender la actitud de sus hijos, pero lo que es evidente es que ninguno de ellos va a ir en contra de sus vástagos. Y, como ya hemos dicho antes, encima ambos tienen un perfil que no es del de un amigo o un representante familiar cuya defensa a Alejandro sería menos personal. Sí, Kiko, con una actitud más conciliadora, recalcó que todo es un juego y que hay que relativizarlo, pero se les olvida que buena parte de los padres suelen tomarse a pecho las críticas que se vierten sobre sus hijos.

Por ende, quizás Sálvame debería replantearse el perfil de familiares que acudan al plató o accedan a una conexión en directo para salir en defensa de un perfil público. Funciona y fluye cuando la persona entiende completamente el formato y entra en el juego. Y es que al final tampoco se puede dejar la empatía en casa y por mucho que Alejandro no sea santo de devoción de muchos, eso no quita que sus padres deban pagar con la incomodidad vivida en Sálvame solo por cumplir el rol que tienen por naturaleza.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente