La reacción de Paz Padilla al ver las cuentas bancarias de Chelo García-Cortés nos desconcierta: ¿se ríe o llora?

Cine 54
·4 min de lectura

Después de hacer el ridículo a cambio de efectivo quedándose en bragas, dejando a un compañero sin sueldo o buscando un diamante entre vísceras, Chelo García-Cortes dijo basta. La colaboradora se plantó ante el último reto de ¡Quiero dinero!, esa sección que Sálvame se sacó de la galera para convertir a la periodista en protagonista del absurdo más extremo de las tardes. Chelo se plantó cuando Paz Padilla le comunicó que debía mostrar al público el estado de sus cuentas bancarias a cambio de 400 euros pero antes de despedirse le enseñó las cifras a la presentadora.

Y su reacción nos tiene muy desconcertados.

Paz Padilla y Chelo García-Cortés, imágenes de Mediaset, Fuente: Instagram/telecincoes
Paz Padilla y Chelo García-Cortés, imágenes de Mediaset, Fuente: Instagram/telecincoes

Que Chelo ha sufrido problemas económicos es bien sabido entre los lectores de prensa rosa. La periodista fue titular en varias ocasiones de supuestas deudas y sueldos embargados que la habrían llevado a participar en Supervivientes para salir de la ruina económica. Y es por ello que se ha especulado que su participación en ¡Quiero dinero! tiene que ver más con la necesidad de efectivo que con estar en la palestra de nuevo.

Chelo había conseguido acumular 25.050 euros a lo largo de su paso por el segmento de Sálvame, cumpliendo cada uno de los retos impuestos por el programa, pero cuando llegó el momento de enseñar sus ingresos, se negó rotundamente. Tras quemar una fotografía de su amiga Isabel Pantoja, de meterse en una urna llena de cucarachas y confesar si había grabado una escena privada de Barbara Rey y el Rey (dijo que no), Chelo llegó a su límite. “No, hasta aquí hemos llegado” decía rotundamente. “Creo que tengo derecho a mi intimidad […] creo que llega un momento que no me tengo que desnudar tanto. Me puedo desnudar, enseñar las bragas… ¿pero mis aplicaciones bancarias?” cuestionaba.

Sentenció que su decisión no era por vergüenza sino porque sencillamente no le daba la gana. “Me habéis dicho que estoy aquí porque mendigo” sentenciaba a sus compañeros que no hacían más que alentarla a que mostrara los números. Llega un momento que mi dignidad está por encima de todo esto” sentenciaba.Todo tiene un límite y el límite lo pongo donde yo quiero. Me retiro. ¡Hasta aquí, se acabó!” gritó para al final terminar abriendo sus aplicaciones y mostrárselas únicamente a Paz Padilla.

Mientras sus compañeros seguían incentivándola a hacerlo, ella bloqueaba una de las cuentas por culpa de los nervios y aseguraba que no estaban en negativo -“sí con muy poco dinero pero no están en negativo” decía- y que no quería enseñarlas por “dignidad”. Y la comprendemos. Vamos que si la comprendemos. ¿Qué tiene que estar mostrando cuánto tiene? Si tenía poco la habrían convertido en víctima o confirmado que su paso por el programa era por necesidad; si tenía únicamente lo ganado con los retos hubiera demostrado lo mismo; y si tenía de más hubiera quedado de ridícula al prestarse a hacer retos absurdos por un dinero que no necesitaría. Si las mostraba no había forma de salir bien parada.

Al final accedió a mostrárselas únicamente a Paz Padilla y su reacción no fue el poema que quiso vendernos. Varios medios y muchos usuarios de las redes señalan que la presentadora “lloró” al ver las cuentas bancarias de Chelo, como si hubiera visto números tan bajos o tan impactantes que le hicieron sentir pena por su compañera. Eso es lo que “parece”, pero nosotros no vemos ni una lágrima. Es más, hay momentos que parece contener la risa. ¿Ustedes qué ven?

Chelo mostraba los números sin gesto alguno, aparentemente enfadada ante el circo montado alrededor de algo tan privado como nuestras cuentas bancarias, y mientras Paz reaccionaba creando dramatismo, como es costumbre en Sálvame. “Hay qué cara de pena” decía una compañera para lanzar más leña al fuego mientras Paz no decía nada y se limitaba a agachar la cabeza y mostrar unos gestos que se antojan algo forzados.

Yo me planto, se ha acabado la historia” sentenciaba Chelo y acababa su aventura mientras pedía a Paz que confirmara que sus números no estaban en rojo. Algo que Paz hacía pero añadiendo más gestos de duda y comicidad. Una telenovela de tarde sinsentido y ridícula que acabó con el paso de Chelo por la sección, abriéndole el camino al siguiente: Antonio David Flores.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Instagram/telecincoes