'Sálvame MediaFest' da un giro inesperado, pero es fácil entender el porqué

·4 min de lectura

En las dos semanas que lleva en Antena, Sálvame MediaFest se ha presentado como un programa en el que los colaboradores de Sálvame se suben al escenario con diferentes estrellas de la canción. El objetivo, hacer un dueto que enamore al jurado y también al público que está en sus casas, que tiene voz y voto. Sin embargo, para el próximo miércoles, Telecinco ha dado un giro radical a la propuesta, transformando completamente sus contenidos. Y es fácil entender las razones para este lavado de cara.

Tal como anunció Adela González al final de la gala del miércoles, y como se confirmó ayer por la tarde en Sálvame, el próximo MediaFest será una noche drag. Es decir, los colaboradores tendrán que pasar por una intensa sesión de chapa y pintura, así como de ensayos, para convertirse en la mejor reinona. Al más puro estilo de otros talent shows, cada participante tendrá un mentor, una drag queen profesional que servirá de inspiración.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Para sorpresa de muchos, el primer nombre confirmado fue el de Rafa Mora, quien tendrá como madre drag a drag Perseida, quien consiguió ganar la XVII Gala Drag Queen del Carnaval de Águilas, en 2020, y que este año quedó de primera dama en el concurso nacional de drags del Carnaval de Cartagena. Rafa fue entonces bautizado con un nombre drag, y se convirtió así en Rifirrafa Mora, y sumergió sus manos en una urna de brillantina, con la que luego se marcó sus mejillas con mucha diversión.

Hay muchas razones que explican por qué Sálvame MediaFest ha dado este giro, dejando la música a un lado y centrándose en espectáculos de transformismo. Para empezar, el arte drag está viviendo un gran momento, con una difusión muy grande y un interés generalizado del público.

Esto se debe a programas de televisión como RuPaul’s Drag Race, que ha ganado numerosos premios Emmy a lo largo de sus 14 temporadas regulares y sus formatos derivados. En España, este concurso estadounidense ha sido adaptado por Atresmedia para su plataforma de pago, bajo el nombre de Drag Race España. Ha tenido ya dos temporadas de mucho éxito y se ha confirmado la tercera. En el propio universo de Mediaset, hace unos días vimos a Gloria Camila ir a unas clases para ser drag en una entrega de Ya son las ocho.

La celebración de esta noche drag del MediaFestcoincide además con los festejos del Orgullo LGTBIQ+. El pasado 28 de junio se conmemoró esta fecha, que recuerda los disturbios de Stonewall de Estados Unidos y cómo un grupo precisamente de drags, trans y homosexuales cargaron contra la policía en una redada.

Imagen de la segunda gala del 'Sálvame MediaFest' (Mediaset)
Imagen de la segunda gala del 'Sálvame MediaFest' (Mediaset)

Más allá de esto, también supone una buena oportunidad para la cadena para levantar sus maltrechas audiencias, con un soplo de aire fresco. La primera gala del Sálvame MediaFestlogró 14,7% con 1.447.000 espectadores, un dato decente, pero que quedaba lejos del 17,1% y casi 1,9 millones de espectadores que logró la Sálvame Fashion Week, que era lo que se pretendía emular. Sin embargo, el pasado miércoles, en su segunda semana, el MediaFest bajó hasta el 12,2% share y 1.171.000 espectadores, por debajo de la media de la cadena.

Telecinco tiene que buscar una pronta solución a su desgaste. Este mes de junio, Antena 3 ha sido la cadena más vista, con un 13,7%, logrando su mejor junio de los últimos 13 años, y encadena ocho meses de líder. Telecinco quedaba segunda, con un 13,2%, y marca su peor junio histórico. Es para que salten las alarmas, sin duda.

Otro factor que hay que tener en cuenta es que la noche drag de Sálvame MediaFest será mucho más barata que una con estrellas de la canción. Es evidente que las drags participantes tendrán un caché menor que el de Soraya Arnelas, Efecto Pasillo, Niña Polaca o Rasel, que son algunas de las estrellas que han actuado en estas dos primeras semanas. Es decir, se hace un lavado de cara al formato, y de paso, se mete un buen recorte en gastos.

¿Es buena esta idea de convertir a los colaboradores en drags? Está por ver. Pero en las entregas previas, ninguno de ellos ha destacado en exceso haciendo coreografías, ni interpretando las canciones, así que habrá que confiar en que, con una buena capa de maquillaje y plataformas, se vengan arriba y se entreguen un poco más.

Ahora falta comprobar cómo funciona este nuevo invento de Telecinco, un giro que en principio ninguno habría imaginado. Al menos, las risas estarán garantizadas, y más si alguno de los números adquieren un corte cómico. Y como dicen en RuPaul’s Drag Race en los capítulos que hay doblados al castellano, “que gane la más divina”.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente