Kiko Rivera no es un calzonazos por muchas insinuaciones de su madre y Kiko Jiménez

Cine 54
·7 min de lectura

El tema del día es sin duda la polémica entrevista de Kiko Rivera con Mila Ximénez en la que el DJ despelleja a su madre Isabel Pantoja. La charla lleva en tendencia desde hace horas en Twitter aunque lo que más nos llama la atención es que Sálvame está sacando tajada de esta tensión entre la tonadillera y el también hijo de Paquirri con sus colaboradores soltando por la boca lo más grande. El programa de las tardes de Telecinco incluso está dando voz a valoraciones que dejan mucho que desear como la de Kiko Jiménez que se ha quedado tan ancho después de afirmar que Irene Rosales es quien mueve los hilos de su marido y la persona que le ha abierto los ojos porque está cansada de vivir entre tantas deudas.

Hasta Isabel Pantoja se ha sumado a dichas declaraciones recogidas por Diez Minutos y su “pequeño del alma” les ha respondido a todos dejando claro que de calzonazos nada.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

Pero empezemos por el principio. Kiko Rivera se ha sincerado en una entrevista publicada en Lecturas en la que acusa a Isabel Pantoja de haberle engañado durante toda la vida. En la demoledora charla con Mila Ximénez el DJ desvela que ha abierto los ojos y que ha pedido a sus abogados que revisen el testamento de su padre Paquirri porque ya no se cree nada, ni se fía de la matriarca del clan.

La charla desde luego se concibe como una auténtica declaración de guerra contra su madre, un conflicto que se hizo público cuando el hijo menor del torero confesó en Sábado Deluxe el pasado 17 de octubre que estaba deprimido y la folclórica llamó en directo para restarle importancia a los sentimientos del protagonista.

Pues bien, desde hace unos días los programas de televisión (con Sálvame a la cabeza) vienen engordando una polémica que se creía ya cerrada hace tiempo. Después de que Antonio David Flores, Kiko Matamoros y Gema López se subieran al carro para especular sobre el destino de la herencia de Paquirri, desvelando que el torero dejó a nombre de un testaferro una importante cantidad económica en América, ahora Kiko Jiménez ha señalado como culpable del culebrón a Irene Rosales. Así como que no quiere la cosa, en pleno directo del magacín estrella de las tardes de Telecinco.

Lo cierto es que Kiko Jiménez no es el único que asegura que la nuera de Isabel Pantoja habría animado a Kiko Rivera a coger las riendas de su vida y, especialmente, a exigir la herencia de Paquirri que le corresponde. Y es que la revista Diez Minutos adelanta en exclusiva que ambas se llevan mal desde hace tiempo, a pesar de la imagen de unidad que han querido vender (recordemos que hasta en el programa Volverte a Ver emitido el pasado mes de febrero la cantante de coplas se deshizo en halagos hacia la joven después de que ésta perdiera a su madre). "Ellos hacen y deshacen como les da la gana. Sólo se acuerdan de mí cuando me necesitan…", asegura la intérprete de Marinero de luces dando a entender que hay rencillas sin resolver ya que Irene Rosales le habría quitado su sitio y su hijo sería poco más que un calzonazos y un pelele que solo da su lugar a su pareja.

Unas insinuaciones que el propio Kiko Rivera ha echado por tierra a través de una de sus stories publicadas en la mañana de este miércoles: “Qué bien se te da echar las culpas a otro cuando la tienes toda tú. No me pienso callar absolutamente nada. Y ahora si lo escribo. Desde este mismo momento dejas de ser importante para mí”. Un mensaje que además también se puede entender como respuesta a todos aquellos que, como Kiko Jiménez, sitúan a Irene Rosales como la mala de la película y la responsable de una disputa familiar que realmente compete a madre e hijo.

©Captura Instagram (@riverakiko)
©Captura Instagram (@riverakiko)

Pero volviendo a Kiko Jiménez. Sus comentarios criticando a Irene Rosales en pleno directo, y dejando caer básicamente que es un lobo con piel de cordero, han resultado poco acertados y teniendo en cuenta su historial (más de una vez ha sido tildado de machista como aquel día que comentó que su actual novia se acercó a él para “que la empotrara bien, es el único interés que yo veo ahí por la parte de Sofía”) ha recurrido a la valoración más fácil y simple que es dejar a la mujer de Kiko Rivera a los pies de los caballos.

“A mí me ha llegado una información acerca de Irene. En este caso yo creo, me lo han confirmado, que Irene tiene mucho que ver en este conflicto entre madre e hijo. Yo creo que es la que mueve los hilos de Kiko Rivera y van a salir detalles de la relación que nos quieren vender, que es buena, entre Irene e Isabel Pantoja que no lo es tan buena porque Irene puede estar detrás de todo esto”, ha dicho Kiko Jiménez muy contundente.

View this post on Instagram

Tarde de @salvameoficial

A post shared by Kiko Jimenez (@kikookiko) on

Es más, ha recalcado que es la auténtica culpable de que Kiko Rivera haya abierto los ojos y la que promueve esta guerra pública: Irene es la que le ha dicho: ya estoy cansada de vivir entre deudas y lo que quiero es también trincar un poco de la parte de pastel que nos corresponde a nosotros. Así que ponte ya al lío, ponte ya en manos de especialistas para que controlen el tema este y coge ya nuestro dinero que estamos pasándolo muy mal”.

Pero, ¿realmente la madre de las hijas de Kiko Rivera es la culpable o mueve los hilos? Pues resulta un ataque fácil de esos que evidentemente provocarán al protagonista de la polémica, que una información fiable. Después de todo, la verdad solo la saben ellos. Esto recuerda más a la típica escena machista de echar la culpa a las mujeres de estar detrás de este tipo de cosas como si el hombre en cuestión (en este caso Kiko Rivera) fuera una marioneta fácil de manipular.

A Kiko Jiménez no se le ha ocurrido pensar que, quizás, la mala situación económica global (recordemos que por culpa de la crisis sanitaria lleva meses sin acudir a bolos ni fiestas que marcan gran parte de sus ingresos) podría haber llevado a Kiko Rivera por su propia iniciativa a revisar la herencia de Paquirri e incluso a pedirle a su madre la venta de Cantora. Y es que, a simple vista, Irene Rosales no me parece una mujer perversa, sino que más bien se muestra como el mejor apoyo de su marido, una chica trabajadora e independiente que aporta su propio sueldo fruto de su participación en Viva la vida y de su trabajo como influencer.

Obviamente a esta historia todavía le quedan unos cuantos capítulos pero, desde luego, la andaluza ha procurado mantener sólida la relación con Kiko Rivera desde que se dieron el “sí, quiero” por lo civil en octubre de 2016. A pesar de que Irene Rosales dejó atrás la timidez como participante de GH Dúo ha procurado mantenerse discreta y siempre al margen de las polémicas que pudieran salpicar al mediático clan familiar (incluida Isabel Pantoja). La sevillana está volcada en el cuidado de las pequeñas Ana y Carlota por lo que se nos antoja cuanto menos egoístas las palabras de Kiko Jiménez porque lo que nadie puede negar a la protagonista involuntaria de la trifulca es que ha intentado que su marido alcance la estabilidad emocional.

En resumidas cuentas, nos da en la nariz que los problemas económicos habrían empujado a Kiko Rivera a buscar nuevas vías de financiación y que por tanto Irene Rosales no es la responsable number one del conflicto de su marido con Isabel Pantoja por mucho que algunos se empeñen en desviar el verdadero quid de la cuestión diciendo que la chica tiene engañado al público y abducido al DJ.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Mediaset