‘Sálvame’ cruza límites peligrosos con Julia Janeiro

·4 min de lectura

Julia Janeiro Campanario, conocida cariñosamente como Juls, la hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario cumplió el pasado mes de abril los 18 años. No es una figura pública, nunca ha dado una exclusiva, pero en Telecinco le están haciendo un seguimiento propio de una celebridad, a veces, cruzando límites muy peligrosos y sensibles, tal como se vio en la tarde de este jueves en Sálvame.

Al parecer, la joven visitó junto a su novio Álex Balboa las urgencias del Hospital Univesitario de Getafe el pasado martes, y el programa se ha volcado en esto. Están intentando meter la cabeza en algo tan íntimo como es la salud de una persona que no pertenece a su universo rosa, dando datos ambiguos sobre una pelea en la que habría estado involucrada. Han dicho a qué hora entró, a cuál salió, todo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Es más, tirando de informadores anónimos, eso que tanto le gusta al programa (no olvidemos el circo del familiar topo de Antonio David, que esta semana apareció en el programa oculto bajo una sábana) dijeron que los padres de Juls no quieren que hable con los medios bajo ninguna excusa.Ella si que ha querido hablar y los padres se lo prohibieron, y ella, a duras penas, accedió. A cambio, los padres, le pagaron la operación de los pechos”, decía esta persona, que dibujó una Julia Janeiro conflictiva, con la que no saben lidiar sus padres. “La chavala no está pasando por un buen momento”, insistía esa persona, tirando por tierra la imagen de la joven que, como decimos, tiene escasos 18 años.

No es la primera vez que Sálvame traza un perfil así de Julia Janeiro; cuando cumplió los 18 empezaron a decir atrocidades de ella, como que en su época de instituto se peleaba con las compañeras y metía sus cabezas en el retrete. Informaciones completamente irrelevantes al no ser un personaje público, que no se gana la vida en los platós, que ni siquiera ha ido a un reality (aunque dicen que tiene ganas de ir a Supervivientes).

¿Julia Janeiro genera problemas o simplemente lidia con los que ya tiene? No lo sabemos. Pero Kiko Hernández sembró más dudas sobre la hija de Jesulín, echando más leña al fuego y creando una situación confusa y peligrosa. “Juls es una niña que está pasando por un proceso muy complicado en su vida, pero no porque lo esté buscando, le ha venido a ella”, dijo. Que habría una “tercera persona” que le estaría complicando la existencia, y que no sería su novio, el jugador de fútbol Álex Balboa. De ser cierto esos problemas, está claro que airear los mismos en televisión no será, ni de lejos, la mejor forma posible de ayudarle a salir a flote.

Ojo, que este seguimiento obsesivo hacia Julia Janeiro no es exclusivo de Sálvame: se ha hecho extensible a otros programas de Mediaset. Viva la vida indicó dónde vive en Madrid, rompiendo por completo su privacidad, y este mismo jueves Ya es mediodía habló de la “vida secreta” de Juls Janeiro. A qué hora se levanta, qué metro coge cada mañana, cuántas paradas tiene que pasar, cómo llega a su centro de estudios. En definitiva, que se lo están poniendo muy fácil a otros medios de comunicación para que también rastreen sus pasos, o si nos ponemos en lo peor, están poniéndola en el disparadero para que cualquier loco pueda seguir sus pasos por la capital.

Huelga decir que Julia nunca se ha parado con cariño con las cámaras de Sálvame. No les da pie a que quieran saber más de ella. Y cuando ha hablado ha sido para que suba el pan. Hace un par de semanas el magacín comentó la ya mencionada operación de aumento de pecho, y siguieron a la joven micrófono en mano para sacarle alguna declaración. “El feminismo lo usáis cuando queréis”, fue lo único que ella acertó a decir, frase que su propia madre María José Campanario pronunció días antes al mismo programa cuando pidió que dejasen a Juls en paz.

¿Recogió el guante Sálvame entonces y empezaron a dejarla en paz? A la vista está que no. Y además, Carlota Corredera, la presentadora de aquel día, aprovechó para cargar contra ella por haber utilizado la palabra feminismo. “Cuando quieras quedamos y te explico lo que es el feminismo, porque igual no lo sabes. En este programa no hemos utilizado el feminismo de manera selectiva”, le advirtió con una notable molestia.

Antes de que la cosa vaya a más, Sálvame debería echar el freno. Y meter a Julia Janeiro en ese grupo de personas de las que no se hablan “porque no pertenecen a este mundo”, como se suele decir en el programa. Están cruzando límites muy feos, metiéndose en intimidades muy complejas como pueda ser la salud, y es mejor que se busquen otras noticias antes de cruzar líneas realmente rojas.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente