El Salvador: Bukele intensificará la "guerra contra la pandillas" tras el asesinato de tres policías

·4 min de lectura
© Miguel Lemus / EFE

El mandatario salvadoreño condenó el asesinato de los tres policías “mientras hacían tareas de patrullaje” y responsabilizó a la facción 'Sureños' de la pandilla Barrio 18 por este ataque. El Salvador se encuentra bajo el régimen de excepción desde el pasado marzo en aras de frenar la violencia y la escalada de homicidios en el país. Desde entonces, se han producido más de 43.000 detenciones, algunas de ellas “arbitrarias”, según denuncias.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, aseguró que la muerte de los tres policías "no va a quedar así” y que los responsables, que según él son miembros de una facción de la pandilla Barrio 18, “van a pagar caro por el asesinato de estos tres héroes", sentenció.

Entre los fallecidos están el jefe de la sección del sistema de emergencias 911 y dos policías, un hombre y una mujer. Ellos perdieron la vida "en un enfrentamiento con pandilleros” en el barrio La Realidad, en Santa Ana, la segunda ciudad en importancia del país, a unos 60 kilómetros al oeste de San Salvador.

Los dos hombres y una mujer dejan familia e hijos "en la orfandad", aseguró Bukele.

Para el mandatario, este ataque demuestra, "que las pandillas todavía siguen allí con fuerza para atacar". Sin embargo, aseguró que "los pandilleros son tontos, porque no vamos a retroceder”. Todo lo contrario, anunció el mandatario: “Vamos a arreciar esta guerra contra las pandillas”.

Las autoridades detuvieron a uno de los atacantes, quien se encuentra lesionado y supuestamente pertenece a la facción 'Sureños' de la pandilla Barrio 18.

Entretanto, el mandatario anunció que se aumentará la presencia de las fuerzas de seguridad en la zona del ataque y en otros lugares en los que las pandillas aún tienen presencia.

"Ahora van a ver de verdad lo que significa desatar la fuerza del Estado contra estos criminales", expresó Bukele, quien agregó que no dará su brazo a torcer así "se quejen" las organizaciones de derechos humanos y "los países enemigos de nuestro pueblo".

Estas son las primeras muertes de agentes de la Policía que se reportan en un enfrentamiento con pandilleros desde que el país decretó el régimen de excepción.

Régimen de excepción en El Salvador

El Salvador se encuentra desde finales de marzo bajo un régimen de excepción que permite detenciones sin orden judicial y legitima la suspensión de derechos constitucionales.

Esta orden fue aprobada en el Congreso, a petición del Ejecutivo de Bukele, tras una escalada de 87 asesinatos cometidos entre el 25 y 27 de marzo.

Según una investigación del medio salvadoreño ‘El Faro’, esta escalada de violencia se dio tras la supuesta ruptura de una pacto entre el Gobierno y las pandillas. Ni Bukele ni las autoridades han respondido hasta ahora a esta acusación.

El régimen de excepción, prorrogado hasta fines de julio, ha sido considerado "insostenible" por el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en San Salvador, Patrick Ventrell.

Esto, porque esta política “ya ha dejado decenas de miles de detenidos y numerosas denuncias de violaciones a derechos humanos, arrestos arbitrarios y muertes de detenidos también", aseguró Ventrell.

Organizaciones como Amnistía Internacional y la ONG 'Human Rights Watch' han llamado al Gobierno salvadoreño a respetar los derechos humanos.

Bukele: "Las pandillas son como un cáncer con metástasis"

Pero para Bukele, "las pandillas son como un cáncer con metástasis" y el régimen de excepción y la "guerra contra las pandillas" es la quimioterapia.

Si se suspenden las medidas excepcionales, “el fenómeno de las pandillas va a volver a crecer, va a ser mayor que el 100% que era y lo peor de todo es que va a ser resistente a la quimioterapia", indicó el jefe de Estado de El Salvador.

Sin embargo, concuerda con Ventrell en el hecho de que el estado de excepción “no puede quedar para siempre”.

Durante este periodo, se han producido más de 43.000 detenciones.

Las organizaciones de derechos humanos han registrado más de 3.000 denuncias de atropellos, principalmente por "detenciones arbitrarias". Además, los reportes de los organismos independientes y de la prensa apuntan a que al menos 52 personas detenidas y bajo custodia estatal han fallecido.

Las pandillas con mayor presencia en El Salvador son Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18.

Antes del estado de excepción, unos 16.000 de sus miembros estaban encarcelados. Una cifra que ha subido 59.086 en los últimos tres meses. Esto representa un 84% de los 70.000 miembros de pandillas que oficialmente se considera existen en el país.

Entretanto, la Fiscalía del país centroamericano condenó el pasado lunes a un grupo de 94 pandilleros de la Mara Salvatrucha a penas de hasta 1.090 años de prisión. Esto, por su participación en diversos crímenes, incluido el asesinato de dos policías.

Con EFE y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente