Un salón-comedor moderno y confortable antes y después

·3 min de lectura
Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

Un salón amplio, con su propio ambiente de comedor y una luz natural envidiable. Dos valiosos recursos en decoración que no siempre se dan al afrontar la renovación de un espacio desactualizado. Es lo primero que pensó Isabel Díaz Vecino, de Estilohome Interiorismo, cuando visitó la casa, situada en Tenerife. Sin embargo, el salón carecía de su propia identidad y le faltaba esa dosis de calor de hogar tan necesaria para disfrutar al máximo de los dos ambientes. La transformación ha sido espectacular y salta a la vista. Ni el salón ni el comedor parecen los mismos porque ahora su decoración es muchísimo más personal. Un nuevo espacio luminoso y con un look moderno y actual.

Qué se cambió en el salón

  • Aligerar visualmente. Salón y comedor lucen una decoración en armonía y luminosa. Para ello, se eliminó el color granate, pesaba demasiado a la vista. La pared se empapeló y el gran sofá burdeos cambió totalmente con una funda.

  • Soluciones low cost. En lugar de tapizar entero el sofá, se optó por una funda a medida de microfibra lavable, en beis. El mismo tejido de las butacas, tapizadas en crema y mostaza.

  • Espacios optimizados. El hueco del salón junto a las ventanas sirvió para crear un rincón de trabajo que apenas ocupa espacio. Y la zona de tertulia se reforzó con una pareja de butacas para tener más asientos.

  • Ganar personalidad. Los accesorios fueron clave. Platos de madera, espejos, portafotos para adornar la pared del comedor y una gran lámpara de techo presidiendo la mesa.

La zona de asientos antes

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

Antes, el sofá del salón, un modelo anticuado y oscuro, acaparaba un gran protagonismo.

El salón después

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

Ahora el sofá es un elemento integrado y salpicado de color gracias a los nuevos cojines: modelos lisos en mostaza y marfil para compensar los estampados que ya había. La mesa también ha ganado encanto con objetos decorativos y plantas pequeñas.

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

El nuevo salón cuenta con dos butacas como asientos auxiliares. Son redondas y pequeñas para delimitar la zona de estar ópticamente.

El salón ahora también posee un rincón de estudio o trabajo, con una mesa muy funcional, de Ikea.

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

La zona del comedor antes

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

El comedor original era un espacio oscuro y serio, pintado en granate un color que reducía visualmente el espacio.

El comedor después

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22


La nueva imagen del comedor es mucho más cálida y estilosa. El mobiliario existente se ha mezclado con piezas nuevas de maderas claras y fibras naturales. Como las sillas de rejilla, de Mueble4you, y los estantes de la composición de la pared.

Photo credit: @almudenacara22
Photo credit: @almudenacara22

Claves decorativas del salón

  • Fibras naturales. Bambú, mimbre... están en los estores a medida, en las sillas nuevas y en objetos como la lámpara colgante, de Jardeco. Gran idea para crear atmósferas frescas y veraniegas.

  • Papel pintado. Perfecto para enriquecer la deco del comedor. El modelo, de Sanderson, encaja en el conjunto y añade luz.

  • Plantas de interior. Las palmeras kentias han dado vida y estilo a los espacios con su porte tan exótico.

Si disfrutas con los proyectos de ANTES y DESPUÉS, date una vuelta por la sección.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente