¿Sabías que puedes aprender a ser optimista?

“Escoge ser optimista. Se siente mejor”, dijo el Dalai Lama. Y es que, ser optimista impacta positivamente en nuestro bienestar y en nuestra salud

Así es, ser optimista no es solo una manera de pensar, es una forma de ver la vida que trae aparejados numerosos beneficios, entre ellos la Clínica Mayo enumera:

  • Mayor vida útil

  • Tasas más bajas de depresión

  • Bajos niveles de angustia

  • Mayor resistencia al resfriado común

  • Mejor bienestar psicológico y físico

  • Mejor salud cardiovascular y menor riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares

  • Mejores habilidades de enfrentar las dificultades y lidiar con los momentos de estrés

“Una actitud positiva permite enfrentar mejor las situaciones estresantes, lo que reduce los efectos nocivos para la salud del estrés en el cuerpo”, dicen desde la clínica.

También se cree que las personas positivas y optimistas tienden a vivir estilos de vida más saludables: realizan más actividad física, siguen una dieta más saludable y no fuman ni beben alcohol en exceso, añaden.

Foto: picture/istock

Pero, ¿qué sucede si el optimismo no es algo que inherente en ti? 

No todo está perdido… justamente debes ver el vaso mitad lleno, pues se puede adquirir un enfoque más positivo de la vida. Y, si bien el positivismo es un atributo parcialmente hereditario, es posible aprender a ser una persona más optimista, no importa cuán pesimista seas. 

A continuación, algunos tips para aprender a ser más positivo, provistos por Jason Selk, coach de resistencia mental para individuos, empresas y atletas profesionales y autor de dos bestsellers sobre el tema.

1. Concéntrate en las soluciones, no en los problemas. Si te obsesionas con un problema, te sientes negativo o experimentas dudas, cambia tu enfoque preguntándote: ¿Qué cosa podría hacer de manera diferente para mejorar esta situación? 

Reemplazar el pensamiento centrado en el problema con el pensamiento centrado en la solución inmediatamente te da una sensación de avance, posibilidad y esperanza, los fundamentos del optimismo.

2. Reproduce diariamente una "película" de 30 segundos de tu vida. Crea el guión de una película imaginaria de tu vida ideal que incluya detalles específicos sobre cómo te ves, cómo te sientes, dónde vives, qué estás haciendo, qué has logrado y cómo es tu vida. Reserva 30 segundos todos los días para reproducir esta película en tu mente (si eres olvidadizo, configura una alarma en tu teléfono que te lo recuerde). 

Este simple ejercicio de entrenamiento mental aumentará instantáneamente tu estado de ánimo y transformará tu forma de pensar sobre ti mismo, tu potencial y tu futuro.

También te puede interesar: ¿Optimista o pesimista?: ahí podría estar la clave de una larga vida, según científicos

3. Haz pequeños avances en tu situación actual. Una forma de practicar el optimismo y orientarse hacia el éxito es adquirir el hábito de buscar cualquier mejora en la situación actual como una solución, por pequeña que sea. Por ejemplo, perder medio kilo puede parecer pequeño cuando tu meta son 20 kilos, pero es un movimiento en la dirección correcta.

4. Minimiza los obstáculos al éxito. ¿Qué tipo de distracciones u obstáculos se interponen habitualmente en tu camino para alcanzar tus objetivos? Una de las claves para lograr el optimismo es lograr un progreso constante, y eso significa limitar las distracciones. 

El experto sugiere hallar formas de evitar las tentaciones para no agotar tu reserva de disciplina antes de que logres llevar a cabo tus prioridades. 

Entonces, si pierdes tiempo en Internet, no te conectes. Si tienes dificultades para decirles a tus amigos que estás ocupado, deja que sus llamadas vayan al correo de voz. 

"Tener éxito en lugar de fallar te mantiene optimista", según Jason Selk.

También te puede interesar: 6 caminos para salir del pesimismo y adoptar una actitud positiva

5. Felicítate por tus logros. Tómate unos minutos todos los días para hacerte la pregunta: "¿Qué he hecho bien hoy?" Este simple gesto refuerza el optimismo a diario. Las respuestas se acumulan y eventualmente te ayudarán a desarrollar la autoconfianza, lo cual es extremadamente importante para el éxito.

6. Cultiva un cuerpo feliz. Un cuerpo feliz te ayuda a generar pensamientos y emociones felices. "El optimismo es más fácil cuando te sientes bien", afirma el experto.

Los factores que interfieren con la capacidad para moderar un buen humor y energía positiva incluyen: falta de sueño, energía agotada por los malos hábitos alimenticios y de estilo de vida, y muy poco ejercicio.