¿Sabes protegerte de la 'luz azul'?

Mónica De Haro

Las pantallas están en todas partes y representan un alto riesgo para nuestros ojos. No te confíes, aunque no tengas problemas de visión, la amenaza está ahí. Aprende a cuidar tu salud visual

Si te pasas el día delante de una pantalla te expones a padecer afecciones como <strong>cataratas</strong> o <strong>daños en la retina que pueden derivar en degeneración macular</strong>.
Si te pasas el día delante de una pantalla te expones a padecer afecciones como cataratas o daños en la retina que pueden derivar en degeneración macular.

La vuelta a la rutina nos obliga (a niños y mayores) a pasar muchas horas sentados en recientos cerrados y delante de una pantanlla. Al pasar de realizar gran parte de las actividades en el exterior, con luz natural, a estar muchas horas dentro de una oficina o aula que, en la mayoría de los casos, necesita luz artificial.

Además, al volver a la rutina aumentan las horas en las que se vuelve a utilizar la distancia próxima, sobre todo en dispositivos electrónicos como son las pantallas de ordenadores, tablets y smartphones, que emiten la llamada luz azul y que también tenemos que tener en cuenta a la hora de cuidar la salud de nuestros ojos. Por eso, es el momento de vigilar especialmente la salud visual (también la infantil) y de elegir unas buen gafas en caso de que sea necesario.

La exposición prolongada a los rayos de luz azul causa lesiones en la retina y el cristalino.
La exposición prolongada a los rayos de luz azul causa lesiones en la retina y el cristalino.

Señales de que algo va mal

Según explican los expertos de Indo, multinacional española especializada en la comercialización de lentes oftálmicas y pionera en la investigación en el campo de tratamientos superficiales protectores, la detección temprana de los problemas visuales es importante para evitar que puedan agravarse.

“En el caso de los niños, si detectamos que se frotan con mucha frecuencia los ojos, se acercan demasiado a los libros para poder leer, o necesitan señalar con el dedo el reglón que están leyendo, hay que consultar con un profesional para que le haga las pruebas pertinentes”, advierte Oriol Cusó, Óptico Optometrista por la UPC y Responsable de Formación de Indo.

En adultos pasaría un poco lo mismos. Si sientes que los ojos te pican, te escuecen, lloras a menudo, sientes arenilla y ves borroso o te cuesta enfocar la vista, ¡no lo dejes más!

No te saltes la revisión

Los expertos insisten en que la detección temprana de cualquier problema de visión facilita su tratamiento o incluso la mejoría. El inicio del curso escolar es un buen momento para realizar la revisión optométrica y evitar que cualquier problema visual se acabe convirtiendo en un problema de aprendizaje.

Asegúrate de usar las lentes adecuadas o será peor el remedio que la enfermedad.
Asegúrate de usar las lentes adecuadas o será peor el remedio que la enfermedad.

Problemas visuales más comunes

La miopía es la dificultad de ver claramente los objetos lejanos. Esta es una de las afecciones más comunes que se producen en edad escolar. Se compensa con gafas correctoras y, a veces, con buenos consejos del profesional podemos minimizar su aumento.

La hipermetropía es el problema para ver objetos cercanos. Es normal en niños y bebes en un grado pequeño, pero si aumenta, lo habitual es usar gafas para ver mejor y evitar el estrabismo.

El astigmatismo es un defecto en la curvatura de la córnea lo que provoca que los objetos se vean deformados o con el contorno poco claro. Para ello se deberá usar gafas que corrijan este defecto y el niño pueda ver correctamente las formas.

El ojo vago o ambliopía se caracteriza por la escasa agudeza visual de un ojo. Suele aparecer porque los ojos enfocan mal (estrabismo) o no están bien alienados. Es importante corregir este defecto antes de los 6 años, sino podría convertirse en crónico. Hay diversos tratamientos, por lo que el especialista determinara qué tipo de terapia visual y corrección debe aplicarse. En situaciones más graves se recurre a la cirugía.

Hay que extremar las precauciones con los niños. Aparte de los problemas oculares pueden sufrir episodios de agresividad, hiperactividad, déficit de atención o mal humor:
Hay que extremar las precauciones con los niños. Aparte de los problemas oculares pueden sufrir episodios de agresividad, hiperactividad, déficit de atención o mal humor:

Consejos para prevenir molestias

Las buenas costumbres visuales son beneficiosas para prevenir problemas de visión. Una mala salud visual puede llevar al fracaso escolar, por ello es bueno que tanto los padres como los niños aprendan pautas para mantenerla en las mejores condiciones.

  1. Pantallas de aparatos electrónicos. Reducir el tiempo de exposición delante de una pantalla a un máximo de 2 horas diarias.

  2. Lectura. Cuidar la distancia de visión, siendo recomendable que la distancia de lectura (ojo-papel) sea igual o superior a la distancia Harmon (desde el codo hasta la primera articulación de los dedos).

  3. Protección. Proteger los ojos del sol, aunque no sea verano. Los ojos de los menores son más sensibles a las radiaciones que los de los adultos.

  4. Iluminación. Iluminar correctamente las zonas de estudio, a poder ser con luz ambiental, para que los ojos no deban forzarse más de lo debido.

También te puede interesar:

¿Qué le pasa a tus ojos cuando reduces el número de parpadeos por minuto?

7 ejercicios (y consejos básicos) para que tu vista no sufra tanto en el trabajo