¿Sabes qué es la mastitis y cómo se puede evitar?

·3 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Una de las complicaciones que pueden presentarse con más frecuencia, sobre todo al inicio de la lactancia, es la mastitis. Las doce primeras semanas tras el parto es donde se suele producir más habitualmente. Según la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) se estima que de un 2% a un 33% de las mujeres que amamantan desarrollan una mastitis.

¿Qué es la mastitis y por qué se produce?

Tal y como informan desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), “la mastitis es una inflamación de la mama que se produce cuando no hay un vaciado adecuado del pecho, generando un acúmulo de leche que predispone a la sobreinfección por bacterias”.

La mastitis se produce, como decíamos, por un estancamiento de la leche en el pecho. Desde FAME sostienen que “la retención de leche en los alvéolos induce una serie de cambios en la composición de la leche y también facilita el paso de algunos de sus componentes al espacio circundante por la apertura de los espacios intercelulares en los alvéolos. Entre los cambios de la composición pueden disminuir el potasio y la lactosa”.

La causa más habitual de la mastitis es una mala técnica de lactancia, ya sea por la colocación incorrecta del niño durante la toma, por la alimentación limitada (horarios restringidos con las tomas) o cualquier otro motivo que provoque la estasis (acumulación) de la leche.

Las grietas en el pezón y la ingurgitación (acumulación excesiva de leche en los conductos lácteos y líquido en los tejidos que los rodean) pueden acabar derivando en una mastitis.

Otros factores que pueden provocar la aparición de mastitis es el uso de pezoneras o sacaleches. Te mostramos los mejores sacaleches. La anquiloglosia o lengua anclada del bebé (frenilllo lingual corto que hace que la lengua esté pagada al suelo de la boca) también puede provocar un mal agarre del bebé durante las tomas y que eso acabe favoreciendo la aparición de mastitis.

Síntomas de mastitis

La mastitis se puede identificar por síntomas como dolor, calor y enrojecimiento de la zona. En concreto, desde la AEP aclaran que la evolución de los síntomas suele llevar el siguiente orden: inflamación, dolor, evitación, retención de leche, alteración de la flora mamaria e infección.

La mastitis infecciosa suele asociarse con síntomas similares a los de la gripe.

Mastitis, prevención

Hay una serie de prácticas y consejos que pueden llevarse a cabo para tratar de prevenir y evitar la mastitis. Algunos de los más importantes vienen recogidos en la guía de la lactancia elaborada por la Consejería de Salud y Servicios Sociales de La Rioja y consisten en “vaciar totalmente el pecho después de la toma, para ello, los expertos recomiendan orientar la cabecita del bebé hacia la zona inflamada, de forma que la mandíbula del bebé quede sobre la zona a vaciar y cambiar las posturas a lo largo de las diversas tomas del día. No es aconsejable interrumpir la lactancia”.

Desde el Hospital Vithas La Milagrosa también aconsejan realizar tomas frecuentes y a demanda, en cada toma ofrecer un pecho y no dar el otro hasta que ese esté totalmente vacío y aplicar calor en los senos antes de la toma para facilitar la salida de la leche.

¿Cómo se trata?

Una vez que ya ha aparecido la mastitis la primera forma de tratarla es realizar las mismas acciones que se hacen para prevenirla, es decir, un vaciado frecuente y eficaz de las mamas en las tomas mediante una buena postura y agarre del bebé en la lactancia, recurrir a la extracción de leche manual o con sacaleches para asegurar el vaciado del pecho, aplicar calor y masajes en las mamas antes de las tomas y frío después de las mismas. Además, recurrir a analgésicos o antiinflamatorios, siempre, claro está, previa prescripción médica, también suele ser necesario junto con un mayor descanso de la madre para recuperarse.

En muchas ocasiones el médico también tiene que prescribir antibióticos para solucionar el problema, sobre todo si todas las medidas anteriores no provocan una mejoría de los síntomas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente