¿Sabes qué es el Círculo de Sinner? Aprende cómo hacer la limpieza perfecta

aspirador de mano y escoba de lidl
Aprende a limpiar con el Círculo de Sinner Lidl - Hearst Owned

¿Quieres saber cómo lavar la vajilla y conseguir lavar bien a mano la ropa? Temperatura, tiempo, acción química y acción mecánica son las cuatro variables que consiguen una limpieza perfecta en tu casa, según el círculo de Sinner.

Esta estrategia fue creada por el químico Herber Sinner, a finales de la década de los 50, para demostrar que estos cuatro factores interaccionan y, según la selección que se haga de cada uno de ellos, se deben compensar alguno o todos los elementos. ¿Cuándo sucede? Si pones el lavavajillas y reduces la temperatura, tendrás que aumentar el tiempo que dura el ciclo de lavado. Por eso las hidrolimpiadoras tienen tan buen rendimiento para lograr la limpieza completa de las superficies y el pavimento de tu casa.

El agua es un elemento esencial para disolver los productos químicos y aplicar fuerza mecánica. Por eso, las propiedades del agua, si es más dura o blanda, impacta de forma directa en al limpieza perfecta de nuestra casa.

Cómo funciona el Círculo de Sinner

El papel decisivo de los cuatro elementos en cada lavado es incuestionable, pero cada uno tiene un efecto diferente:

  • Temperatura. Es capaz de acelerar la eliminación de manchas de la ropa o grasa y activa los ingredientes del detergente o el abrillantador. Por contra, hay materiales más sensibles que no aguantan las altas temperaturas, como la cristalería, incluso hay componentes de productos químicos que pueden quedar inactivados si el agua está demasiado caliente.

  • Acción química. Los detergentes o productos químicos que utilizamos para eliminar la suciedad necesitan que la dosis sea la correcta, siempre teniendo en cuenta la concentración y la calidad de su composición. Si la formulación del producto de limpieza es muy agresiva, mejores resultados tendrá, pero también hay que saber que la máquina puede quedar dañada.

  • Tiempo. Es crucial el tiempo que actúa un producto de limpieza, tanto como la cantidad que se emplea, siempre que se tenga en cuenta el tipo de superficie y la suciedad acumulada. Es evidente que cuanto más tiempo dedicamos a ablandar las partes más sucias, mucho más fácil su higiene. Además, la eficacia de la persona que realiza la limpieza o la máquina determinarán mayor o menor empleo de tiempo en esta labor.

  • Acción mecánica. La abrasión, la presión de contacto y la frecuencia del movimiento son claves para eliminar la suciedad a máquina, en el caso de lavadoras o lavavajillas, pero también se produce una fricción cuando pasamos el estropajo por la vajilla y luego lo lavamos.