¿Sabemos qué tenemos que hacer para mantener a raya el colesterol y cuidar el corazón?

Semillas de coriandro. (Photo: Veena Nair via Getty Images)
Semillas de coriandro. (Photo: Veena Nair via Getty Images)

Semillas de coriandro. (Photo: Veena Nair via Getty Images)

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Y este mensaje, respaldado por asociaciones científicas y médicas, es una contundente advertencia de la OMS.

La buena noticia es que muchas de estas muertes prematuras y hasta un 80% de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir.

¿Y cómo lo podemos hacer? Siguiendo fielmente las normas de una vida saludable y reduciendo todos aquellos factores a los que se asocia una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular: tabaquismo, sedentarismo, mala alimentación, obesidad, hipertensión, estrés e hipercolesterolemia.

Entre estos, la presencia de niveles elevados de colesterol, es decir, índices superiores a 200 mg/dl, es un determinante factor de riesgo para sufrir un accidente cardiovascular. Esta cifra corresponde al colesterol total, a la suma del HDL —lipoproteína de alta densidad—, el conocido como ‘colesterol bueno’, y el LDL —lipoproteína de baja densidad—, ‘el malo’, que a niveles normales ha de estar por debajo de los 100 mg/dl —en pacientes de riesgo, por debajo de esta cantidad—.

¿Qué hacer para mantenerlo a raya?

El control médico periódico, a través de análisis de sangre, y aceptar un estilo de vida saludable son fundamentales para mantener a raya el colesterol. Y no sólo por la salud de nuestro corazón, sino porque esta lipoproteína produce la mayor parte de nuestras hormonas, como las suprarrenales, tiroideas o sexuales, así como los ácidos biliares necesarios para la correcta digestión de las grasas.

Estos son los cinco hábitos que hay que seguir para mantener el colesterol a raya:

1. Plan de alimentación con una dieta equilibrada y variada

Incluir frutas y verduras, especialmente hortalizas y legumbres, además de cereales integrales, aceite de oliva virgen extra y el consumo frecuente de carnes blancas y pescados —esporádicamente, carnes rojas—. La máxima es reducir el consumo de grasas, además de moderar el tamaño de las porciones y limitar el consumo de sal, azúcares y alcohol.

2. Hacer ejercicio moderado y cardiosaludable

Realizar ejercicio aeróbico o caminar entre 15 y 30 minutos al día puede contribuir a reducir el colesterol, siempre consultando a un profesional sanitario el nivel de actividad física recomendado edad y estado de salud.

3. Reducir el consumo del tabaco al máximo

Fumar no es un hábito saludable, no solo porque el monóxido de carbono eleva el colesterol malo «LDL», sino porque aumenta la probabilidad de tener una enfermedad cardiovascular. Evitarlo reducirá este riesgo, por lo que lo ideal es reducir su consumo al máximo.

4. Evitar el sobrepeso y mantener un peso adecuado

Uno de los principales indicadores de alerta por sobrepeso es el perímetro abdominal. (Photo: aquaArts studio via Getty Images)
Uno de los principales indicadores de alerta por sobrepeso es el perímetro abdominal. (Photo: aquaArts studio via Getty Images)

Uno de los principales indicadores de alerta por sobrepeso es el perímetro abdominal. (Photo: aquaArts studio via Getty Images)

El sobrepeso es más común en los diabéticos, y la razón es que la acumulación de grasa que se reparte alrededor de los órganos disminuye la secreción de insulina en el hígado y hace que los tejidos sean más resistentes a ella.

5. Revisa tus niveles de colesterol

Es recomendable hacer mediciones de colesterol, ya sea en la farmacia o en ocasionales análisis clínicos, y seguir el consejo de ese profesional sanitario.

Activos naturales como alternativa

En las primeras fases de elevación del colesterol, sin que otro factor de riesgo motive la administración de un tratamiento médico, se puede recurrir a complementos alimenticios como alternativa para disminuir los niveles.

Afortunadamente, hay activos naturales y eficaces para ayudar a controlarlos. Entre ellos la levadura roja de arroz, los fitoesteroles, los policosanoles, la coenzima Q10, el coriandro o el ajo negro.

• La levadura roja de arroz contiene monacolina K, un principio activo que inhibe la síntesis de colesterol.

• Los policosanoles también inhiben la síntesis del colesterol y, además, pueden complementar la acción de las estatinas, el medicamento de uso común para tratar la hipercolesterolemía.

• El ajo negro tiene acción antioxidante y reduce las grasas en la sangre

• La semilla de coriandro inhibe la absorción del colesterol de la dieta y tiene una acción sinérgica con el ajo negro para reducir el colesterol.

• La coenzima Q10 reduce el riesgo de los efectos secundarios del tipo muscular de las estatinas.

ARKOSTEROL (Photo: ARKOPHARMA)
ARKOSTEROL (Photo: ARKOPHARMA)

ARKOSTEROL (Photo: ARKOPHARMA)

Arkopharma, laboratorio especializado en plantas medicinales, también quiere ser cómplice en el cuidado del corazón a través de Arkosterol® PLUS, una fórmula 100% vegetal con extracto de ajo negro y coriandro.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.