¿Qué es el “síndrome de la persona rígida”, el trastorno incurable que padece Céline Dion?

¿Qué es el “síndrome de la persona rígida”, el trastorno incurable que padece Céline Dion?

El pasado 8 de diciembre, la cantante y actriz canadiense, Céline Dion, pospuso las fechas de su gira europea después de que le diagnosticaran una rara enfermedad neurológica que es incurable. A través de un vídeo en Instagram, la intérprete de My Heart Will Go On dijo que esta afección “afecta todos los aspectos de mi vida”.

En su mensaje público, Dion reveló que lleva “mucho tiempo lidiando con problemas de salud y me ha resultado muy difícil enfrentar estos desafíos y hablar sobre todo lo que he estado pasando”. La mujer de 54 años explicó que, recientemente, le diagnosticaron “el síndrome de persona rígida, que afecta a alrededor de una en un millón de personas”.

Y agregó: “Aunque todavía estamos aprendiendo sobre esta rara afección, ahora sabemos que esto es lo que ha estado causando todos los espasmos que he estado teniendo, (…) los cuales me causan dificultades al caminar y no me permiten usar mis cuerdas vocales para cantar de la forma en que estoy acostumbrada”.

Debido a estos problemas de salud, la cantante canceló ocho de sus conciertos de verano programados para el año 2023 y reprogramó los espectáculos de primavera del 2023 para 2024.

Más allá de provocar inconformidad o rechazo, los fanáticos aprovecharon para enviarle mensajes de aliento a la cantante: “Saber que no puedes actuar es desgarrador”; “los espectáculos y actuaciones siempre llevarán un segundo plano a tu salud”; “espero que puedas recuperarte y sentirte mejor de nuevo”; ¡Te amamos Celine! Pronta recuperación”; entre muchos más.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué es el “síndrome de la persona rígida”?

Según un estudio publicado por el Hospital Presbiteriano de Nueva York y el Centro Médico de Cornell, el “síndrome de la persona rígida” aparece a menudo en personas con diabetes de tipo 1, con ciertos trastornos autoinmunitarios o con ciertos tipos de cáncer.

Esta rara afección provoca que los músculos se vuelvan “gradualmente más rígidos y aumenten de tamaño; el proceso comienza en el tronco y el abdomen y acaba por afectar a los músculos de todo el cuerpo”, refiere el documento elaborado por el doctor Michael Rubin; asimismo, se tiene conocimiento que “utilizan la electromiografía y el análisis de sangre para ayudar a confirmar el diagnóstico”.

Hasta el momento, no existe una cura para el “síndrome de la persona rígida”; sin embargo, algunos médicos centran sus esfuerzos en aliviar los síntomas con la administración de sedantes, corticoesteroides o el recambio de plasma.

De acuerdo con Rubin, este síndrome “afecta principalmente el encéfalo y la médula espinal (el sistema nervioso central), pero causa síntomas similares a algunos trastornos de los nervios periféricos. (…) El trastorno es más frecuente en las mujeres y a menudo aparece en personas con diabetes de tipo 1, con ciertos trastornos autoinmunitarios (como la tiroiditis) o con ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de mama con mayor frecuencia; aunque también de pulmón, de riñón, de tiroides, de colon y el linfoma de Hodking”.

Los síntomas más comunes del “síndrome de la persona rígida” es la rigidez y el crecimiento gradual de los músculos del tronco y el abdomen. Cabe mencionar que, los músculos de los brazos y las piernas resultan menos afectados.

El tratamiento del “síndrome de la persona rígida” se centra en aliviar los síntomas. El estudio refiere que “el sedante ‘diazepam’ alivia la rigidez muscular de forma sistemática. Si el ‘diazepam’ no es eficaz, se puede intentar el tratamiento con otros fármacos, como el ‘baclofeno’, que es un relajante muscular”.

Asimismo, un concentrado de inmunoglobulinas administrado vía intravenosa, puede ayudar a aliviar los síntomas en un periodo que puede llegar hasta un año; los corticoesteroides también pueden ser benéficos, pero un uso prolongado puede ocasionar efectos secundarios.