Síndic denuncia "falta de diligencia" del Institut del Teatre en casos abusos

·3 min de lectura

Barcelona, 10 jun (EFE).- El Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo en Cataluña) ha denunciado la "falta de celeridad y diligencia" con la que ha actuado el Institut del Teatre de Barcelona ante los casos de abusos sexuales y de poder dados a conocer por el alumnado, y ha asegurado que el alcance del problema "es mucho más amplio" de lo que el propio centro ha reconocido.

"Es evidente que se han producido situaciones de abuso de poder, acoso sexual e incluso abuso sexual durante años" dentro de la institución y los responsables del centro educativo "no han intervenido con suficiente celeridad ni diligencia", ha afirmado el Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó, este jueves en rueda de prensa.

"La Administración tiene el deber de actuar de oficio, con la diligencia debida, para detectar cualquier forma de maltrato o violencia y revertirla, y el incumplimiento de este deber constituye una forma de violencia institucional", ha añadido Ribó.

El Síndic ha recordado que el pasado mes de febrero los medios de comunicación difundieron el testimonio de alumnos y exalumnos del Institut del Teatre que denunciaban situaciones de acoso sexual, maltrato psicológico y abuso de poder por parte de docentes, ocurridas durante años.

La información publicada recogía una veintena de testimonios y, según las mismas informaciones, a pesar de que sólo constaba una única denuncia formal ante el centro, numerosos estudiantes habían presentado quejas a los tutores y jefes de estudios en relación a estos hechos.

El Síndic decidió actuar de oficio y ha llegado a la conclusión de que "la situación era conocida, en algunos casos públicamente" y, a pesar de ello, "algunos tutores no actuaron de acuerdo con el derecho de protección que tienen los alumnos" y el Institut "no actuó con la diligencia necesaria".

La protección de los derechos de la infancia y la adolescencia "no tiene que estar supeditada a la existencia de denuncias formales" y, en el caso del Institut del Teatre, "no se intervino a pesar de un peligro real para las víctimas y su revictimización".

El Síndic ha valorado positivamente la elaboración de un protocolo para abordar estos casos, pero ha lamentado que no se llevara a cabo hasta el año 2018, cuando la normativa preveía su existencia desde 2008.

Además, ha recordado que el establecimiento de un protocolo "resulta inefectivo si no va acompañado de un proceso de sensibilización de los profesionales del centro y de un esfuerzo por informar al alumnado y generar un clima de confianza que permita que los alumnos presenten las denuncias".

También ha considerado acertada la decisión de Institut de crear una Comisión de Prevención e Investigación de los Acosos Sexuales, pero ha criticado que sus investigaciones se hayan centrado en los alumnos que todavía cursan estudios en el centro y los docentes que siguen ejerciendo, y no haya entrado en los casos anteriores.

Por todo ello, el Síndic ha recomendado al Institut del Teatre que promueva una investigación exhaustiva, garantice la protección de los derechos del alumnado y adopte medidas de reparación para las víctimas, que incluyan a los antiguos alumnos.

El Síndic ha hecho llegar estas recomendaciones al Consorcio de Educación de Barcelona y a la Diputación de Barcelona, de quien depende el centro, y el primero ha contestado "que las considera muy oportunas", mientras que la corporación provincial "no ha contestado" todavía.

El pasado mes de mayo el Institut del Teatre comunicó públicamente la apertura de expedientes disciplinarios a tres docentes, uno de ellos por indicios de acoso sexual y dos por conductas inapropiadas en el aula.

El centro tomó esta decisión después de recibir un informe de la Comisión de Prevención e Investigación de Acosos Sexuales, con las conclusiones de la investigación que realizó a raíz de diez instancias presentadas por diversos alumnos y exalumnos.

Estas diez instancias, recibidas entre el 22 de febrero y el 14 de mayo, hacían referencia a cinco profesores que actualmente están en plantilla y a otros ocho jubilados.

La comisión sólo investigó posibles casos denunciados por alumnos o exalumnos que llevaban como máximo un año sin estar vinculados con el Institut.

(c) Agencia EFE