Sácale todo el partido a la granada, una fruta en plena temporada

La granada es una de las frutas más dulces y sabrosas de la temporada de otoño. Esta pequeña pieza, aproximadamente del tamaño de una naranja o manzana grande, procede del árbol del granado y sus granos o pepitas contienen múltiples propiedades. Son ricas en vitamina C, D, varias del complejo B, E, A, K, betacarotenos - que son los que le dan ese brillante y apetitoso color rojo-, así como numerosos minerales, como el potasio, zinc, manganeso, hierro, calcio o ácido fólico, nutrientes y oligoelementos que nos ayudan a prevenir y controlar numerosas enfermedades. Las granadas son además poderosos antioxidantes, de ahí que se recomiende su consumo durante los breves meses del año en los que podemos encontrarlas fácilmente en fruterías y supermercados.

Lee: Tu cuerpo necesita fruta (y esto es lo que le pasa si no la comes)

VER GALERÍA

corte

Cómo pelar una granada

No obstante, debido a su corteza dura y a lo engorroso que supone extraer sus granos, muchos prefieren no consumirla y perderse la 'dulce' explosión de sabor que deja en nuestros paladares. Aunque cada vez es más frecuente encontrar en diferentes establecimientos granadas peladas y empaquetadas listas para su consumo, pelar una y disfrutar de todas sus propiedades minutos después de partirla es algo que no tiene precio. La forma más sencilla de hacerlo sin destrozarla y sacándole todo el partido a sus granos es realizando un pequeño corte en la parte superior para retirar la cáscara.

Leer: ¿Cuáles son los alimentos ricos en antioxidantes?

A continuación realizaremos otro por la parte opuesta, aproximadamente a un tercio de distancia y procederemos a hacer pequeñas incisiones alrededor del fruto, coincidiendo cada una con las membranas que separan los gajos. Esta técnica te permitirá separarlos con gran facilidad. Es importante retirar bien los restos de las membranas, ya que aportan a la pieza un sabor bastante amargo y desagradable. Una vez hayamos separado cada gajo, los desgranaremos con mucho cuidado de no reventarlos y los serviremos o consumiremos como prefiramos.

VER GALERÍA

membranas

- Leer más: 'Amiga' de la línea, saludable, sabrosa… diez cosas que deberías saber sobre la granada

Ideas de consumo

La granada es un fruto muy versátil que nos permite utilizarlo en miles de recetas y platos diferentes. Aunque las formas más comunes de consumo son al natural y en zumo exprimido, su especial sabor se presta para otros preparados, que pueden ser tanto dulces como salados. Una rica y variada ensalada acompañada de un puñado de granos que haga el contraste de sabores; acompañando a pescados como el salmón o a carnes, en forma de salsa, por ejemplo; en cebiches, carpaccios, etcétera.

gajos

Para que los más pequeños de la casa se atrevan o animen a consumir granada, una buena opción es preparando helados con su zumo o directamente polos utilizando sus pepitas. Puede que la época del año ya no acompañe, por eso, otra gran idea es preparar mermeladas de granada que podremos combinar con un yogurt natural, haciendo tartas y bizcochos o cualquier postre que se nos ocurra.

- Leer más: Aprende a preparar una deliciosa ensalada de granada, calabacín y langostinos