Ruta por la calle Santa Ana de Madrid: la historia y la artesanía se apodera del centro de la capital

·4 min de lectura
Photo credit: D.R./
Photo credit: D.R./

Decía el fabulista francés Jean de la Fontaine que por su obra, se conoce al artesano. Nada más lejos de la realidad: nunca una pieza hecha a mano nunca es igual a otra por más empeño que se le ponga. Contra la producción en serie y rescatando las viejas costumbres, esta técnica de fabricación ha vuelto a nuestras vidas para enseñarnos el verdadero valor de una técnica tradicional que parece haber cobrado, incluso, más fuerza desde que hace dos años todo cambiara.

Hemos revalorizado su puesta en escena. Hemos tomado consciencia del trabajo que se encuentra tras ella y, también, nos hemos enamorado de la particularidad que destila esa exclusividad que esconde el buen hacer, el mimo que le rodea. Por eso a lo largo de toda la geografía española han sido muchos los negocios que parecían amenazados frente a otros gigantes y ahora han vuelto a tomar sentido y, también, otros tantos son los que han proliferado aprovechando el interés de este gran auge artesanal. No solo ha sucedido en las villas cercanas a las ciudades, sino también las grandes urbes que ahora se encuentran rodeadas de negocios que invitan a consumir de una manera diferente.

La madrileña calle de Santa Ana es de esas. Tanta es su afama en la capital que incluso ha sido rebautizada como Santa Ana Street Market, porque este sombrío camino que va desde la calle Ruda hasta la calle Bastero, y que se encuentra paralela al mercadillo de El Rastro, cuenta con establecimientos en todo su largo que combinan los negocios de toda la vida más costumbristas con otros más contemporáneos. Es una auténtica cuna de diseño en la que no falta de nada.

Santa Ana Street Market: historia, cultura y tradición

Entrando en ella desde calle Bastero y justo en frente del bar La cabra en el tejado se encuentra una pequeña tienda de objetos de segunda mano que ya adelanta el espíritu de la calle: castizo, moderno y con mucha vida. Ahí puedes encontrar desde percheros vintage hasta libros por un euro, gafas de sol retro o muebles y espejos.

Chayta Bricolage

Chayta Bricolage se encuentra justo al lado. Se trata de un negocio familiar que data de 1947 y que comenzó siendo como una empresa de distribución de tableros, listones y chapas de madera para almacenes, talleres de carpintería y ebanistería. Ahora ha ampliado servicios y cuenta también por el almacén el Álamo, un espacio con instalaciones mayores y espaciosas.

La guitarrería Félix Manzanero

Otro local que llama la atención es el de la guitarrería Felix Manzanero de Luthier. Nació en 1965 y es un espacio perfecto para todo el que necesite reparar su guitarra. Sus maderas cuentan tienen de 40 a 50 años de antigüedad y han sido secadas de manera totalmente natural en su taller. Además también cuenta con una colección de más de 100 guitarras recopiladas por recopilada por Félix Manzanero que se pueden conocer en su zona de museo, así como una tienda para adquirir algunas de ellas.

La Tapicera

A pocos pasos, además, está La Tapicera, un negocio que destaca en el ambiente por los coloridos tapices que decoran sus espacios. Se trata de un local con tapices de autor exclusivos y con en tela y papel de pared originales. Un emblema de la capital.

La Oficial

En frente: La Oficial, el proyecto de José Barrio y Toni Torrecillas. Es una tienda de cerámica al peso de vajillas y diferentes objetos tan funcionales como decorativos que nació de su inquietud por coleccionar diferentes objetos que compraban alrededor del mundo, durante sus viajes y... de una resaca en 2017, que les empujó a abrir el negocio. Sus fundadores conocen el nombre de cada uno de los artesanos a los que compran sus cerámicas y, como ellos mismos dicen, compran solo las piezas "que les ponen contentos".

Churrería Santa Ana

En frente de La Oficial: una churrería de 1895 ofrece chocolate caliente y churros para llevar. Es de las de antes: no tiene mesas dentro, carece de decoración, solo abre por las mañanas y el precio no se aprovecha de la ubicación en la que se encuentra. Los fines de semana es frecuente encontrarse una fila larga de personas esperando para ser atendidos desde primera hora de la mañana.

Eturel

Caminando a lo largo de toda la calle Santa Ana y, al subirla desde Bastero hasta Ruda, una tienda se diferencia sobre el resto justo en el frontal. Es Eturel. Su música destila esencia y te obliga a girarte y ver de dónde viene esa melodía tan característica. El toledano Eduardo Rodríguez es su responsable, nos lo cuenta: "Eturel nace como artesanía renovada, fusionando la tradición y las nuevas tecnologías. El 90% de las cosas que tenemos y lo que más nos caracteriza: los confeccionamos nosotros en nuestra tienda taller. Es lo que nos diferencia del resto: no compramos y vendemos, sino que diseñamos, adaptamos los tejidos, realizamos y confeccionamos".

Eturel trabaja con sus propios artesanos, pero también con otros externos que, al igual que ellos, se inspiran en la tradición popular en los tejidos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente