El estado de Pensilvania acusa a Russell Crowe de deberle más de 100 mil de dólares en impuestos

Mucho ha llovido en la carrera de Russell Crowe desde que se convirtiera en ídolo de masas a comienzos de siglo XXI. Este actor que pasó a la historia como el gladiador vengativo de Ridley Scott vivió su mejor racha cinematográfica entre finales de los 90s (tampoco vamos a olvidar a LA Confidential) y 2010, sin embargo, desde entonces los fracasos se fueron acumulando sin darle tregua. Y entre ellos se encuentra una producción de la que todavía debería unos cuantos miles de dólares en impuestos.

Lionel Hahn / ABACA; Gtres

Así se lo reclama el estado de Pensilvania que llevan persiguiéndolo para que pague los 119.219,61 euros ($129.833,50) que todavía debería tras haber rodado De padres a hijas (2016) en Pittsburgh hace más de cinco años. El pasado martes, el Departamento de Impuestos de Pensilvania presentó una petición a la Corte Superior de Los Angeles para conseguir que el actor y productor pague lo que debe. Y aunque el documento no especifica el título de la película ni el motivo de la deuda, se especula que está relacionado con ella.

Según Variety, Crowe rodó en aquel estado gracias a un incentivo fiscal que permitió que fuera más accesible rodar allí el drama que hizo con Amanda Seyfried. Pensilvania ofrece un incentivo del 25% por rodar en el estado, y según Pittsburgh Business Times, la película recibió un incentivo fiscal de 5.200.829,8€ ($5.660.952). Además de protagonizarla, el actor también sirvió como productor ejecutivo siendo una de las dos películas que produjo a través de su compañía Fear of God Films. La segunda es su ópera prima como director, el drama romántico El maestro del agua (2015), y las dos fueron rotundos fracasos de taquilla.

Mientras El maestro del agua apenas cosechó 34.8€ millones ($38.2 millones) tras haber costado 20.5€ millones ($22.5 mill.), De padres a hijas tan solo recaudó 4.6€ millones ($5.1 mill.) a pesar de haber contado con un presupuesto de 20.4€ millones ($22.4 mill). Y tampoco recibieron el beneplácito de la crítica, sobre todo la segunda, que actualmente cuenta con un desaprobado del 28% en RottenTomatoes.

Sin dudas se trata de otro golpe bajo para el actor, cuyo último éxito de taquilla fue el papel de villano y secundario de La Momia con Tom Cruise en 2017. Como protagonista, la última producción que logró no generar pérdidas fue Noé en 2014. Sin embargo, eso no significa que no nos haya deleitado con su talento en papeles secundarios como fue el caso del drama Identidad borrada o la miniserie The loudest voice por la que ganó el Globo de Oro este año a mejor actor de una serie limitada.

Más historias que te pueden interesar: