‘Runner’, de Marian Mathias, cambia todo para que nada cambie

·3 min de lectura
Photo credit: 'Runner'
Photo credit: 'Runner'

Comienza la sección oficial, la más mediatizada, con la ópera prima de una de las tres cineastas seleccionadas, la americana Marian Mathias, en esta parte de la programación (más Isabel Coixet en proyección especial). ‘Runner’ posiblemente se remita a la traducción del holandés de Haas, nombre de la protagonista, ‘liebre o conejo’ y también alude a la necesaria escapatoria que tanto necesita esta joven.

La película se desarrolla en Misuri, en el medio oeste americano, y por el vestuario se podría situar entre los años 50 y 60, donde Haas vive con sola con su padre en una casa, aislada del resto de su pequeña comunidad rural. Más que un Southern Gothic, el film se concibe como un Midwestern Melancholic. Sin casi ningún contacto exterior, Haas escucha a lo largo del día los insensatos proyectos de prosperidad y las diatribas encendidas de un padre, cada día menos apegado a la realidad.

Un incidente inesperado hace que Haas tenga que abandonar su casa y realizar un viaje a Illinois. Allí se encuentra con otro joven que, casi en las mismas circunstancias, tiene que ponerse de inmediato a trabajar para que su familia puede seguir en su casa.

Pese a su localización temporal, Marian Mathias parece confirmar la teoría de ciencias políticas lampedusiana: "si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie". Y en 80 años todo ha cambiado, para que todo siga igual.

Personas con problemas mentales sin una adecuada asistencia estatal, la precariedad del empleo, la insaciable hambre de los bancos por fagocitar las viviendas con deudas, el ansia por esperar el próximo boom del mercado inmobiliario que nos hará ricos… Temas que en 80 años se repiten con cada vez mayor frecuencia e intensidad.

Para expresar la ansiedad y estrechez en que la protagonista está obligada a vivir su existencia, la cineasta recurre a tres grandes recursos estéticos, un formato de pantalla casi cuadrado (en 1932 la Academia de cine estadounidense impuso un formato de 1.37:1, por ello esta relación de aspecto se denomina "académica"), la música y la fotografía.

La composición de Para One (Jean-Baptiste de Laubier, que también estará en el festival, en una conversación moderada por Aránzazu Calleja), magnífica y envolvente, sublima lo mejor del film, la fotografía de Jomo Fray.

Este director de fotografía, que ya llamó la atención con ‘Port Authority’, despliega su infinita inspiración para recrear la textura y ambiente visual de estos años, con enfoques, luces y composiciones de toda la historia de la fotografía de la época de la Gran Depresión: Dorothea Lange, Walker Evans, Jack Delano, Theodor Jung… ‘Runner’ es la primera película en competición en ser vista, pero Jomo Fray ha puesto el listón muy alto.

Ópera prima que podríamos calificar del supuesto género de ‘película de festival’, con todas sus virtudes y, también, con algunos de los tics más habituales en estas obras. Gran composición visual, acabado perfecto, narrativa críptica, dirección firme y honesta, pero se eche en falta esa dosis de necesaria emoción que conecte con el espectador.

Sección Oficial 70º Festival de San Sebastián

Título original: Runner. Dirección y guion: Marian Mathias. Música: Para One. Fotografía: Jomo Fray. Reparto: Hannah Schiller, Darren Houle, Gene Jones, Jonathan Eisley. Duración: 76 min. País: EE.UU. (2022).

Sinopsis: Tras un incidente inesperado en relación con su padre, Haas conoce a Will. Runner es la historia de dos jóvenes desconocidos que se encuentran a través del vasto paisaje de Estados Unidos.