¿A qué no todos los ruidos molestan? Los hay que incluso te alegran el día

·3 min de lectura
El nuevo Samsung Galaxy Z Flip3 5G. (Photo: SAMSUNG)
El nuevo Samsung Galaxy Z Flip3 5G. (Photo: SAMSUNG)

Ruido, ruido, ruido... Vivimos rodeados de cientos de sonidos, no todos agradables: la llamada de un teléfono lejano, los motores de los coches, los “alaridos” de la canción que escucha el que tienes al lado, los gritos de niños, la lavadora centrifugando, las obras de la calle...

Pero entre todos esos ruidos, hay algunos en lo que apenas reparamos y, más que molestarnos, son un soplo de aire fresco que nos hace más agradable la vida.

¿Tenemos o no tenemos razón?

1. El burbujeo de la cafetera por la mañana

Tras el detestable sonido del despertador a las 7 de la mañana... ¿Puede haber una melodía más agradable que el burbujeo de la cafetera mientras miras al infinito pensando que a lo mejor te vuelves a la cama?

Es ese sonido, en el silencio de la mañana, el que te reconcilia con el momento y te anima a empezar el día de buen rollo. ¡Vamos!

2. El tono de ese whatsapp que tanto esperas

Da lo mismo si lo que esperas es un sí a una cita de parte de tu crush, la confirmación de una entrevista de trabajo o el aviso de la mensajería de que tu compra —esas zapatillas que tanto querías— está en reparto.

El ¡titititi! de whatsapp tiene en esos momentos más efecto calmante para tu ansiedad que una valeriana.

3. El ¡clack! al colgar una llamada de trabajo en tu Samsung Galaxy Z flip3 5G

Sólo quedaban cinco minutos para terminar la jornada laboral y justo recibiste la llamada del cliente que más se enrolla. Veinte minutos después, el clack de tu nuevo smartphone avisa de que por hoy ya has terminado: “Chao, chao... ¡Hasta mañana!”

Y eso es algo que sólo puedes hacer con tu nuevo Samsung Galaxy Z flip3 5G. Sí, el que al plegarse hace ese ruidito taaaan guay. (¡Ah!, y que después te metes en el bolsillo, sin ningún problema. Y que, además, tiene unos colores ideales y hace los mejores selfies).

4. El runrún de la megafonía del aeropuerto

Que sí, que mascarilla de seguridad, que último aviso, que abre la puerta de embarque... Instrucciones monótonas de megafonía que interrumpen la conversación. Pero, ¡menudo subidón estar en el aeropuerto porque por fin viajassssss!

Nunca pensaste que echarías tanto de menos esa voz neutra con esa correcta pronunciación. ¡Ahora te encanta escucharla, en cualquier idioma!

5. Las risas de tus amigos cuando llegas al bar de siempre

Es jueves, ¿y qué pasa los jueves? Tienes una cita con tus amigos de siempre en el bar de siempre. Pero no has tenido el mejor de los días, te duele la cabeza y el ruido de la gente hablando fuerte te aturulla hasta que... escuchas a lo lejos las carcajadas inconfundibles de tus best friends.

Veinte minutos después, no te acuerdas ni de tu dolor de cabeza ni de tus compañeros trepas. ¡Bendito barullo el del bar!

6. Las gotas de lluvia al otro lado de la ventana

Este fin de semana has decidido no sumarte a ningún plan: ni cañas, ni cine, ni senderismo, ni compras... Necesitas descansar, acurrucarte en el sillón, sin quitarte el pijama y con la manta. Y para completar la escena... las gotas de lluvia al otro lado de la ventana.

Ese sonido del agua contra los cristales pone la guinda a un ideal sábado de otoño... ¡Qué a gustito se está así!

7. Las primeras notas de la sintonía de tu serie preferida

Después de un loco verano, “la vuelta al cole” te ha caído como una losa. Madrugar, trabajar, ir a clase, volver a casa, cenar y a la cama. Y así día tras día. Hasta que, desde la cocina, comienzas a escuchar las primeras notas de la sintonía de tu serie preferida: Friends, Juego de Tronos, La casa de papel...

Solo con esa musiquilla, tu ánimo se viene arriba pensando en la noche fantástica que te espera.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente