Rubén García, de Osasuna, responde friendo flamenquines a las críticas por pintarse las uñas en el Día de la Mujer

El pasado domingo 8 de marzo el mundo del deporte se volcó por el Día Internacional de la Mujer y fueron muchos los gestos de reivindicación y apoyo que se pudieron ver en los diferentes eventos que se celebraron.

Rubén García mostrando sus flamenquines. (Foto: Twitter / @RubenGarcia14_).

Uno de los que se quiso sumar a la conmemoración fue el futbolista de Osasuna Rubén García, que disputó el encuentro de su equipo ante el Espanyol con las uñas pintadas de morado.

Jugaré con las uñas de la mano pintadas de morado y el signo del género femenino dibujado en los pulgares como gesto simbólico por el Día Internacional de la Mujer”, escribió junto a una fotografía en su cuenta de Instagram antes del encuentro. El centrocampista valenciano fue además clave en la victoria de su equipo por 2-1 que supuso un paso importante para la salvación.

El futbolista recibió multitud de felicitaciones en las redes sociales por su gesto, pero también algunas críticas. Por ello, decidió responder a sus haters de una manera bastante curiosa y divertida utilizando el eslogan de un famoso tuitero, @donchalecos: “Si no os gustan mis tuits, os puedo freír unos flamenquines”.

“A los que no les gustó ayer que me pintara las uñas de morado también puedo freírles unos flamenquines, como diría mi amigo @donchalecos”, escribió en su cuenta de Twitter junto a un vídeo en el que aparecía cocinando este plato típico cordobés.

Lo cierto es que Rubén García se maneja bastante mejor con el balón en los pies que entre los fogones. “No he cocinado en mi vida, Hulio”, reconoce en el vídeo con sentido del humor. Además, los flamenquines le quedaron bastante tostados. “Se me ha ido la mano, huele a quemado. No tienen mala pinta del todo. Están buenos, ¿eh? No me entra en la dieta, pero un día es un día”, dice.

Los seguidores del futbolista rojillo le han felicitado por respuesta y su sentido del humor, pero a la gente de Córdoba no le han gustado nada sus flamenquines e incluso alguno los consideraba un auténtico sacrilegio, especialmente por haber usado pan de molde para prepararlos.

Así que Rubén García, de nuevo con sentido del humor, decidió pedir perdón a los cordobeses y rebautizar su plato como león come bacon, en referencia a la desastrosa receta que elaboró un participante de ‘MasterChef’ en la edición de 2015.

Más historias que te pueden interesar: