'Rubí': Una nueva etapa

·2 min de lectura
Photo credit: Productora
Photo credit: Productora

En el episodio final de Rubí se resolvieron las tramas que quedaron abiertas en los capítulos de la semana pasada. Rubí hizo que Alejandro cayera de nuevo en sus redes y le contó a Sonia que su prometido le fue infiel con ella. La médico, que no soportó la traición de su amado, se marchó de la ciudad dejándole una carta de despedida. En ella le dijo que necesitaba tiempo y que criará al bebé que espera ella sola: “No me busques”.

En el presente, Rubí le contaba a Carla, que resultó ser su sobrina Fernanda cómo fue que Héctor arruinó su vida. Lo cierto es que el hombre fingió su muerte y luego la secuestró. “Tras cortarme el rostro, me amenazó con matar a todos los que quería si abandonaba esta mansión. Por eso vivo recluida aquí desde hace casi veinte años”. La joven entendió entonces que su tía se sacrificó por proteger a todos aquellos a quienes amaba durante casi dos décadas.

Mientras Pérez estuvo todo este tiempo sometida a la crueldad del arquitecto, Alejandro se casó con Maribel, de quien se enamoró y tuvieron un hijo en común. El doctor también fue padre junto con Sonia, con quien, si bien no llegó a pasar por el altar, comenzaron a mantener una buena relación por el bien de su hija. Desgraciadamente, Cayetano murió en prisión tras una terrible pelea, dejando viuda a Cristina antes de casarse.

Alejandro llegó para rescatar a Rubí de Héctor

Mientras tía y sobrina se ponía al día, Héctor hizo acto de presencia y trató de matar a Fernanda por descubrir su secreto. “Ya sabes que no me gusta que un extraño entre en esta propiedad”, dijo el arquitecto a Pérez. Rubí se interpuso cuando Ferrer intentó disparar a Fernanda y Boris logró escapar para avisar a la policía. Además, también dio la voz de alarma a Alejandro. “Rubí le necesita”, le dijo el mayordomo.

Este llegó hasta el lugar en el que su amada llevaba retenida dos décadas junto con varios oficiales y logró rescatarla. Héctor, viéndose descubierto, trató de quitarse la vida. Sin embargo, varios agentes lo impidieron. Quien si falleció en el altercado fue Frank, el marido de Fernanda, que recibió un disparo del arquitecto en el forcejeo.

Unos meses más tarde, Héctor estaba en un psiquiátrico, donde fue sentenciado a permanecer hasta su muerte, condenado por todos los delitos que había cometido. Alejandro volvió con Maribel y su familia, para seguir disfrutando de la apacible vida que construyó con ella. Rubí, por su parte, se operó su rostro desfigurado, recuperando así su belleza. La devoradora de hombres tomó, de nuevo, las riendas de su destino.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente