Rowan Atkinson abandona sus proyectos para cuidar de su hija mientras su esposa se concentra en su carrera

La estrella conocida como Mr. Bean ha decidido aparcar su carrera durante un año para centrarse en el cuidado de su hija, mientras su esposa se concentra en su carrera.

(© Focus Features LLC.)

Rowan Atkinson se convierte en ejemplo de comprensión y colaboración para padres y madres de todo el mundo, a los 64 años. El famoso actor tuvo a su tercer hijo, y el primero con su pareja actual, en diciembre de 2017 a sus 62. La niña, llamada Isla, fue fruto de la relación que mantiene con la también actriz Louise Ford desde 2014, 29 años menor que él, cuando se conocieron en la obra teatral del West End, Quartermaine’s terms.

Rowan confirmó a sus amigos que “se dedicará a cuidar a la pequeña, mientras Louise tiene la oportunidad de concentrarse en la actuación”, según publica The Sun.

Louise no tiene una carrera tan popular como la de Rowan, pero muchos la recuerdan por interpretar a Kate, la Duquesa de Cambridge, en el documental cómico The Windsors. “Rowan tiene la costumbre de sorprender a la gente, y lo ha hecho de nuevo con este anuncio” sentencia la misma fuente. “Dijo que pondrá el trabajo en el asiento trasero para estar con Isla, y que esto evidentemente permitirá que Louise se centre en su carrera que está yendo muy bien”.

(Channel 4)

Rowan es padre de otros dos hijos, Ben de 23 y Lily de 21, que tuvo con su primera esposa Sunetra Sastry. La pareja se casó en 1990 y se divorció citando “diferencias irreconciliables” en 2015.

Esta decisión resuena con su anuncio de octubre de 2018 cuando dio a conocer que no volvería a interpretar a Mr. Bean,  el personaje cómico que marcó su carrera a nivel internacional desde 1990. “Nunca debes decir nunca jamás. Nunca debes decir nunca pero llega el momento que sientes que has hecho todo lo que querías hacer” dijo a Graham Norton en su programa.

Johnny English: de nuevo en acción fue su última película en 2018, y la tercera de la saga de espionaje que parodia a James Bond desde 2003. Todas ellas fueron un éxito de taquilla. Las dos primeras contaron con un presupuesto de entre $40 y $45 millones, y recaudaron unos $160 millones en la taquilla internacional cada una. Siete años después llegó la tercera, que costó aún menos en hacerse -$25 millones- y recaudó una taquilla similar de $158 millones.


Para seguir leyendo:
Shia LaBeouf ahora quiere dedicarse a ser profesor a tiempo completo
¿Quién podría ser el nuevo Batman?
Dolph Lundgren: “Hice muchos papeles en películas de m*erda, volver como Ivan Drago era mi venganza”
Venganza, la película que cambió la vida de Liam Neeson cuando más lo necesitaba
La batalla que esperabas: ¡Photoshoppea a Mr. Bean!