Roscón de reyes vegano de Mercadona: ¿vale la pena o es otro engaño asociado a los productos veganos?

Mónica De Haro
·6 min de lectura
Tomar un pedazo de roscón el día de Reyes no va hacerte daño pero dar prioridad en nuestra dieta diaria a este tipo de productos ultraprocesados podría estar deteriorando nuestro organismo y acelerando el <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/ultraprocesados-aumentan-riesgo-enfermedades-envejecimiento-154025999.html" data-ylk="slk:envejecimiento;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">envejecimiento</a>. (Foto: Getty)
Tomar un pedazo de roscón el día de Reyes no va hacerte daño pero dar prioridad en nuestra dieta diaria a este tipo de productos ultraprocesados podría estar deteriorando nuestro organismo y acelerando el envejecimiento. (Foto: Getty)

Innovar es una constante para Mercadona, y es que la cadena de supermercados de Juan Roig no se cansa de sacar al mercado nuevos productos para sorprender a sus clientes. Lo último en llegar es el roscón de Reyes vegano y sin gluten, el dulce navideño por excelencia que ya se puede comprar en algunos puntos de España como Guadalajara.

Una suerte de bollo healthy elaborado con agua, sal, almidón de maíz, tapioca, azúcar y margarina vegetal. A simple vista no hay rastro de productos de origen animal, por lo que parece bastante más auténtico que otros muchos productos de los que ofrece la cadena valenciana.

Este roscón de Reyes vegano y sin gluten de Mercadona ya está disponible desde hace una mes en la sección de panadería y pastelería y, al igual que los otros roscones rellenos, se vende congelado. Cual regalo navideño, viene embalado en un caja, pesa 350 gramos y cuesta 7 euros.

Agua, almidón de maíz, almidón de tapioca, azúcar, margarina vegetal, aceite esencial de naranja y de limón, así como almidón de arroz o harina de quinoa, son algunos de los ingredientes que componen este roscón de Reyes sin gluten, que aporta 330 kcal por cada 100 gramos de producto.

Vegano sí, pero, ¿sano?

Esta es la pregunta que deberías hacerte para saber si un producto es saludable. Si supera los cinco ingredientes, ya podemos hacernos una idea del tipo de producto ante el que estamos: un ultraprocesado.

Se consideran alimentos procesados aquellos que han sido modificados en su forma natural a través de cambios físicos, térmicos y químicos, con el objetivo de mejorar su disponibilidad, seguridad, accesibilidad, palatabilidad, textura, color, sabor, vida útil y calidad nutricional.

El auge de estos productos alimenticios manufacturados -elaborados con ingredientes económicos, procesos de fabricación rentables y una larga vida útil en las tiendas- está muy relacionado con el empeoramiento de la salud general.

Existen evidencias de que abusar de los alimentos procesados o ultraprocesados aumenta el daño cardiovascular y el riesgo de desarrollar patologías graves como la obesidad, la hipertensión, la depresión, el síndrome metabólico, algunos tipos de cáncer (mama, próstata y colorrectal) y la diabetes tipo 2. Además Pero como estas enfermedades también están relacionadas con el envejecimiento, es difícil probar el vínculo claro entre ambos.

Muchas calorías, cero nutrientes

Después viene lo más complicado, descifrar la información nutricional; aunque no es sencillo, todos sabemos cuáles son los ingredientes que debemos evitar: azúcares añadidos, harinas, aceites vegetales refinados, aditivos y sal.

Por otro lado, casi nadie se para a pensar que, en realidad, los ultraprocesados son productos muy atractivos visualmente a los que cuesta muchos resistirse, con muchas calorías pero cero nutrientes al no contener un alimento entero o identificable, sino largas listas de aditivos, habitualmente con cinco o más ingredientes, como aromatizantes, colorantes, emulsionantes, conservantes y otros.

Para que no te vuelvas loco, existen muchas páginas que te lo ponen fácil y reflejan los valores nutricionales del roscón de Reyes vegano de Mercadona y de muchos otros productos. En este caso, vemos que sí, que por un lado evita el trigo, el gluten o el huevo, pero ¡cuidado! También contiene muchos otros ingredientes y aditivos.

Lo más llamativo es que por cada 100 gramos de producto aporta 51 gramos de carbohidratos refinados de absorción rápida, de los cuales 15 gramos son de azúcar añadido. Es decir, que no en realidad no es tan sano. En cuanto a los calorías que aporta, aunque no es de lo más calóricos, tampoco es tan ligero como lo pintan.

Según la guías de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el roscón tradicional no lleva relleno, pero se decora con fruta escarchada y se elabora con harina de fuerza, leche, azúcar, mantequilla, huevos, levadura, agua de azahar y, opcionalmente, ralladura de limón y naranja. Lo que lo convierte en el dulce navideño más calórico de todos, por delante del turrón, el mazapán o el polvorón.

“Una porción de roscón contiene unas 250 calorías frente a las 200 que aporta un dedo de turrón, las 120 de un polvorón o las 80 de un mazapán”, señala la SEEN.

Si no tiene ningún tipo de relleno, aporta alrededor de 400 calorías por cada 100 gramos. En caso de que esté lleno de nata o chocolate, la cantidad de calorías es de entre 500 y 600, ya que una sola porción aporta alrededor de 250 calorías.

El roscón vegano sin gluten de Mercadona aporta 330 kcal por cada 100 gramos de producto, muy parecido al roscón de Reyes tradicional y sin relleno de este mismo supermercado que aporta 346 kilocalorías. Pero consumir más o menos calorías va a depender del tamaño de la porción, que puede ser muy variable. Una rodaja fina serían aproximadamente 95 gramos, es decir unas 305-350 kcal, aunque lo normal es que las partamos más gruesas, de 165 gramos, que son 503-610 kcal, y que repitamos.

Si una mujer sana de 65 kilos tiene unas necesidades energéticas de 2000 kcal al día, su trozo de roscón equivaldría ¡a una cuarta parte de sus ingesta recomendada de calorías!

Ojo a las grasas

Y eso no es todo. De la larga lista de componentes que aparecen, ¡casi 30! hay dos que, según apunta la dietista Beatriz Robles en El Español, deberían llamarnos poderosamente la atención: margarina vegetal y aceite de girasol. Esto debería bastarnos para descartar el producto, ya que “es más importante el origen de los alimentos que la cantidad”.

En general, los procesados tienen un elevado contenido en azúcares libres, grasas saturadas y sodio, y un bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas, en comparación con los productos, platos y comidas sin procesar o mínimamente procesados.

Es decir, podemos afirmar el roscón de Reyes vegano de Mercadona es efectivamente vegano puesto que no lleva huevos ni mantequilla ni leche ni nata, pero como todo en la vida, podría mejorarse eliminando muchos otros ingredientes de la lista, por ejemplo aditivos y saborizantes. Así que si de verdad quieres saber cómo hacer un auténtico roscón de Reyes vegano te sugiero que eches un ojo en recetas veganas.net o Directo al Paladar, que también dan la opción de elaborarlo sin lácteos ni huevos. Y si quieres un roscón de Reyes más saludable, opta por los que no tienen azúcar.

Más historias que pueden interesarte: