Roman Polanski no irá a los premios de la Academia Francesa por temor al "linchamiento público"

Se confirma que Roman Polanski no asistirá a los premios de la Academia del Cine Francés tras la convocatoria de protestas por una nueva acusación de violación contra el polaco de 86 años.

Polanski no acudirá a los César de esta noche pese a que su película, El oficial y el espía, aspira a 12 galardones. (Imágenes: © Caramel Films)

Aunque este año Polanski lidera las nominaciones de los César –equivalentes franceses de los Óscar o los Goya– con su última película, El oficial y el espía, el cineasta se ha echado atrás después de que un grupo de activistas en favor de los derechos de la mujer llamaran a boicotear la ceremonia que tendrá lugar este viernes 28 en la Salle Pleyel de París. 

Pancartas y pintadas reivindicativas han inundado la sede central de los César en un nuevo acto de protesta que tiene lugar después de que toda la directiva de los premios –mayoritariamente masculina– dimitiera la semana pasada –precisamente por la controversia sobre su sistema de toma de decisiones y las 12 nominaciones a la película de Polanski.

En un comunicado que Polanski envió a Associated Press el pasado jueves 27, el cineasta aseguró que la ceremonia se estaba convirtiendo en un “linchamiento público”. En respuesta a las nuevas acusaciones a las que se enfrenta, afirmó: “Las fantasías de las mentes enfermas ahora se tratan como hechos probados”.

Sabemos de antemano cómo se desarrollará la noche de hoy”, dice Polanski a propósito de su decisión de ausentarse en los premios –una decisión que, según él mismo, pretende sobre todo proteger a sus hijos y a su esposa, la actriz Emmanuelle Seigner.

Su última película, El oficial y el espía, cuenta la historia real de la persecución antisemita del capitán del ejército francés Alfred Dreyfus a finales del s. XIX. En este sentido, el cineasta considera que en los César de este año “no hay sitio para una película cuyo tema es la defensa de la verdad y la lucha contra la injusticia, el odio ciego y el antisemitismo”. 

Recordemos que el polaco sigue siendo un fugitivo para la justicia estadounidense, desde que en 1977 fuera acusado de violar a una menor de edad –Samantha Geimer, entonces de 13 años de edad– y de huir al año siguiente.

Pese a que Geimer aseguró haber perdonado a Polanski, el año pasado el cineasta volvió a ser acusado de violación –esta vez por Valentine Monnier, una francesa que asegura haber sido agredida por Polanski en su domicilio suizo allá por el año 1975.

Aunque Polanski lo negó y las acusaciones vertidas contra él son demasiado antiguas para poder ser sometidas a investigación, el superviviente del Holocausto volvió a ser el centro de la polémica en un país, Francia, que, hasta ahora le ha acogido como uno de sus más valiosos artistas vivos.

Más historias que te pueden interesar: