Rocío Jurado quiso ir a Eurovisión y estuvo muy cerca

Hace ya 15 años que se murió, pero su legado artístico está más vivo que nunca, gracias, en parte, a Telecinco. Hablamos de la insigne chipionera Rocío Jurado, quien nos legó a la cultura popular canciones como ‘Déjala correr’, ‘Como las alas al viento’, ‘Muera el amor’ o ‘Ese hombre’, entre tantas otras. En las últimas semanas Mediaset ha repasado su trayectoria gracias a programas como ViernesDeluxe, donde analizaron el pasado día 4 de marzo el mensaje feminista de algunos de sus éxitos. Sin olvidarnos del concierto Mujeres cantan a Rocío Jurado, donde Pastora Soler, Rigoberta Bandini o Tanxugueiras actualizaron una parte escogida de su amplio repertorio. Lo que no se suele destacar mucho de su trayectoria es que Rocío Jurado quiso ir a Eurovisión, y de hecho, estuvo cerca de conseguirlo, muy cerca.

Tendríamos que trasladarnos al mes de septiembre de 1970. En aquel momento el Festival de Eurovisión encumbraba la carrera de cualquier artista que se animase a ir. Ya habíamos mandado a Raphael, Conchita Bautista y Julio Iglesias, y habíamos ganado en dos ocasiones: en 1968 con Massiel y su mítico ‘La, la, la’, y con Salomé y ‘Vivo cantando’ en 1969. Este último, como muchos recordarán, fue un primer premio compartido con tres países, Reino Unido, Países Bajos y Francia, pues entonces el Festival no tenía unas reglas que explicasen cómo actuar en el caso de empate, como así sucedió.

Rocio Jurado  (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)
La cantante española Rocío Jurado (1946-2006) durante una actuación, Madrid, España, 1971. (Foto de Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)

Hasta entonces, Televisión Española decidía de manera interna qué artista sería el encargado de representar al país en el concurso, pero de cara al certamen de 1971 algo cambió. Se sacaron de la chistera un programa llamado Pasaporte a Dublín, el cual podríamos describir como el abuelo de Operación Triunfo. En él, un granado grupo de artistas competirían en varias galas para ver cuál de ellos iba a Eurovisión que se celebraba el 3 de abril en la capital irlandesa.

Muchos cantantes que forman parte de la historia musical de este país pasaron por aquella competición, como el malogrado Nino Bravo, Junior (que desde enero de ese 1970 era el marido de Rocío Dúrcal), Cristina del grupo Cristina y los Stop (los de “tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor”) o la folclórica Concha Marquez Piquer. También estaban allí Karina (que esta semanafue a Pasapalabra como invitada), Encarnita Polo, el trío Los Mismos, Jaime Morey, la poco reinvidicada cantante de pop valenciana Dova y la ya mentada Rocío Jurado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Rocío en aquel entonces estaba empezando a labrarse en letras de oroun nombre dentro de la industria. Tenía publicada una colección de EPs y un par de álbumes de larga duración, pero que juntos sumaban cerca de un centenar de canciones. Y en cine ya había protagonizado varias películas. En su vídeo de presentación, en el que ya enamoraba con sus poses y su sempiterna sonrisa, presumía de haber actuado en América Latina, de haber ganado varios concursos de cante y de incluso haber recibido el título de Lady España, una suerte de Miss España que le permitió competir en Lady Europa y quedar en segunda posición. Avanzaba, por otro lado, que pronto sacaría al mercado “un nuevo long play” y que no sería cualquier disco de su carrera: se trataba de ‘El Clavel’, cuyo tema homónimo cualquiera puede tararear.

A diferencia de otras preselecciones de Eurovisión en la que los cantantes participan directamente con una canción e intentan destacar sobre los demás, tal como ocurría, por ejemplo, en el Benidorm Fest, en Pasaporte a Dublín los artistas tenían que enamorar al jurado con su repertorio, y para ello cantaban canciones propias, popurríes y lo que considerasen oportuno. Cada semana el programa se centraría en uno de los candidatos, y un jurado secreto valoraba desde sus casas el show ofrecido dando puntos del 1 al 10; el más votado sería quien consiguiese el ansiado pasaporte a Irlanda. Una vez ganase un artista, se le compondría un tema nuevo para Eurovisión, hecho a su medida.

En el caso de Rocío Jurado se cuenta que puso toda la carne en el asador, hasta el punto de confeccionarse una treintena de trajes. Pero no convenció a esas ocho personas del jurado, entre los que había representantes de la SGAE. La ganadora fue Karina, quien terminó yendo a Dublín con el tema ‘En un mundo nuevo’, que quedó en segunda posición, y que contó con la dirección orquestal del insigne Waldo de los Ríos.

Y así acabó el sueño eurovisivo de Rocío Jurado, con la victoria de Karina. Sin embargo, su recuerdo sigue vivo, y su repertorio vigente gracias precisamente a artistas que pasaron por el Festival como Pastora Soler, Blas Cantó… O incluso la francesa Barbara Pravi, quien el año pasado se animó a versionar ‘Como una ola’.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Más historias que podrían interesarte: