Rocío Flores y su supuesto favoritismo en Supervivientes 2020

·8 min de lectura

La edición 2020 de Supervivientes continúa su andandura pese a la que está cayendo en España con la crisis sanitaria del Coronavirus y los concursantes siguen tratando de sobrevivir en la temporada, supuestamente (están adelgazando menos que ningún año), más extrema de todos los tiempos. Pese a que la audiencia sigue acompañando al programa en cada gala en directo, lo cierto es que a los redactores les debe de estar costando lo suyo sacar contenido apetecible para los espectadores. Y es que juego, lo que se dice juego, estos famosos dan muy poquito. Vamos que el jueves pasado el video estrella de la noche fue un mareo que le dio a Albert Barranco. Apasionante y divertidísimo, ¿no?

Rocío Flores en Supervivientes 2020.
Rocío Flores en Supervivientes 2020.

Pero sin duda, tratando de estirar al máximo el chicle del fichaje top de Supervivientes 2020, Rocío Flores, muchos espectadores han estallado en las redes por un supuesto trato de favor a la nieta de la más grande. Es cierto que cada año siempre hay un concursante al que se lo ponen un poquito más fácil aparentemente o al que al menos tratan de ayudar mínimamente para que no abandone el programa a la primera de cambio.

El año pasado sucedió con Isabel Pantoja. Que Maribel decía que se quería volver a España (algo que hacía cada dos días), pues le ponían a su hijo al teléfono; que la tonadillera amenazaba con salir nadando de la isla hasta Madrid, pues la organización les ponía una prueba de recompensa más adaptada a su capacidad física para que pudiera ganarla; que repetía la jugada, pues una visita de su hija quedándose toda la noche con mamá en Honduras... y así nos pasamos toda la edición de SV 2019 hasta que la salud de Pantoja hizo que ya no pudieran retenerla más.

MADRID, SPAIN - JULY 11: Isabel Pantoja and Jorge Javier Vazquez attend 'Supervivientes' Tv show gala on July 11, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
Isabel Pantoja tras salir de Supervivientes 2019. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Pues en esta ocasión, la ‘gallina de los huevos de oro’ es Rocío Flores. Dicen que cobra 30.000 euros por semana de estancia en la isla y verdaderamente muy entusiasmada tampoco es que se la vea a la joven por hacer las pruebas, salir líder o ser elegida como Diosa de los Cayos Cochinos. Su cara de apatía es constante, su desgana a la hora de participar en las pruebas es patente y sus escasos videos, salvo en los que ha hablado de su madre, tienen cero interés para el espectador. Vamos, que es un bluf en toda regla. Y para más ‘inri’,

Rocío comentaba hace unos días que ella no está en Supervivientes por dinero, sino para vivir la experiencia. ¿Pero esto se lo cree alguien? ¿En serio alguien se piensa que los concursantes que van a SV lo hacen para sufrir penalidades por gusto? No señores, todos van por el dinerito y bien que hacen. ¿Por 30.000 euros a la semana ustedes no dejarían que les picaran los mosquitos y dormirían bajo la lluvia con la seguridad además de que el programa obviamente no va a dejar que te suceda nada? Pues claro que sí. Y Rocío también está ahí por los euros, que nos venda películas para no dormir.

Encima los fans del programa se han dado cuenta de que las cosas son un pelín más fáciles para ella, o al menos es lo que han reflejado en las redes sociales. Muchos espectadores acusaron al reality de Telecinco de tongo hace una semana cuando fue expulsada Bea, ganadora de GH. Naranjita estaba nominada junto a Rocío y Antonio Pavón y finalmente ella resultó la elegida por la audiencia para abandonar la palapa. ¿Alguien se lo cree? ¿Teniendo a Pavón y a Rocío Flores? Bea ha resultado aburrida, vale, pero tanto como mandarla de vuelta a España... no es muy creíble. Está bastante claro que, personalmente, si tuviese que elegir, hubiera echado antes a Rocío por su poco entusiasmo o a Pavón por pesado y gritón.

La audiencia que es soberana (y se hace el moño donde le da la gana, como diría Jesús Vázquez) y ha notado el favoritismo hacia Rocío Flores también en las pruebas de recompensa. Incluso Kiko Jiménez, que tampoco es muy objetivo porque todos sabemos la inquina que tiene a la hija de Antonio David Flores y a toda su familia, comentó durante una de las galas de Tierra de Nadie que notaba que aunque Rocío y su equipo perdieran una prueba, siempre terminaban dándoles algo de comer. ¡Oh, casualidad!

Y es que hubo una de las pruebas de recompensa en las que Rocío Flores y su equipo perdieron, pero la organización decidió que bueno, que ‘por una vez’, harían la excepción de dejarles también a ellos disfrutar de las deliciosas y gigantescas torrijas que había ganado merecidamente el equipo contrario. El problema es que justo la semana antes, había sucedido lo contrario cuando el equipo en el que no estaba Rocío había perdido y se volvieron a su islita con el estómago tan vacío como habían llegado a la prueba. ¿Es justo esto? ¿Es un enchufe descarado? Sea como fuere, lo cierto es que la hija de Rociíto siempre gana... y siempre come.

Tal y como dijo Kiko Jiménez en directo y muchos espectadores aplaudieron en las redes, el equipo de Rocío Flores siempre acababa comiendo en las pruebas de recompensa, ganara o perdiera. De nuevo anoche, el reality dejó comer al equipo donde se encontraba Rocío, pese a haber perdido la prueba, y permitiendo que la concursante disfrutara de las torrijas pese a que justo la semana pasada, el equipo perdedor (donde no se encontraba Rocío) no pudo comer el premio de recompensa y sólo fue para el equipo de la hija de Antonio David, el equipo ganador. De una u otra forma, Rocío siempre acaba comiendo en los juegos de recompensa, quede como quede su equipo.

Pero hay más que la audiencia no ha pasado por alto. En el juego de rango, los concursantes debían utilizar dos palos para crear una escalera, escalar una torre y completar el juego que les condenaría a ser mortales o siervos. El esfuerzo de Rocío fue de risa, se limitó a quedarse mirando el palo y a decir que es que le dolía el hombro. Y, la organización ni la penalizó como ha ocurrido en otras ocasiones cuando un concursante se ha reído descaradamente del esfuerzo que sí hace todo el equipo para que los concursantes lo den todo en las pruebas. Encima, justo esa noche, Jose Antonio Avilés, el palmero de Rocío, elegía a la nieta de Rocío Jurado como líder del grupo pese a haber estado en la prueba quietecita como si el juego no fuera con ella.

¿Y se acuerdan de la prueba de recompensa en la que tenían que tirar arrastrándose por la arena enganchados a un cinturón elástico con un arnés y llegar a coger tres estacas? Rocío llegó en medio segundo, oye. Ni sudó, ni se manchó de arena, ni lloró de sufrimiento para llegar al final de la prueba. Sin embargo vimos a compañeros suyos como Elena o Alejandro Reyes llorar del esfuerzo titánico que estaban haciendo tirando del elástico más duro del mundo.

¿No sería que el de Rocío prácticamente no tiraba de ella? Señores, no somos ciegos ni tontos y hemos visto muchas ediciones de Supervivientes. Claramente, ese elástico no era tan duro como el de sus compañeros, porque sino ¿cómo es que otros tardaron la vida en llegar a los palos y casi se dislocan la cintura tirando y ella no hizo ni el más mínimo esfuerzo para llegar? Y si tan fuerte es Rocío, ¿entonces por qué no hace el resto de pruebas igual?

Los espectadores parecen haberse hartado de este tipo de favoritismos con una concursante que se pasa el día tumbada, con cara de aburrimiento o dando de comer a las iguanas. Queremos que Rocío Flores espabile, que le den un toquecito de atención, que le pongan las pilas para que de lo que estamos seguros que, como concursante estrella de esta edición, debería dar. Aún quedan semanas por delante de Supervivientes 2020 y si nadie la nomina por el momento, nos queda Rocío para rato así que pedimos encarecidamente al programa que le de un poco de vidilla a esto porque sino vamos a terminar como los cangrejos, escondiéndonos bajo tierra.

Más historias que te pueden interesar: