Y Rocío Carrasco se sumó al baile de 'Salvame' (literal y figuradamente)

·5 min de lectura

Por Jorge Rabazo.- Rocío Carrasco continúa con su trayectoria como nueva colaboradora de Sálvame. La defensora de la audiencia acudió este martes al programa de Telecinco para contestar a su tío Amador Mohedano tras su paso por Viernes Deluxe y mostrar las nuevas llamadas de los espectadores con sus quejas y comentarios. Pero lo más llamativo es que la hija de Rocío Jurado no dudó en unirse al espectáculo tan característico y divertido del programa.

Ya lo había advertido, que sería una más en el programa. Pero una cosa es decirlo, y otra cosa muy distinta es verla subiéndose al show de las tardes de Telecinco, en todos los sentidos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Rocío entraba al plató guerrera haciendo mención al vídeo de Olga Moreno en Supervivientes llorando por su familia, para luego adentrarse en su trifulca con Amador Mohedano, que acusó a su sobrina y a Fidel Albiac de pasarle por encima en el especial de Rocío Jurado para TVE, afirmó tajante que “me hace gracia que hable de la carrera de Rocío, las crónicas… como si Rocío Jurado te hubiera necesitado a ti para tener periódicos y crónicas, mi vida”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por su parte, la audiencia también reaccionaba ante la entrevista de Amador y Rocío, llamando cariñosamente a su tío “matita de romero”, recordaba que la familia Mohedano es “más amplia” de lo que parece y, cuando le preguntaban si su madre confiaba artísticamente en él, replicaba:Era su hermano, no te puedo decir más”.

A pesar de todo, Rocío contestó a pocas preguntas en la tarde de ayer. De hecho, fue muy comentada la respuesta que daba a la mayoría de las cuestiones de los colaboradores, en especial aquellas que tienen que ver con el diario que supuestamente dejó escrito Rocío Jurado y que será la base de la segunda temporada de la docuserie. 

Otoño, adiós”, decía, emplazando a los espectadores y a los colaboradores a esperar al estreno de su segunda serie documental para obtener respuestas. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero Amador Mohedano no se quedó callado desde su casa, y envió un mensaje a través de Kiko Matamoros. "Está muy dolido con las palabras de Rocío", transmitía el colaborador, asegurando que "dice que Rocío se vendía sola pero hasta entonces hubo mucho esfuerzo detrás de mucha gente". "Estas cosas tienen que ser dolorosas de oír", decía Kiko tratando de defender a Amador; "y si no que me lo digan a mí", respondía Rocío, tajante. 

De esta manera, Rocío volvía a convertirse en protagonista del programa por su vida y no tanto por su fichaje como defensora de la audiencia, tal y como pasó en su debut la semana anterior. Pero incluso hubo un detalle en la tarde de ayer, que aunque pueda parecer insignificante, retrata a la perfección cómo Rocío Carrasco ha entrado de lleno en la maquinaria de Sálvame

Después de verla emocionada hablando de los duros momentos vividos con su hija e incluso discutir con algunos colaboradores, la nueva colaboradora protagonizaba uno de esos divertidos momentos tan característicos del programa bailando con Gema López, una de sus grandes enemigas en estos últimos meses.

Y es que cuatro pinches de cocina llegaban a Sálvame para desvelar la identidad de los primeros concursantes de La última cena. Uno de ellos bailaba una bachata con Lydia Lozano, lo que abría la veda para que la fiesta llegara al plató. La cosa iba a más y Jorge Javier Vázquez preguntaba a Rocío Carrasco si sabía bailar sevillanas, ella respondía que sí y él no tardaba en buscarle pareja de baile. Sin embargo, la única que sabía era Gema López.

Mira, Gema y Rocío, esto es ya brutal. Las dos enemigas”, animaba Jorge Javier Vázquez, mientras una incrédula Rocío no paraba de repetir “¿me lo estás diciendo en serio?”. ¿El resultado? Algo que no imaginábamos que veríamos nunca, a Rocío y Gema compartiendo un momento de cercanía tras tantos enfrentamientos.

Pero, ¿sabéis tocar las palmas?”, preguntaba la defensora de la audiencia, dispuesta a hacerlo bien. “Así, que se vea tipo salve rociera", bromeaba Jorge Javier. Las dos se envolvían en una sevillana, mostrando así un acercamiento que nadie se esperaba y una complicidad que nos dejaba a todos atónitos. “Te digo una cosa, después de lo que se ha vivido en plató esta imagen me parece maravilla pura", decía el presentador ante este momentazo.

Pero este gesto insignificante trae consigo otras lecturas. Podríamos decir que Rocío ya se ha tirado al barro completamente y ha abrazado sin ningún tipo de pudor el sentido del espectáculo de Sálvame. Y quizás sea una buena noticia teniendo en cuenta que en sus apariciones previas ya había entrado de lleno en la maquinaria del programa, viviendo enfrentamientos con algunos colaboradores como la propia Gema o Kiko Matamoros. Ya solo le quedaba protagonizar un momento así para convertirse en una más de las tardes de la cadena.

Como ya analizamos, Rocío corría el peligro de jugar con fuego y quemarse. Su figura se ha convertido en el centro de todos los comentarios y tramas cada vez que acude a plató, quedando la sección que presenta relegada a un segundo plano. Y la verdad es que no nos pilla por sorpresa, porque finalmente Rocío no ha podido evitar caer en las garras de Sálvame. Con su desembarco en el programa se enfrentaba a una serie de riesgos que podrían terminar empañando este buen momento mediático, ya que la hija de la Jurado se tenía que enfrentar a un plató de televisión que nada tiene que ver con esa zona de confort que era su serie documental en la que había poco espacio para voces disidentes. Este nuevo gesto indica que Rocío no tendrá miedo a nada en el programa.

Rocío se ha sumado al "baile" de Sálvame y ha dado lugar a una imagen surrealista que quedará para el recuerdo y que creo que hablo por todos los espectadores, nadie esperaba ver. Quizás la buena relación con los colaboradores más críticos esté al alcance de su mano y Rocío logre con su llegada a Sálvame entablar al menos una relación de cordialidad. Antes de su llegada aseguró que sería imposible que se convirtieran en amigos, “porque la amistad es otra cosa”, pero al menos ya hemos comprobado que no tendrá ningún problema en compartir momentos más tiernos y divertidos con ellos. 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente