Rocío Carrasco vs Rocío Flores: dos formas de entender la libertad de expresión

·6 min de lectura

La última entrega de Supervivientes: Conexión Honduras ha quedado marcada por la expulsión de Omar Sánchez, por la reincidencia de Lola robando alimentos en el reality y por la llegada a plató de Palito sin ser recibida por Lucía Dominguín. Sin embargo, la sombra que verdaderamente se hizo presente no tuvo nada que ver con los concursantes.

La ausencia de Belén Rodríguez, supuestamente vetada por Rocío Flores, ha causado un tsunami de comentarios en redes sociales al dejar en evidencia el aparente poder de la hija de Antonio David Flores en Mediaset. Unas exigencias que chocan con las de Rocío Carrasco y su diferente forma de entender la libertad de expresión, puesto que en la serie documental Rocío. Contar la verdad para seguir viva no censuró a ningún colaborador.

©Mediaset
©Mediaset

El pasado 15 de junio Telecinco rompió el castillo de cristal de Rocío Flores con Carlos Sobera poniendo punto final al mando de la joven en el plató de Supervivientes: Tierra de nadie. La nieta de Rocío Jurado estalló en pleno directo con el Maestro Joao, perdiendo los papeles hasta con el mismísimo presentador que, por primera vez, dejó a un lado el presunto trato de favor del programa. Y es que desde que la influencer desembarcó en el reality como defensora de Olga Moreno han sobrevolado los rumores sobre sus exigencias para acudir a las instalaciones de Telecinco y su comportamiento supuestamente altivo no dejó indiferente ni a dos pesos pesados de Mediaset como son Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez.

Obviamente el fichaje de Rocío Flores se antoja más sugerente que nunca para la audiencia después de que su madre Rocío Carrasco haya compartido la agresión que les distanció por completo, y que su padre Antonio David Flores haya sido apartado de Mediaset y despedido de forma fulminante de Sálvame. (Aunque el exguardia civil ya se ha buscado las habichuelas para seguir en el candelero y acaba de reaparecer con una entrevista en la que ha hecho un repaso a La Fábrica de la Tele). Sin embargo, por mucho interés que tengan los espectadores en ver a la joven en el plató de Supervivientes 2021, la desaparición de la primera línea televisiva de Belén Rodríguez ha hecho saltar todas las alarmas, poniendo de manifiesto la forma de entender la libertad de expresión tan distinta que habría entre las dos grandes protagonistas de Telecinco.

A estas alturas se puede corroborar que la puesta en escena de Rocío Flores en Supervivientes 2021 ha puesto patas arriba el plató, convirtiendo a la edición en una de las más polémicas por los supuestos vetos y el vaivén de tertulianos en los debates. Y es que dejando a un lado lo que ocurre en la isla, si hay algo que ha sorprendido a los espectadores es el poder que ha adquirido Rocío Flores de un tiempo a esta parte. ¿De verdad la primogénita de Antonio David Flores tiene tanta influencia en el grupo audiovisual como para dejar en casa a Belén Rodríguez, una de las defensoras más fervientes de su madre y de las más críticas con Olga como concursante?

Todo apunta a que sí y, si bien no hay confirmación oficial del veto por parte de Telecinco, en cierto modo Belén Rodríguez ha dado a entender que así ha sido al retuitear y comentar el apoyo recibido en redes sociales (hay un aluvión de mensajes con la etiqueta #TodosConBelénRo para mostrar a la comentarista todo su apoyo ante este nuevo caso de censura). Una circunstancia que lleva a reflexionar sobre la diferente actitud delante y detrás de las cámaras de Rocío Carrasco y su hija Rocío Flores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

El pasado 21 de marzo Rociito rompió su silencio de más de veinte años en una serie documental biográfica producida por La Fábrica de la Tele cuya primera temporada ha contado con doce episodios (la segunda tanda de capítulos se está cociendo y tiene previsto su estreno en otoño). El relato grabado de Rocío Carrasco, detallando los presuntos malos tratos ejercidos por el padre de sus hijos y la supuesta violencia vicaria llevada a cabo durante años, ha reventado durante semanas los audímetros de Telecinco. Especialmente el interés ha sido mayor cuando la protagonista se ha dejado ver en plató. Y es aquí donde se puede establecer la comparativa entre madre e hija.

Tras la emisión del episodio Algo se me fue contigo, Rocío Carrasco pidió que el documental se paralizara momentáneamente porque quería acudir a plató y dar la cara. Y lo más curioso es que permitió que se le hiciera cualquier pregunta incómoda y, sobre todo, no vetó a nadie. Así, en esta primera aparición no solo se encontró con Paloma García-Pelayo, Ana Bernal-Triviño, Samanta Villar y Marc Giró, quienes le han defendido a capa y espada, también se enfrentó a María Patiño y a Antonio Rossi que durante años han sido muy críticos con ella. De hecho, recientemente, el periodista ha sido señalado profesionalmente por compartir un artículo contrario al testimonio de la hija de Rocío Jurado mientras que la protagonista de la serie documental ha recibido muchos aplausos.

En este sentido, Rocío Carrasco ha abogado por la libertad de expresión en sus dos apariciones televisivas. Y es que con motivo del fin de la docuserie, el pasado 2 de junio regresó al plató donde se reencontró con Lydia Lozano quien durante años había creído a pies juntillas el testimonio de Antonio David Flores. Sin necesidad de vetar a la periodista de Sálvame, Rociito consiguió desenmascararla en directo.

En la otra cara de la moneda tenemos a Rocío Flores quien, todo parece indicar, pondría condiciones. Al final, si se confirma el veto a Belén Rodríguez, se evidenciaría su poder en la cadena así como el provecho de Mediaset de mantener a la joven entre sus filas. En otras palabras, que el grupo audiovisual sea capaz de censurar la opinión del resto de colaboradores no tanto por complacer a la influencer, sino por el tirón de tener a la joven en cámara cuando es la otra gran protagonista del documental de moda y quien alimenta las tertulias de otros formatos como El programa de Ana Rosa.

A este respecto cabe destacar que el hecho de que Mediaset le baile el agua a Rocío Flores podría responder a una negociación con la joven para su participación en GH VIP ya que, recientemente, Telecinco ha anunciado la vuelta del concurso en su momento más feminista. Hace varias semanas que los rumores apuntan a que la primera nieta de Rocío Jurado podría ser la estrella del programa por lo que, quizás, ese sería el sentido de su poder en los platós donde le dan lo que quiere para que este cómoda y así crean tertulia. Aunque esto implique la censura.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente