Rocío Carrasco, en tratamiento psicológico en plena guerra judicial con el padre de sus hijos

Antonio Diéguez

Los desencuentros entre la hija de Rocío Jurado y el padre de sus dos niños se recrudece por momentos. Si hace una semana nos enteramos de que la presunta presentadora le había interpuesto tres querellas a Antonio David Flores en el Jugado de Violencia sobre la Mujer Número 1 de Alcobendas, una por supuesto maltrato psicológico continuado, otra por secuestro de un menor y otra por alienación parental, ahora nos enteramos de qué armas están dispuestos a sacar ante el juez para defender sus intereses.

Rocío Carrasco, muy demacrada a la puerta de los juzgados (GTres).
Rocío Carrasco, muy demacrada a la puerta de los juzgados (GTres).

El antiguo guardia civil ya dijo que estaría dispuesto a llevar a los dos niños del finiquitado matrimonio para defender su versión. Sin embargo, su ex mujer también guardaba un as en la manga: Rocío Carrasco ha presentado una demanda de 120 folios que incluye informes forenses y que asegura que está recibiendo tratamiento psicológico.

La revista Lecturas asegura que la hija de la Jurado llegó a la sede judicial del brazo de su abogado, Javier Vasallo, y sorprendió a los allí presentes con un aspecto “demacrado”. Pese a que la colaboradora de televisión hizo todo lo posible por tapar su rostro, nada pudo hacer para que los paparazzi captaran su tristeza con las cámaras de fotos.

Terelu ya comentó hace unos días en televisión que su amiguísima Rociíto estaba pasando uno de los peores momentos de su vida. “Cuando uno tiene mucho dolor, necesita muchas veces la soledad. Me consta que hay mucho dolor”, soltó la hija de María Teresa Campos. Al parecer, lo que más le duele a la presentadora es que Antonio David también le haya puesto en contra a su hijo, que, aunque acabe de cumplir los 18, sufre una enfermedad congénita.

Antonio David lleva atacando a la madre de sus hijos desde que se separó en 1999 (GTres).
Antonio David lleva atacando a la madre de sus hijos desde que se separó en 1999 (GTres).

Parece ser que Carrasco va a por todas para cumplir su objetivo: meter a su ex en la cárcel. Por su parte, Antonio David se encuentra realmente preocupado. “Espera que esto no prospere, pero el terror por el futuro de sus tres hijos –incluye la otra niña que tuvo con su actual pareja, Olga Moreno– si fuera condenado a ir a la cárcel no le deja vivir”, dice un amigo a Lecturas.

También hay que recordar que el antiguo guardia civil ya perdió la demanda millonaria que interpuso a su suegra, Rocío Jurado, a la que pedía 6 millones de euros. A día de hoy, Rociíto no ha recibido el dinero por las costas que debe abonarle su ex.