Rocío Carrasco desenmascara a Lydia Lozano con un comentario

·5 min de lectura

La primera temporada de la docuserie Rocío. Contar la verdad para seguir viva ha llegado a su fin con el regreso de Rocío Carrasco al plató de Telecinco. Uno de los pasajes más significativos de este programa, que por cierto ha alcanzado el 27.3% de cuota de pantalla y ha reunido a 2.279.000 espectadores, ha sido el momento en el que Lydia Lozano ha hecho acto de presencia para hablar cara a cara con la hija de Rocío Jurado, hacer autocrítica y pedir perdón por creer a Antonio David Flores sin cuestionarle nada, a pesar de la relación tan estrecha que ambas tenían del pasado.

Lo más curioso es que en un instante puntual, la colaboradora de Sálvame ha querido responsabilizar a Rociito por no contarle todo, una maniobra de echar balones fuera que la protagonista de la docuserie ha frenado en seco comentando cómo en una fiesta le narró muchas intimidades a la tertuliana, diciéndole que se estaba equivocando, y a pesar de eso no creyó su relato. Rocío Carrasco ha argumentando que si entonces no dio crédito a su testimonio, tampoco hubiera estimado sus palabras si compartía más detalles. Se trata de un buen corte a Lydia Lozano que incluso se ha quedado callada después de que haya tenido que revivir su fallo periodístico de 2003 dando pábulo al discurso de Antonio David Flores en la portada de la revista Sorpresa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

El pasado año Telecinco desempolvó el culebrón que ha marcado la carrera profesional de Lydia Lozano desde 2005 cuando aseguró enfáticamente, pero sin pruebas, que Ylenia Carrisi, la hija mayor de Albano y Romina Power desaparecida en 1994, seguía viva. Sin embargo, no es la única información que la periodista se precipitó a contar a modo de exclusiva y que, en la actualidad, le ha pasado factura. Y es que este 2021 la colaboradora de Sálvame está reviviendo los fantasmas de este escándalo del pasado a raíz de la emisión de la docuserie Rocío. Contar la verdad para seguir viva cuya primera temporada acaba de cerrarse en la cadena de Fuencarral.

En esta serie documental Rocío Carrasco señala con el dedo a la industria del corazón por ser cómplice durante años de su dolor. En el séptimo episodio, específicamente, la hija de Rocío Jurado apuntó a Lydia Lozano por su falta de ética profesional en los albores del siglo XXI cuando la periodista se creyó a pies juntillas el relato que Antonio David Flores le habría filtrado sobre el convenio regulador que Rociito y el exguardia civil firmaron sobre la custodia de sus hijos.

Y es que hace casi dos décadas la periodista de 60 años publicó en la revista Sorpresa una versión aparentemente plagada de mentiras, fruto de no haber contrastado la historia, en la que subrayaba en portada (bajo el titular Qué hay detrás del contrato entre Rociíto y Antonio David) que Rocío Carrasco había cedido la custodia compartida a cambio de que Antonio David Flores renunciara a su patrimonio económico. Un error que, no obstante, reconoció en directo el pasado 14 de abril, entonando el mea culpa por haber formado parte del juego mediático que tantos quebraderos de cabeza ha causado a la protagonista de la docuserie. “Para mí sí era noticia que tuvieran un acuerdo, pero más fuerte era la noticia cómo se me dio la noticia a mí: es decir, a cambio de dinero yo dejo los niños 15 días con el padre”, se justificó la tertuliana.

Si bien Lydia Lozano ya había resarcido su error hace algunas semanas, Rocío Carrasco le ha desenmascarado definitivamente con un comentario en la última entrega emitida. La hija de la más grande ha acudido al plató para cerrar la primera tanda de episodios y hacer balance. De primeras la expectación por su presencia en directo ha quedado eclipsada por una silla vacía entre los colaboradores (esta entrega han acudido Paloma García-Pelayo, Ana Bernal-Triviño, Montse Suárez, Kiko Hernández y Pilar Rahola) que, finalmente, ha ocupado Lydia Lozano. Y es que la tertuliana y Rociito han tenido un cara a cara que no ha dejado indiferente a nadie.

A pesar de erigirse como una de las grandes amigas de Rocío Jurado, en todos estos años Lydia Lozano ha sido una de las voces más críticas con Rocío Carrasco así como la gran defensora de Antonio David Flores en los diferentes platós de televisión. Es por esto que, de primeras, la veterana periodista ha reconocido su error, argumentando que durante décadas ha sido manipulada por el padre de Rocío Flores: "Ha sido una bofetada muy gorda porque siempre decíamos por qué no habla, pone demandas, quiere dinero, cuando la otra persona lo estaba haciendo públicamente. Tu dolor psicológico, me imagino y me he puesto en tu piel, de ver a una persona día tras día hablando y, en este caso, llamándome a mí para que yo fuese su voz cuando él no estaba”.

Asimismo Lydia Lozano ha apuntado que si bien en sus anteriores intervenciones en directo “reconocí que había metido la pata, hoy tengo que decir que yo no sabía que era una mujer manipulable. Tengo que reconocer que yo me creí todo. Todo". En este punto, ha interpelado a Rocío Carrasco preguntándole que pensaba de ella cuando veía que soltaba por su boca informaciones falsas.

"No entendí nada desde el principio. No entendí nada desde Tómbola y Sorpresa. No entendía que una persona que había estado conmigo y que había estado en mi casa, se te ha tratado como si fueses de la familia y la primera mi madre, alguien que me había visto crecer, y que conocías más que el resto, por qué esa inquina, esa vehemencia, ese hacer daño sin ni siquiera preguntar o sin ni siquiera coger el teléfono. Me lo podía esperar de mucha gente pero es cierto que lo tuyo me dejó en shock", ha respondido primeramente Rocío Carrasco mostrando cierto dolor por la puñada que le había hecho una persona tan cercana en su entorno.

"Al igual que con mucha gente no he tenido relación, yo estaba viendo a una persona que había pertenecido a mi casa, a la que mi madre se la llevaba de viaje para hacer reportajes y a la que yo un día le digo cómo me gustan esas botas y a los tres días me trae las botas y me las regala. Yo estaba viendo a esa persona haciendo eso. Y de repente en Tómbola a degüello y a hacer daño por hacer daño, cosa que yo no entendía", ha añadido la protagonista de la docuserie.

Pese a que Lydia Lozano se ha mostrado muy afectada, lo cierto es que durante un instante ha intentado eludir su responsabilidad en esta comprometedora situación. “Tú y yo tuvimos una conversación en una fiesta que hizo esta productora cuando tú estuviste en Hable con ellas. Creo que estuvimos como tres cuartos de hora hablando, conversación que no he contado en mi vida a nadie. Y yo te pregunté: ¿Por qué no llamas a tu hija? Y tú empezaste a explayarte. Yo no conté porque tú me pediste que yo no contase nada, me podía haber hecho un montón de programas con esa conversación”, ha compartido la tertuliana que, seguidamente, ha sido interrumpida por Rociito: “Por lo menos lo hubieras hecho con una conversación real”.

En este punto, la colaboradora de Sálvame ha reconocido su fallo insistiendo que, por aquel entonces, en aquella fiesta, no creyó el testimonio, pero cargando con la responsabilidad a Rocío Carrasco al preguntarle directamente: "¿Por qué nunca me quitaste la venda de los ojos, anterior a esa conversación, durante años dando noticias por parte de Antonio David?".

Pues bien, Rocío Carrasco se lo ha dejado muy claro con un corte que ha dejado sin palabras a la periodista: "Lo que tú podrás entender es que encima no vas a echarme a mí la responsabilidad. Yo intenté quitarte la venda muy a posteriori y tú misma acabas de reconocer que no me creíste. Por lo tanto, tampoco me hubieras creído al principio. No era una responsabilidad mía. Yo sí es cierto que, por el cariño que te he tenido, esa conversación la mantengo contigo sin grandes concesiones. Te conté algunas cosas pero, ni mucho menos, la extensión del hecho”.

Asimismo la hija de Rocío Jurado le ha recordado, sentenciando a la colaboradora, que “te dije: Lydia te estás equivocando, esto que estás diciendo no es verdad. Pues si en ese momento no te sirvió, ¿cómo te va a servir de un principio? No tiene sentido. No hay mejor ciego que el que no quiere ver".

En definitiva, la presencia de Rocío Carrasco en plató ha supuesto el broche final del documental Rocío. Contar la verdad para seguir viva que, sin duda, ha dejado por los suelos a Lydia Lozano con apenas un comentario.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente