Rocío Carrasco en el punto de mira (otra vez): quién es quién en el clan Jurado

El clan Jurado vuelve a estar de actualidad. Amador Mohedano se sentaba el sábado pasado en la silla del Deluxe para hablar largo y tendido de los diferentes problemas a los que se ha tenido que enfrentar desde que falleció su hermana Rocío en 2006. El hermano de la más grande no tuvo reparos en cargar contra su sobrina, Rocío Carrasco, con la que reconoce que nadie de la familia se habla desde que se repartió la herencia de Rocío Jurado. Además, expresó su total apoyo a Antonio David Flores al hablar de la no relación de Rociíto con sus dos hijos, algo que nunca había hecho de una manera tan clara y rotunda, arriesgándose incluso a que su sobrina (o Fidel Albiac) le interponga alguna demanda.

Amador Mohedano, hermano de Rocío Jurado. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Amador soltó de todo por su boca y quizá dio la entrevista más sincera de su vida en la que no se cortó lo más mínimo. “Rocío y Fidel Albiac son la mano negra que me han mantenido apartado el museo de Rocío Jurado en Chipiona”, aseguró y añadió que él dio todo para que el proyecto se pusiera en marcha pero que tras alabarle, Rocío y su marido “desaparecieron”. Tras esto, Amador y Rocío solo volvió a ver a su sobrina una vez más, hace ya ocho años. “Búscate la vida”, le espetó ella cuando le llevó a su casa un vídeo de cómo sería el museo. Y hasta hoy.

El hermano de la Jurado cargó sobre todo contra Fidel Albiac, al que culpabilizó del cambio de su sobrina con respecto a la familia. “Era encantadora, pero de la noche a la mañana ha cambiado. Rocío no tiene personalidad y este hombre le ha comido el coco”, dijo rotundo. Además, explicó que Pedro Carrasco “no lo podía ni ver” y que la propia Rocío Jurado pensaba de él que era “un desahogado”.

Rocío Carrasco con su marido Fidel Albiac. (Photo by Eduardo Parra/Getty Images)

Amador también contó cómo había sido el tan manido reparto de la herencia tras la muerte de la artista. Más de 50 millones de euros tuvieron que repartirse y Rocío Carrasco fue la mayor beneficiada porque a la cantante no le dio tiempo a cambiar su testamento antes de morir, ya que quería haber incluido a sus nietos llegado casi el final. “Si mi hermana levantara la cabeza se moriría otra vez”, sentenció.

Rocío Carrasco contra todos

Con el regreso del clan Jurado a la palestra y con estas declaraciones que darán mucho que hablar y muchas horas de Sálvame durante los próximos días, nos preguntamos: ¿Quién es quién en la familia de la que fue una de las artistas más importantes de España? Comenzamos por Rocío Carrasco, la hija mayor de Rocío Jurado, fruto de su matrimonio con Pedro Carrasco.

Rociíto fue una adolescente rebelde que con apenas 18 años se marchó de la casa familiar para irse a vivir con un guardia civil, Antonio David Flores, al que había conocido pocos meses antes. Con él se instaló en Argentona, ella quería ser modelo y desfilaba para centros comerciales de la zona; él, comenzaba a interesarse por la fama y, tras una polémica con la guardia civil, abandonaba la benemérita para dedicarse a ser el perfecto acompañante de Rocío.

Rocío Carrasco no tiene relación con nadie de su familia. (Photo by Carlos R. Alvarez/WireImage)

El 31 de marzo de 1996 se casaban en la finca Yerbabuena con una gran exclusiva en la revista ¡Hola!. Fruto de esta relación nacieron sus dos hijos Rocío (nacida en 1996) y David (nacido en 1988). En 1999 pusieron fin a su matrimonio y se divorciaron de mutuo acuerdo, aunque arranca un largo y duro proceso judicial por la custodia de sus hijos. Rocío comenzó una relación nada más terminar su relación con Antonio Da (él asegura que ya estaban juntos antes de romper el matrimonio) con Fidel Albiac y el 7 de septiembre de 2016 en la finca Valdepalacios de Torrico (Toledo) se casaban tras 16 años juntos.

Rocíito tiene dos hermanos: Gloria Camila y José Fernando. Los dos fueron adoptados en 1999 por Rocío Jurado y su segundo marido, el torero José Ortega Cano. José Fernando tenía 6 años y Gloria apenas tres. Los niños nunca tuvieron demasiada relación con su hermana mayor ya que ella ya vivía con Antonio Da cuando llegaron a la casa familiar. Tras la muerte de la Jurado, esa relación se rompió para siempre y ni Ortega Cano ni los niños mantuvieron el contacto con la hija mayor de la artista.

Ortega Cano junto a su hija Gloria Camila. (Photo by David Carbajo/Getty Images)

Ya pasados los años, vimos en público a José Fernando, un joven con problemas de adicciones que ha pasado por varias clínicas de rehabilitación; y a su hermana, una chica cabal, discreta y educada que siempre ha sido el gran apoyo de su padre (sobre todo cuando tuvo que ingresar en prisión tras matar a un hombre en un accidente de tráfico) y de su hermano mayor, al que adora. Hoy, Gloria Camila es la mejor defensora de su sobrina, Rocío Flores, en Supervivientes, pero también de la nueva mujer de su padre, Ana María Aldón, con la que tiene otro hijo.

Amador y Rosa, su ruptura televisada

Amador Mohedano y Rosa Benito siempre estuvieron al lado de Rocío Jurado. El hermano de la cantante fue su manager durante toda su carrera, su mejor compañero y la persona que estuvo a su lado hasta el final. La mujer de Amador se convertía en su peluquera y asistente personal, la gran confidente de la más grande. Amador y Rosa se separaban en diciembre de 2013 después del paso de ella por Supervivientes, concurso que además ganó.

El sábado, Amador dejaba caer que a él le gustaría volver con Rosa pero que entre ellos han pasado demasiadas cosas y que ella piensa que es un mentiroso. De sus tres hijos, la única que ha seguido los pasos familiares en el mundo del espectáculo es Rosario (Chayo) Mohedano, que es cantante como su tía.

Rosa Benito y su hija Chayo Mohedano. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

La parte discreta de la familia

La otra hermana de Rocío Jurado es Gloria Mohedano. La más discreta del clan nunca ha querido aparecer en revistas o programas de televisión y pocas veces la hemos escuchado dar algún tipo de declaración a los medios de comunicación. Su marido, José Antonio Rodríguez sí que ha querido aclarar algunos temas familiares en alguna ocasión. José Antonio fue el encargado de gestionar parte de la herencia. Además, en los últimos años, José Antonio se ha posicionado públicamente de lado de Antonio David y sus hijos, y ha asegurado que la convivencia de esos niños en la casa de Rocío Carrasco siempre fue muy complicada.

Más historias que te pueden interesar: