Rocío Carrasco desvela las llamadas "desesperadas" que le hizo Rosa Benito

·3 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Rocío Carrasco ha desvelado el motivo por el que su tío, Amador Mohedano, quedó al margen del museo Rocío Jurado en 2012. Algo que 'desesperó' a Rosa Benito. Tras hablar de la herencia de la tonadillera, del motivo del distanciamiento con sus hermanos y de cómo fueron los últimos minutos junto a su madre, Rocío Carrasco cuenta en su documental 'En el nombre de Rocío', todos los problemas que surgieron desde la muerte de la cantante hasta que por fin abrió sus puertas el museo en honor Rocío Jurado, 16 años después de su muerte. "Siempre he querido abrir el museo pero en las condiciones que ella se merecía. Por prisa electoral, presión familiar, por intereses económicos de la familia -todos se veían allí colocados- no iba a vincular el nombre de Rocío Jurado con absolutamente nada que estuviera fuera de la legalidad", afirma la madre de Rocío Flores.

Photo credit: Captura TV
Photo credit: Captura TV

Tras la muerte de Rocío Jurado, Amador Mohedano estuvo al frente de las gestiones para abrir el museo, algo que su sobrina vio bien en un primer momento. Pero, reconoce que no se fiaba del todo de él y cuando envió las pertenencias de su madre a Chipiona pidió que un notario diera fe de todas las cajas que llegaban. "Le digo a mi tío que quiero un acta de recepción con un notario. A la vez aviso a mi primo para que avisase al notario. Le pido ayudo a mi primo porque no me fio de Amador y creo que incluso en presencia de notario alguna me la ha colado. Estoy segura. Hay algo que no encuentro y tendré que hacer de Colombo".

Amador: el motivo por el que fue apartado del museo

Mucho se ha hablado sobre la responsabilidad de Rocío Carrasco sobre la salida de su tío del proyecto. Ahora ella responde a esos rumores y explica los verdaderos motivos. Rocío explica que el alcalde de Chipiona por aquel entonces, Antonio Peña, le llamó para decirle que tenía "un problema" porque la policía le había denunciado que Amador organizaba fiestas hasta altas horas de la madrugada en la nave donde se iba a instalar el museo. Ella solo le dijo que hiciera lo que tuviera que hacer y el alcalde decidió prescindir de sus servicios.

Photo credit: Captura TV
Photo credit: Captura TV

Es entonces cuando Rocío Carrasco recibe varias llamadas de Rosa Benito. "Cuando a Amador lo echan, Rosa me llama varias veces desesperadamente para perdirme por favor que Amador siguiera en el museo porque era la única forma de que se quedase en Chipiona. Rosa no quería ni muerta que Amador volviese a Madrid por los conflictos que tenían, pero yo no soy la niñera de nadie. Rosa no me puede decir que yo soy la responsable de que he echado a Amador del museo o volviese para Madrid y le diese por saco a ella", desvela la hija de Rocío Jurado.

Clara y directa, Rocío Carrasco no sabe si su tío la culpa por estar en el proyecto del museo pero si lo hace "lo está haciendo de forma errónea porque yo no he hecho fiestas en el museo hasta las tantas de la mañana con nadie porque tengo dos dedos de frente en un trabajo y sé que si hago eso me pueden echar".