Robert Pattinson cree que 'Crepúsculo' fue una historia “extraña”

Desde que dejara atrás el frenesí y la locura vivida con Crepúsculo, Robert Pattinson se ha centrado en desarrollarse como actor a través de películas bizarras y personajes extremos, ganándose el titulo de rey del cine independiente. Y si bien ha decidido volver a las grandes producciones de la mano de Christopher Nolan (Tenet) y calzándose el traje de Batman en la película que rueda sobre el héroe de Gotham, este británico está convencido de que Crepúsculo es un ejemplo más de las películas “extrañas” que suele realizar.

(Jon Furniss; Gtres)

Durante una entrevista con IndieWire promocionando El faro, el magnífico thriller folclórico que hizo con Willem Dafoe, Robert habló de aquella saga de cinco películas que lo tuvo inmerso en el papel del vampiro Edward Cullen durante cuatro años (2008-2012). Y para sorpresa de sus fans, ha sentenciado que para él nunca fue una historia romántica por mucho que la campaña de marketing así la vendiera.

Incluso antes de Crepúsculo ya estaba haciendo cosas raras. Y para ser sincero, siempre creí que Crepúsculo es bastante extraña. Realmente fue el marketing lo que la hizo mainstream. Si observas cualquier entrevista que hice por entonces, insistía hablando de masticar placenta o cualquier elemento que podía sonar asqueroso, lo sacaba a la luz una y otra vez” dijo haciendo referencia a la escena más bizarra, en este caso de La saga Crepúsculo: Amanecer Parte 1 (2011), cuando Edward tiene que sacar al bebé masticando la placenta.

Pero sabes, un tipo solo no puede competir contra todo el departamento de marketing diciéndome ‘es una odisea romántica, es hermosa’. Pero para mí no, era asquerosa” sentenció riéndose.

Y qué razón tiene. Si bien Crepúsculo estuvo repleta de miradas y roces que la convertían en todo un melodrama romántico, existían muchos elementos de la historia que podrían calificarse como extraños. Por ejemplo, que Jacob (el hombre lobo interpretado por Taylor Lautner) se quedara unido en cuerpo y alma a la hija de Edward y Bella, Renesmee, desde que era un bebé, enamorándose de ella cuando había estado enamorado de la madre primero; o que el vampiro protagonista tuviera 100 años y se enamorara de una chica de 17; o que los vampiros brillaran a la luz del día.

Ya en noviembre del año pasado, Robert confesó a Jennifer Lopez en una entrevista entre actores para Variety que Crepúsculo era “una historia extraña” y que no era romántica como lo fue El diario de Noa.

Desde entonces, Robert Pattinson enfocó su carrera en proyectos menores e independientes que lo desafiaron como actor. Se convirtió en actor fetiche de David Cronenberg y en los últimos años hizo algunas de las mejores películas de su carrera como la mencionada El faro (Robert Eggers, 2019), Z, la ciudad perdida (James Gray, 2017), Good time (Benny y Josh Safdie, 2017) o High life (Claire Denis, 2019). Incluso fue el que se robó el espectáculo en la cinta épica de Netflix The King (David Michod, 2019) a pesar de contar con apenas unos minutos en escena.

Actualmente rueda The Batman bajo las órdenes de Matt Reeves, tomando el relevo tras la renuncia de Ben Affleck adaptando la historia a un héroe con tintes detectivescos y con batmóvil nuevo incluido.

The Batman se estrena en junio de 2021.

Más historias que te pueden interesar: