Se abre una ventana oscura en la imagen de Robert De Niro

·3 min de lectura

La disputa legal entre Johnny Depp y Amber Heard se convirtió en uno de los juicios más mediáticos de los últimos años. Su retransmisión por televisión, la complejidad de la demanda por maltrato, los diferentes puntos de vista e incluso la admiración del público a algunos de sus trabajos en cine, al final derivó a meses con el tema ocupando la conversación social. Parecía improbable que otra batalla en los juzgados pudiera alcanzar la repercusión de la de las estrellas de Piratas del Caribe y Aquaman, pero un nuevo caso que implica a Robert De Niro quizás siga el mismo camino.

Robert De Niro en la CinemaCon 2022 en Abril en Las Vegas, Nevada. (Foto: VALERIE MACON/AFP via Getty Images)
Robert De Niro en la CinemaCon 2022 en Abril en Las Vegas, Nevada. (Foto: VALERIE MACON/AFP via Getty Images)

Actualmente, el protagonista de Taxi Driver se encuentra en una disputa con Graham Chase Robinson, su exasistente, por una demanda que él mismo interpuso tras su renuncia a trabajar con él. De Niro, con quien trabajó desde 2008 a 2020 y ascendió a ser la Vicepresidenta de Producción y Financias de su empresa Canal Productions ganando más de 300.000 dólares al año, la acusó de ver Netflix en su horario laboral y de usar la tarjeta de crédito corporativa para sus gastos personales.

“Los gastos que Canal había identificado incluían, entre otros, alimentos, transporte (incluidos Ubers y taxis), cuidado de perros, comestibles, cámaras, iPhone, suscripciones a revistas, clases de pilates, tintorería, flores para su residencia, un número desconocido de tarjetas de regalo y gastos relacionados”, se podía leer en la demanda por la que De Niro exigió 6 millones de dólares por daños a su patrimonio.

Ahora, el conflicto legal avanza y Chase Robinson, que presentó una contrademanda contra su exjefe por $12 millones, empieza a verter acusaciones contra el actor apuntando a que la razón de su marcha fue por discriminación de género y no por las cuestiones a las que alude el actor. Ella afirmó que De Niro creó un ambiente hostil de trabajo y que pagaba más a empleados hombres en menor posición profesional que la suya, como su entrenador personal. Es decir, declaraciones que nos pueden llevar a pensar que es muy probable que sus palabras traigan cola en el futuro.

Robert De Niro durante una de las presentaciones de la CinemaCon 2022 en Las Vegas, Nevada. (Foto: VALERIE MACON/AFP via Getty Images)
Robert De Niro durante una de las presentaciones de la CinemaCon 2022 en Las Vegas, Nevada. (Foto: VALERIE MACON/AFP via Getty Images)

Según declaraciones recogidas por Radar Online sobre sus testimonios, al ser preguntada por el abogado del actor sobre las veces que este la agredió verbalmente, señaló que fue un comportamiento habitual que se ha repetido “en varias ocasiones” en los últimos años y agregó que De Niro la acusaba de ser una “consentida”, que la gritaba de manera regular, que hacía chistes inapropiados sobre su uso de la viagra o que incluso llegaba a pedirla que le rascara la espalda. Pero las afirmaciones más fuertes de la exasistente las encontramos en las descripciones de varios episodios que presuntamente vivió con el actor de Casino.

“Me llevó a su baño, el baño principal de su casa. Dijo que quería mostrarme donde quería que pusiera el televisor en el baño y dijo que tenía que imaginarle, um... en el váter y se puso ahí de cuclillas, declaraba Graham Chase Robinson. “Sentí que era increíblemente inapropiado y le dije en ese momento que fue repugnante”, matizaba. Tampoco se sintió incómoda cuando empezó a notar que De Niro a menudo presuntamente orinaba mientras hablaba por teléfono con ella, algo que cuenta que habría sido frecuente en el transcurso de los 11 años que trabajó junto a él. Asegura haberle pedido que parara, pero que De Niro habría hecho caso omiso a su petición. “No tenía absolutamente ningún límite”, recalcaba.

Por ahora, Robert De Niro ha negado todas estas afirmaciones y trata de desestimar la contrademanda en los juzgados. Pero valorando que estamos ante otro icono del cine adorado por muchos espectadores, no sería nada raro que, si el juicio sigue adelante y se empiecen a dar voz a estas presuntas situaciones descritas por su exasistente, la repercusión que podría alcanzar llegaría a un nivel similar al de Johnny Depp y Amber Heard.

Y es que, siendo sinceros, no se puede negar que el cariño que el público guarda a ciertos intérpretes y sus personajes puede jugar un papel importante en la opinión pública y en el interés sobre estos casos judiciales. Y cuando hablamos del actor de El padrino 2, Taxi Driver, El cazador, Toro Salvaje, Érase una vez en América, Uno de los nuestros o El cabo del miedo, entre muchos otros títulos míticos, sería casi inevitable que tanto espectadores como medios se lancen a desmenuzar todo lo que ocurra si llegan a juicio.

Más historias que te pueden interesar: