Risto Mejide fortalece su personaje en 'Got Talent' y no cede ante una participante con cáncer

MADRID, ESPAÑA - 01 DE SEPTIEMBRE: Santi Millán, Dani Martínez, Edurne, Paula Echevarría y Risto Mejide presentan
MADRID, ESPAÑA - 01 DE SEPTIEMBRE: Santi Millán, Dani Martínez, Edurne, Paula Echevarría y Risto Mejide presentan "Got Talent 8" en los Estudios Mediaset el 01 de septiembre de 2022 en Madrid, España. (Foto de Carlos Álvarez/Getty Images)

En Got Talent parece que el sí de Risto Mejide vale más que el del resto de miembros del jurado, cuando realmente cuenta lo mismo. En la entrega de anoche, la última de las audiciones, sin ir más lejos, vimos concursar a un showman que levantó al teatro con su interpretación de ‘Eloise’ de Tino Casal, si bien su único propósito era que Risto le diese su bendición. Pero Risto es un juez muy duro, como lleva años enseñándonos en televisión, y no solo le dio un no, sino que hasta pulsó el botón rojo para que parase la actuación. Su personaje de jurado implacable incluso se vio reforzado en la que fue el número más emotivo de la noche, y que estuvo interpretado por una mujer de 33 años con cáncer y metástasis.

El reloj pasaba ya de las once de la noche cuando al escenario del programa presentado por Santi Millán se subía Elisabeth Akrap, una amante de la música, que quería meterse al público y jueces en el bolsillo con una interpretación de uno de los temas del musical El fantasma de la ópera. A menudo, los concursantes aspiran a llegar a la final para alcanzar el premio, o al menos, conseguir una buena promoción que les permita encontrar más trabajo fuera de la televisión. Pero Elisabeth tenía otro cometido.

Según explicó, hace un año le diagnosticaron un cáncer de mama, que se puso más complicado por tener metástasis en la cadera, columna y cabeza. La concursante no sabe cuánto tiempo le queda de vida, y quería utilizar Got Talent como una forma de ser recordada: tiene una hija de 12 años, y así, podrá ver su actuación cuando quiera, disfrutando de lo que más le gusta, que es cantar. La jovencita pudo ver el número en directo, acompañada de Santi Millán entre bambalinas.

Su historia personal fue muy emocionante, y a la hora de las valoraciones, los miembros del jurado no podían disimular sus sentimientos. Paula Echevarría dijo que ninguna guerra se pierde hasta que se pierden todas las batallas y le dio mucho ánimo, igual que Edurne, y Dani Martínez le dio las gracias por participar. Para los tres jueces, Elisabeth debía continuar en el programa, por lo que le dieron un sí.

Risto Mejide, que fue el primero en dar su valoración, prefirió no valorar la actuación a nivel técnico. “Todos defendemos en esta mesa lo que transmitís, y lo que nos has transmitido esta noche es muchísima verdad y compromiso con la vida y con tu talento”, opinó el de Todo es mentira. Sin embargo, a la hora de dar su voto, dio un no, demostrando que sigue siendo ese juez duro de pelar que no da su bendición a cualquiera que pase por el escenario.

Desde que lo conocimos en Operación Triunfo, este publicista y ya maestro de la televisión ha proyectado tener criterios muy claros para decidir qué vale o qué no. A veces, hasta habla de sí mismo en tercera persona, al más puro estilo Aída Nizar, cuando le dice a los artistas de Got Talent “te llevas el sí de Risto”, como si la cosa no fuese consigo mismo. Es más, no nos olvidemos que Telecinco hasta lanzó camisetas oficiales del programa con la leyenda “el sí de Risto”, como si fuese algo excepcional.

Por supuesto, Risto puede darle su sí o su no a quien le dé la real gana, que para eso él es el juez de Got Talent y no el que aquí escribe, ni ninguno de los espectadores. Pero que no le diese el sí a Elisabeth fue más doloroso de lo habitual, pues ella no ansía el premio de 25.000 euros de la gran final, sino dejar vídeos bonitos para que su hija los pueda ver el día que ya no esté aquí, entre nosotros.

En las redes sociales hubo muchos usuarios que se quedaron en shock con su negativa a que siguiese en la competición. Sobre todo, porque luego hay otros concursantes que tampoco lo clavan al 100% y Mejide no les saca una falta, aunque sea evidente como desafines a la hora de tocar un instrumento. Por esta vez, no habría estado de más que hubiese salido el Risto persona, y no el personaje. Ya sabemos que es malote, crudo, pero de vez en cuando está bien aflojar la correa. Y más en un programa como Got Talent, en el que las historias personales cuentan casi tanto como los shows que ofrecen sus participantes, pues de lo contrario, no dedicarían tanto tiempo a contarnos quiénes son y qué vicisitudes han tenido que pasar hasta llegar hasta ahí.

Más historias que podrían interesarte: