'Rina', la telenovela que cambió la TV mexicana con una protagonista "jorobada"

·6 min de lectura
'Rina' que abrió el espacio nocturno de la TV mexicana a los melodramas. (Captura de YouTube)
'Rina' que abrió el espacio nocturno de la TV mexicana a los melodramas. (Captura de YouTube)

Como todos los televidentes expertos saben, existen historias tan exitosas en el terreno de las telenovelas que las televisoras y los productores deciden revivirlas en épocas posteriores, con otros protagonistas y con algunos cambios en la trama (lo que algunos suelen llamar "refritos").

Algunas logran sobrepasar el éxito de la anterior, pero también está el caso de las que no consiguen tener la misma fuerza y, por motivos como la selección del reparto, fracasan; en suma, se trata de una ruleta... pero hay una telenovela que siempre ha tenido aceptación desde su primera producción, y ha hecho de sus protagonistas verdaderas estrellas. Por supuesto, nos referimos a 'Rina', aquella famosa telenovela producida por Valentín Pimstein para Televisa, que está celebrando sus 45 años.

Basada en la radionovela de Inés Rodena "La galleguita", que se transmitió en Cuba en 1955 y adaptada por Luis Reyes de la Maza, "Rina" fue un experimento por parte de Pimstein, a quien en diciembre de 1976, Emilio Azcárraga Milmo le había encargado que abriera la barra nocturna para un melodrama, algo que era insólito para ese momento ya que desde 1958, cuando se realizó la primera telenovela, éstas se transmitían en un horario vespertino y tocaban temas románticos y sociales, pero rara vez subían tanto el tono como para garantizar un horario nocturno.

De hecho, el horario nocturno de Televisa estaba ocupado tradicionalmente por programas de variedades y musicales como 'Noches Tapatías' o 'El estudio de Pedro Vargas' o 'El show del Loco Valdés', pero los melodramas que se transmitían eran estadounidenses, como 'Peyton Place: La caldera del diablo' o 'Sombras tenebrosas'.

Pimstein aceptó el reto y procedió a armar la adaptación de esta historia que trataba acerca de una joven pobre (y además, jorobada), Rina Galeana, que vendía billetes de lotería y flores de papel, para ser el sostén de su familia, porque su padre era un borracho irresponsable y ella tenía que sacar adelante a sus hermanos; uno era delincuente, la otra una chica fácil y el más pequeño (papel que fue el debut de Demián Bichir) era un niño bueno y generoso.

Las cosas cambiaban cuando un viejo avariento se casaba con ella (sin que ella lo supiera) para que al morir él, ella fuera la heredera de una vasta fortuna familiar, lo que provocaba que la cuñada del muerto obligara a su hijo, Carlos Augusto, a conquistar y casarse con la "viudita" para recuperar la fortuna que ella consideraba patrimonio de la familia y no de "esa jorobada".

Como protagonistas se eligió a la pareja de Ofelia Medina y Enrique Álvarez Félix; ella ya había llamado la atención en otros melodramas de Pimstein como 'Lucía sombra', donde era una invidente enamorada de un imposible, 'La señora joven' en la que era una recién casada que tenía que lidiar con una fea familia política, 'La Hiena', en la que era la hijastra astuta de una madrastra malévola y asesina (Amparo Rivelles) que lograba desquitarse de sus maldades, y 'Paloma', en la que era una brillante abogada que defendía a su madre en la corte, sin saber que se trata de la autora de sus días. Por otra parte él era el galán favorito de las televidentes y tenía la presencia que heredó de su madre, la eximia María Félix.

La telenovela comenzó grabaciones y completó su elenco con Carlos Ancira, Guillermo Zarur, la despampanante Sasha Montenegro y como villana principal, una suegra mala, malísima, codiciosa y vil, el rol se le dio a la monumental María Rubio, que hizo de doña Rafaela Espinoza de los Monteros un personaje sumamente memorable —en ese entonces, Reyes de la Maza era su marido y le escribió el personaje a la medida, metiéndole absolutamente de todo, hasta una posesión satánica, algo que sí podían sacar en el horario nocturno, pero ni de chiste en horario familiar. Como 'El Exorcista' había tenido un éxito tremendo en México, a Reyes de la Maza se le hizo fácil incorporar ese tipo de elementos (Doña Rafaela hasta hablaba como el diablo y toda la cosa) y el público no podía despegar los ojos de la pantalla.

Otra novedad que ofreció 'Rina' fue ser la primera telenovela en la que hubo sexo simulado (entre Álvarez Félix y Sasha Montenegro: las protagonistas en ese entonces solo tenían relaciones y quedaban embarazadas automáticamente, pero todo fuera de cuadro) y no se imaginan cuánta controversia causó, en 1977. Cuando se grabó el final —la gente escribía a Televisa para preguntar en qué hospital se le había quitado la joroba a Rina, cosa que no es posible, pero el público lo creía— en la recién inaugurada Basílica de Guadalupe, una multitud se dio cita para ver de cerca a los personajes favoritos de la TV y a partir de ese momento, Azcárraga giró orden de que se siguiera haciendo telenovelas para ese horario, siguiendo a 'Rina' con 'Viviana' y después 'Los ricos también lloran')

En 1992, 15 años después de este hit, Pimstein le ofreció a la 'Queen', Victoria Ruffo, que había hecho una exitosa versión de 'Simplemente María' un par de años antes, que hiciera el primer refrito de la telenovela, también para horario nocturno.

La Ruffo, muy categórica, dijo que no, porque no estaba dispuesta a interpretar ni a una coja, ni a una jorobada, ni a nadie con ningún defecto físico (que es un elemento clave de la historia original) y que francamente estaba harta de hacer "refritos".

Pimstein le dio las gracias a la temperamental Queen, le mostró la puerta y apenas salió, preguntó qué actriz estaba de moda y requería un chance: así fue como Thalía se convirtió en 'María Mercedes' con Arturo Peniche y Laura Zapata como 'Malvina', una versión más caricaturesca de doña Rafaela (de hecho, todo el tono de la telenovela fue más fantástico y ligero); Thalía le dijo a Pimstein que encantada, pero que tampoco se sentía cómoda fingiendo tener un defecto físico, así que acordaron que sería solo una muchacha vulgar y sin educación, que se refinaba eventualmente, por amor, siguiendo la trama original más o menos.

'María Mercedes' fue otro hitazo y desde luego, dio pie a la "Trilogía de las Marías" —que incluye 'Marimar' (refrito de 'La venganza', que fue un hito para Helena Rojo en 1977) y 'María la del barrio' (es decir, 'Los ricos también lloran'). En su tercera vuelta, en 2004, fue hecha en Miami como 'Inocente de ti', con Camila Sodi, que también saltó a la fama con esta versión que no tuvo tanto éxito (y ella no tuvo química con Valentino Lanús anyway) y de ahí se puso de moda y se volvió estrella de cine.

Sea como fuere, 'Rina' revolucionó la TV para siempre y no importa cuántas versiones se hagan de ella, sigue siendo una historia cautivante para numerosas generaciones.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La actriz Mariazel donó el cabello de su hija a niños con cáncer, porque la pequeña lo pidió

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente