Cada vez queda más claro que Rigoberta Bandini no era la mejor opción para Eurovisión

·4 min de lectura

Durante el último año, la cantante catalana Rigoberta Bandini se ha convertido en una de las artistas más punteras del panorama musical de nuestro país. Perra o Too many drugs fueron sus cartas de presentación, pero ‘¡Ay, mamá!’ la llevó hasta lo más alto. Esta canción fue su propuesta para el Benidorm Fest, la preselección española de Eurovisión, y se convirtió en una de las grandes favoritas. Pero, como sabemos de sobra, la ganadora de aquel concurso fue Chanel con ‘SloMo’, tema que terminó tercero en el famoso festival, que este año se celebró en Turín, Italia. Desde entonces, muchos nos hemos preguntado que cómo habría quedado Rigoberta de haber ganado ella, pero el tiempo nos está demostrando que Bandini no era la mejor opción para Eurovisión. Y algo que ella misma contó anoche en La Resistencia lo confirma.

La artista estuvo en el programa de David Broncano, y allí habló con él de su trayectoria, y de cómo el último año había sido de lo más movido. Demasiado, quizá. Tanto, como para necesitar hacer en breve una pausa y con toda urgencia.

Tengo que explicar una cosas importantísima. En otoño voy a hacer el final de la gira y después, me retiro. Lo haré un rato largo, pero retirarme de los escenarios no significa que no vaya a trabajar”, dijo la cantante, que reconoció estar hasta una parte muy malsonante de todo “y no puedo más. Pronto anunciaremos la gira de otoño que serán unos conciertos muy especiales y acabaremos con eso”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Es decir, que cuando había alcanzado un gran éxito, que venía precedido de un enorme esfuerzo a lo largo de los años, con pequeños contratos discográficos y haciendo conciertos reducidos, decide echar el freno. Como si la situación le viniese demasiado grande. O que, sencillamente, no se corresponde con lo que ella necesita en este momento de su vida.

Rigoberta Bandini es, en realidad, el proyecto de una cantante llamada Paula Ribó González, que tiene un amplio currículo que incluye una importante labor como actriz de doblaje. Ella es, por ejemplo, quien da voz a personajes animados como Caillou o la princesa Disney Mérida, y es la dobladora habitual de Dakota Fanning. Su faceta musical, como decimos, la había labrado poco a poco, compaginándola con otras labores dentro del mundo del espectáculo, y puede que por eso quiera abandonar los escenarios. Porque su prioridad no sería, en estos momentos, recorrer el país dando conciertos, ni dedicándose de lleno a la música. En el apartado personal, además, podemos destacar que es madre de Nico, un pequeño nacido de su unión con el músico Esteban Navarro (quien estuvo con ella en el escenario del Benidorm Fest), y que el pasado junio cumplió los dos años.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, ESPAÑA - 18 DE JUNIO: Rigoberta Bandini actúa durante el Festival O Son do Camiño el 18 de junio de 2022 en Santiago de Compostela, España. (Foto por Cristina Andina/Redferns)
SANTIAGO DE COMPOSTELA, ESPAÑA - 18 DE JUNIO: Rigoberta Bandini actúa durante el Festival O Son do Camiño el 18 de junio de 2022 en Santiago de Compostela, España. (Foto por Cristina Andina/Redferns)

Por todo esto, ¿qué habría pasado si Rigoberta Bandini hubiese ganado el Benidorm Fest y hubiese representado a España en Eurovisión? Que su mundo se habría cambiado más rápido todavía de lo que lo ha hecho, y se habría agotado más aún. Si ya resulta chocante que abandone los escenarios después del otoño, más lo sería si hubiese ido a Turín con el himno feminista ‘¡Ay, mamá!’. ¿Se imaginan que Chanel ahora anunciase que deja de cantar en directo? ¡Parece imposible! Pero en el caso que nos ocupa, el de Rigoberta, está claro que su proyecto musical se cuece a un ritmo diferente del que esperan los programadores de festivales, por eso, ha anunciado que pisará a tope el pedal de freno. Al menos, durante “un largo rato”.

Recordemos que el éxito de ‘¡Ay, mamá!’ fue una sorpresa para todos, incluida la propia artista. Se trata de una canción que comenzó a componer hace más de diez años, y que rescató cuando TVE le mandó una invitación para participar en el Benidorm Fest. Un tema que habla de la importancia y la belleza de la maternidad, y que alcanzó una gran popularidad incluso en las cadenas privadas. Telecinco, por ejemplo, la convirtió en banda sonora de unos especiales que hicieron sobre Rocío Carrasco.

Queda la ilusión de saber que lo que va a hacer Rigoberta con su carrera es un paréntesis. Dejará de dar conciertos con la misma frecuencia, pero no ha dicho nada de que abandone la música, y con esa buena noticia es con la que nos debemos quedar. Que todavía habrá Bandini para rato.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente