Varias nubes negras se ciernen sobre Ricky Martin

·4 min de lectura
Ricky Martin lors du 75e festival de Cannes le 25 mai 2022. (Photo by Laurent KOFFEL/Gamma-Rapho via Getty Images)
Ricky Martin atraviesa una dura etapa en su vida pública y personal (Photo by Laurent KOFFEL/Gamma-Rapho via Getty Images)

Al cantante Ricky Martin se le acumulan las polémicas y su imagen pública empieza a verse salpicada por varios testimonios en su contra y sus pertinentes acciones legales.

Por ahora el puertorriqueño aguanta el tipo y asegura que “enfrentaré el proceso con la responsabilidad que me caracteriza”, su hermano Eric también ha salido en su defensa colgando un vídeo donde explica que el hombre que le ha denunciado es su sobrino y que tiene “problemas mentales”.

El artista ha recibido recientemente una orden de alejamiento desde Puerto Rico pero Ricky asegura que dicha orden de protección “se basa en alegaciones totalmente falsas”. Mientras en un primer momento se mantuvo en el anonimato al denunciante, el diario ‘ABC’ publica que “la filtración de la denuncia muestra como el joven asegura que el cantante no encajó la ruptura de su affaire”.

Dichos documentos legales que recoge el semanario revelan que: “Las partes (refiriéndose a Ricky y a su sobrino) se relacionaron por 7 meses. Se separaron hace 2 meses pero el peticionado no acepta la separación. Lo llama con frecuencia. Además, el peticionario lo ha visto merodeando su residencia en al menos 3 ocasiones”.

Por su esta denuncia por violencia doméstica no fuese suficiente, el exmanager del cantante también viene a fastidiarle el verano con otra demanda según recoge ‘Cuore’. Por lo visto Rebecca Drucker, la manager de Ricky entre 2014 a 2018 y también entre 2022 y abril de 2022 le ha demandado por una deuda millonaria.

Según el citado medio Rebecca le reclama al artista de Puerto Rico tres millones de dólares en concepto de comisiones pendientes de pago. Los abogados alegan que Drucker “salvó la carrera de Ricky Martin” de sus “imprudentes indiscreciones”.

El cantante de 50 años también ha sido acusado por el sobrino de consumir drogas y alcohol así que el combo está completo. Rebecca, por su parte define la vida del artista como “tiempos de caos” y asegura que dejó su puesto laboral por: “un ambiente tóxico” y un incidente ocurrido en 2018 en Dubai entre Ricky y su coreógrafo, José Vega, el cual no detalla dejando caer más sombra sobre la marea que atraviesa el cantante.

‘Cuore’ recoge que: “ella se vio obligada a lidiar con una letanía de problemas personales de Martin, como los que tuvo con la niñera que contrató para cuidar a sus hijos, por la falta de pago de impuestos y su abuso de sustancias, entre otros asuntos” que quedarían expuestos en su demanda.

Una vida personal aparentemente desordenada según la demandante y dos causas legales abiertas en cuestión de pocos días para Ricky Martin. Pero es que además de todo esto, están sus excompañeros del grupo dónde creció, ‘Menudo’ que relatan la crueldad con la que fueron tratados durante su paso por la banda juvenil.

El relato personal de Angelo García (que estuvo en Menudo del 1988 al 1990) pone la piel de gallina y es que explica que se despertó tras estar inconsciente en un hotel con 11 años: “Cuando desperté, estaba desnudo y sangrando, así que supe que me habían penetrado. Tenía como estas marcas de quemaduras en mi cara por la alfombra… Estaba muy confundido y no entendía nada”.

Esto queda recogido en la docuserie de la HBO “Menudo: Forever Young” donde los chicos, ya convertidos en hombres adultos, señalan a su manager de la época como consentidor de la situación. Tal y como recoge ‘La Razón’ mediante su testimonio: “Aunque aclaran que Edgardo Díaz no fue quien abusó sexualmente, todo pasaba frente a sus narices y este “se juntaba con un grupo muy cuestionable de individuos y donde hay humo, hay fuego”; sí fueron sometidos por este mismo a abuso emocional, explotación, mala alimentación, exceso de trabajo y trato cruel.”

Sin embargo Ricky Martin asegura que mantiene buena relación con Edgardo y, claro, él sigue siendo una gran estrella y quizá sabe que hay mucho que callar en la industria musical. Respecto a ‘Menudo’, el puertorriqueño asegura que “no me sentí violado ni explotado”, según recoge ‘Nueva Mujer’.

El testimonio de Ricky, escueto pero directo, le distancia de otros compañeros que habrían sufrido lo indecible siendo víctimas de abuso sexual a menores de edad. El hecho de que Martin no haya tenido unas palabras de empatía hacia ellos (¡incluso aunque esa no sea su vivencia!) podría ensuciar su imagen y si a eso le sumamos la denuncia del sobrino y la demanda de la exmanager… su carrera podría pender de un hilo.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente