Ricardo Bofill y el relevo de su herencia

·3 min de lectura
BARCELONA, SPAIN - JULY 12:  (EXCLUSIVE COVERAGE) Ricardo Bofill jr (L) and Ricardo Bofill (R)attends the picture exhibition by Serena Vergano (C), architectRicardo Bofill's wife on July 12, 2012 in Barcelona, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
La herencia y legado de Ricardo Bofill pasa a sus hijos Pablo y Ricardito (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Ricardo Bofill falleció a inicios de año a los 82 años y ahora ha llegado el momento de que sus hijos sigan su legado a través de su herencia y de todas las sociedades y proyectos que el prestigioso arquitecto levantó en vida.

Ricardo siempre dijo que, gracias a su carrera profesional, había conseguido su libertad. Se refería a la libertad financiera, aquella que te deja vivir sin preocupaciones y que te otorga lo que él llamaba un estatus social por el que ya no se debía preocupar.

Bofill siempre ha huido del lado burdo de la fama y del ‘estrellato’, siempre ha preferido meterse en su despacho, cerrar tratos y ser conocido por su innegable talento que le ha llevado a conseguir oportunidades como diseñar el Hotel W de Barcelona, icónico en todo el mundo, entre muchos otros edificios.

La popularidad mediática le llegó indirectamente cuando Ricardito Bofill, su hijo mayor, se metió de lleno en una vida nocturna de excesos y shows televisivos del corte de ‘Crónicas Marcianas’ tras haberse casado con Chabeli Iglesias y, posteriormente, con Paulina Rubio.

Afortunadamente, Ricardo Jr. se dio cuenta a tiempo de que aquella no era buena vida para él y de la noche a la mañana desapareció de la vida pública y ahora es un arquitecto serio y de renombre que trabaja en el taller de su padre siguiendo con su legado.

Ahora que Ricardo ha fallecido sus diversas empresas y sociedades de inversión han pasado, según recoge ‘Vanitatis’ a manos de sus hijos, Ricardo y Pablo. Pablo es economista y directo rgeneral del despacho de arquitectura y ambos hermanos junto a su madre, Marta de Vilallonga, constituyen el consejo de la sicav Kappa Sounion Cartera que es su sociedad de inversión.

Por otro lado está Ricardo Bofill SL que es la sociedad que gestiona un entramado de empresas que tenía el arquitecto, su mayor activo es el estudio Bofill Arquitectura SL que tras la muerte del arquitecto han pasado a gestionar los dos hermanos a modo de administradores mancomunados y han llevado a cabo una reducción del capital de más de 200.000€ según el citado medio.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Marta es ahora administradora única y accionista exclusiva de la empresa Taller Design SL que es el despacho de arquitectura que fundó junto a su difunto marido. Esta empresa tiene varios proyectos pendientes así como edificios en Arabia Saudí, Costa de Marfil o Marruecos y sus cifras son millonarias.

Por si todas estas empresas no fueran suficientes, también las inversiones de Ricardo han pasado a sus tres seres más queridas y hablamos de inversiones millonarias. BBVA lleva Alfa Inversiones Bursátiles, su otra sicav que tiene un capital circulando de más de seis millones de euros según el digital.

Ricardo Bofill tocó el cielo durante su vida como arquitecto y su herencia es el reflejo de su esfuerzo y de su éxito, sin embargo hubo un gran sueño que le quedó pendiente, la ampliación del aeropuerto de Barcelona. A pesar de ello, su apellido es el mejor legado que les ha podido dejar a sus dos hijos que, ahora, son responsables de mantener el listón igual de alto.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente