Los reyes Felipe y Letizia inauguran 'su' farmacia en Menorca

felipe vi y letizia, en menorca
Felipe y Letizia inauguran su farmacia en MenorcaGtres

El rey Felipe VI y la reina Letizia ya han visitado 'su' farmacia en Menorca. Este jueves 12 de enero, los Monarcas aterrizaron en la isla balear para conocer, de primera mano, las obras de rehabilitación de la farmacia Llabrés, en Ciutadella, un emblemático espacio declarado patrimonio histórico en el año 2009 y que, tras más de 30 años cerrado, ha sido rehabilitado porque es uno de los pocos edificios modernistas de Menorca. La reforma del edificio ha sido ejecutada por la fundación Hesperia que es la encargada de gestionar los bienes que el empresario Juan Ignacio Balada Llabrés dejó en herencia, en 2010, a los entonces Príncipes de Asturias y a los ocho nietos de los Reyes Eméritos.

La Familia Real cedió este inmueble a la fundación de Personas con discapacidad de Menorca que, durante los próximos diez años, se ocupará de su gestión con un proyecto cultural, social y educativo. Antes de la inauguración oficial, Felipe y Letizia visitarán el edificio y, por la mañana, a las 12 horas, visitarán la Isla del Rey, situada en el puerto de Maó, entre esta localidad y Es Castell donde se encuentran dos conjuntos de interés arquitectónico: una antigua basílica paleocristiana del siglo VI y los restos de un antiguo hospital militar del siglo XVIII.

felipe vi y letizia, en menorca
Gtres

Fue en el año 2010 cuando Felipe y Letizia, entonces Príncipes de Asturias, y los ocho nietos de los Eméritos recibían por sorpresa la herencia del empresario menorquín Juan Ignacio Balada Llabrés que ascendía a unos 10 millones de euros tras pagar deudas y gastos. En un acto celebrado en 2011 en Menorca, don Felipe reconoció que "lo habitual" habría sido renunciar a la herencia pero que no se hizo porque "hubiese pasado a las arcas públicas del Estado de otro país" como era voluntad del empresario que en caso de rechazo de la Casa Real, dejó escrito que su herencia fuera para el estado de Israel. "Nos pareció que esa no era la manera más directa o mejor de asegurar que los españoles se beneficiaran de su patrimonio" que ese mismo año entregó, junto a la Reina, 140.000 euros de la herencia para crear empleo para jóvenes, ayudar a discapacitados y contribuir a la investigación de enfermedades raras.

Ya siendo Reyes, Felipe y Letizia concluyeron el reparto de su herencia en 2015. Según comunicó Zarzuela, destinaron 368.050 euros a fines sociales y pagaron 682.544 euros en Impuestos de Sucesiones en Baleares. Los inmuebles que heredaron fueron donados a la fundación Hesperia y, en 2017, uno de ellos fue vendido en 2017 para que la institución tuviera liquidez. Todavía no se ha vendido el palacete Balada, que pertenece a los ocho nietos de los reyes Juan Carlos y Sofía.