El rey Juan Carlos se la jugó a su propia hija: así quiso sabotear la boda de la infanta Cristina con Iñaki Urdangarin

·2 min de lectura

Los problemas en el matrimonio de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin han sido 'vox populi' desde hace años, y no sólo con el caso Nóos, que salpicó a la Familia Real desde 2010. Los 'tejemanejes' empresariales del ex jugador de balonmano pusieron en jaque su relación con su mujer y con el resto de su familia, pero la devoción que sentía la infanta por su marido le hizo estar a su lado hasta el final, incluso cuando él fue declarado culpable por el Tribunal Supremo y terminó en la cárcel de Brieva, a la que ella acudía a verle cuando podía. Se ha mudado por él, ha dado la cara por él e incluso perdió su título de duquesa de Palma. Pero sus problemas llegaron mucho antes. Antes incluso de casarse. ¡Dale al 'play' al vídeo superior y entérate de todo!

El documental 'Cristina de Borbón. Rota de amor' prometía buenos bombazos informativos sobre lo que se ha cocido durante años de las puertas de palacio hacia adentro, y no ha dejado indiferente a nadie con todo lo que ha traído. Por todos es sabido que la relación de la infanta Cristina con Iñaki Urdangarin no fue del todo del agrado de sus padres, aunque finalmente, en 1997, la pareja se dio el 'sí, quiero' en una faraónica boda que todos pudimos ver en televisión entre sonrisas de amigos y familiares, aunque la procesión iba por dentro, porque hasta llegar a esa boda pasaron muchas cosas.

Según se ha podido saber en el documental, al parecer el rey Juan Carlos habría puesto mucho de su parte para que ese enlace no llegara a celebrarse. Tanto, que incluso orquestó una campaña mediática para que la opinión pública se posicionara en contra de la relación de su hija con Iñaki. El rey no quería que la infanta se casara con jugador de balonmano, vasco y que vivía en Cataluña. Sin embargo, la jugada en contra de su propia hija le salió mal: ambos demostraron que estaban más que enamorados, y su relación siguió adelante y culminó en la boda que todos presenciamos.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

La relación de Iñaki con don Juan Carlos, con el paso del tiempo, fue de lo más fluida, hasta que el caso Nóos salpicó a la familia y el vasco acabara procesado y declarado culpable de los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias. Tras muchas fricciones en el matrimonio, ambos decidían, en enero de 2022, publicar un comunicado en el anunciaban su separación tras hacerse públicas unas imágenes de Iñaki con Ainhoa Armentia que dispararon todos los rumores.