El drama familiar del Rey Felipe: "sacrifica" a su padre para proteger a su hija Leonor

Parecía imposible que ningún otro tema que no fuera el coronavirus preocupara, o pudiera interesar, estos días a la opinión pública. Sin embargo, ha saltado un gran escándalo en la Familia Real española que sí ha llamado poderosamente la atención de los medios de comunicación. Así leemos en toda la prensa que el Rey Felipe VI ha renunciado a la herencia de su padre el Rey Juan Carlos y le ha retirado de un plumazo su asignación de casi 200.000 euros anuales. El Rey Felipe VI ha preferido “sacrificar” a su padre para proteger a su hija Leonor, vamos. Zarzuela está temblando, pero el corazón del marido de la Reina Letizia también habrá tenido que dar unos cuantos vuelcos sentimentales, seguro.

BARCELONA, SPAIN - NOVEMBER 05: King Felipe VI of Spain (L) and Princess Leonor de Borbon (R) attend the El Talento Atrae Al Talento held at the Palau de Congressos de Catalunya on November 05, 2019 in Barcelona, Spain. (Photo by Robert Marquardt/Getty Images)

El asunto ha provocado ya mucho negro sobre blanco en la prensa y un gran escándalo. El hecho se resume en que Felipe VI es informado de una supuesta designación como beneficiario de la Fundación Lucum, cuando falleciera su padre y Felipe VI no quiere esa herencia “ni en pintura”, que se diría en argot popular. O sea que al hijo no le gusta nada esta presunta herencia y se lo comunica por escrito a su padre el Rey emérito y, además, lo pone en manos de un abogado. Pero, Felipe VI aún extrema más su prudencia y contundencia y realiza un escrito ante notario para que quede todo clarísimo. De esa forma explica que ha escrito una carta a su padre, el Rey Juan Carlos “a fin de que si fuera cierta su designación o la de la Princesa de Asturias como beneficiarios de la citada Fundación Lucum, dejará sin efecto tal designación”. Pero, también el Rey Felipe VI quiere que quede claro que él no sabía nada de nada y así firma: “no haber tenido conocimiento ni prestado consentimiento en participar, en nombre propio o en representación de terceros, en particular de su hija, en ningún activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad pudieran no estar en plena y estricta consonancia con la legalidad o con los criterios de transparencia, integridad y ejemplaridad que informan su actividad institucional y privada.” Queda clarísimo que se desvincula por completo, pero además lo que queda clarísimo también es que el Rey se afana en desvincular también a la Princesa de Asturias.Y si el Rey Felipe es contundente con sus palabras, también resulta tajante con sus hechos y como consecuencia retira la asignación que cobraba su padre el Rey Juan Carlos I de los presupuestos de la Casa del Rey. Una asignación que no era pequeña, no. El rey emérito se queda sin poder disfrutar de los casi 200.000 euros al año que tenía asignados.

MADRID, SPAIN - MAY 14: King Felipe VI of Spain (R) and King Juan Carlos (L) attend a meeting with COTEC Foundation at the Royal Palace on May 14, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Resultará sin duda un duro golpe para el Rey Juan Carlos I, y un duro golpe que viene de su propio hijo. Pero, también ha debido ser muy difícil emocionalmente y familiarmente para Felipe VI tener que dar este paso. Aunque lo que vemos es que al marido de la Reina Letizia la mano no le ha temblado a la hora de proteger a su hija. Porque todo lo que Felipe considera que pueda dañar a la Corona lo ve como un perjuicio para Leonor. Pero, por muy lógico, y hasta acertado, que nos pueda parecer su comportamiento, no hay que olvidar que Felipe VI no sólo es Rey y que Felipe VI no sólo es padre, Felipe VI también es hijo. Y sabemos que es un hijo que siempre ha querido a su padre. Ha debido ser muy doloroso tener que llegar a elegir entre su padre y su hija. Tener que escoger entre dañar a su padre y evitar un daño futuro a su hija la Princesa de Asturias puede parecer fácil la decisión pero no creo en absoluto que sea fácil llevarla a término. De hecho seguro que para el Rey ha sido muy doloroso. Felipe VI sabe que le ha tocado reinar remando sobre aguas turbulentas y quiere dejar en herencia a su hija Leonor un mar monárquico más en calma. Veremos si lo consigue.