Patrimonio Nacional, el agujero negro que paga la fiesta del rey emérito

·3 min de lectura
El yate 'Fortuna' que perteneció al rey Juan Carlos, anclado en Palma de Mallorca en 2014. EFE
El yate 'Fortuna' que perteneció al rey Juan Carlos, anclado en Palma de Mallorca en 2014. EFE

El periplo del rey emérito en el exilio aún no ha terminado y la cuenta de gastos no para de subir. Ahora se ha conocido que los sueldos de los tres ayudantes de cámara que acompañan a don Juan Carlos los está abonando el Estado. Y a ellos hay que añadir las dietas y los desplazamientos desde España a Abu Dabi de todo el personal involucrado en las tareas de seguridad y atención del padre de Felipe VI que rota cada tres meses.

De estas facturas, cursadas a través de la empresa Viajes El Corte Inglés y a las que ha tenido acceso Eldiario.es, la Casa Real no ha querido saber nada. Por eso han recaído en Patrimonio Nacional. Un cajón de sastre que depende de la vicepresidenta primera del Gobierno de España, Carmen Calvo, quien ha asumido toda la responsabilidad financiera por los trabajadores a las órdenes del exmonarca.

¿Pero qué es Patrimonio Nacional aparte de una billetera sin fondo? Por definición, engloba al conjunto de bienes de titularidad del Estado que están afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Familia Real para el ejercicio de la alta representación que la Constitución y las leyes les atribuyen. Y, sí. Juan Carlos I sigue perteneciendo a la Familia Real por mucho que Felipe VI haya renunciado a la herencia de su padre y le haya retirado a éste su asignación.

Y como ni la ley que lo regula ni el reglamento desarrollado posteriormente aluden expresamente a la asistencia a la jefatura del Estado por parte de personal contratado a través de esa institución, la lista de gastos es aún más larga que la de los escándalos de la Zarzuela. Y se suman a los 8,4 millones de euros que percibe la Casa Real de asignación directa a través de los Presupuestos Generales del Estado.

Con todo ello, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha señalado en los últimos días que el rey Juan Carlos no tiene actividad pública ni vive con los recursos públicos. Sin embargo, se hace difícil creer tal declaración ya que acaba de confirmarse que, aparte de todo lo enumerado más arriba, Patrimonio Nacional también se ha encargado en los últimos años de los gastos del yate Fortuna, del mantenimiento de la casa donde se alojaba Corinna Larsen en Madrid "y hasta los seguros de los Ferrari, Rolls Royce y otros coches de gran lujo que recibió Juan Carlos I como regalos de algunas dictaduras del Golfo".

Este movimiento de blindaje real realizado por el PSOE no es ilegal. Pero ni el Gobierno, ni el portal de Transparencia ni el Congreso de los Diputados han facilitado hasta la fecha dato alguno sobre el coste total de la estancia del rey emérito. Un secretismo que no ayudará a la armonía del Gobierno de coalición ya que Unido Podemos ha oficializado su intención de poner fin a la Monarquía en España.

En vídeo | El exjefe del CNI rebate a Villarejo y a Corinna Larsen: "Jamás la amenacé"

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente