Los enfados más sonados y públicos de don Juan Carlos

El enfado de don Juan Carlos con Pedro Sánchez por los supuestos “desaires” que este está teniendo para con su hijo, el rey Felipe VI, no es más que otro más de un monarca ya retirado cuyo reinado ha dejado algunos momentos que serán recordados por siempre. Sus tropezones, su petición de disculpas públicas desde el hospital y, especialmente, sus enfados ante las cámaras son solo algunos de los que forman parte del anecdotario de una vida pública desde la cuna.

El rey Juan Carlos ha protagonizado algunos sonoros enfados ante las cámaras. (Foto: REUTERS/Francois Lenoir)

El de campechano es un adjetivo que suele acompañar muchos de los perfiles que se trazan de manera regular de Juan Carlos I ya sea por su cumpleaños, aniversario de boda, de reinado o cualquier cita en la agenda que requiera de uno. Quien se lo pusiera en primer lugar y quienes lo han replicado después lo dicen por su cercanía y su capacidad de aparentar ser uno más pese a ostentar la corona. Cuando lo hacía, claro.

Pero, por muy rey que sea, por mucha figura pública que sea y como tal se espera de él que guarde siempre las formas, lo cierto es que en más de una ocasión ha sacado a pasear un carácter un tanto fuerte. Después de todo, si hasta el mismísimo Papa Francisco puede perder los nervios y soltarle un manotazo a una feligresa… pensarán algunos.

El enfado de don Juan Carlos con Pedro Sánchez desvelado esta semana por el periodista Raúl del Pozo es solo uno más de una larga lista que últimamente no hace más que crecer. Y es que el rey Emérito no gana para disgustos. Aunque quizá el que más le doliese fue el que le dio su nieta Leonor cuando se olvidó de mencionarlo en su discurso. A su abuela sí que la mentó, pero para él no hubo nada. Contaba El Español después que estaba muy “dolido” citando como fuente a un buen amigo y compañero de regatas.

De este enfado y del más reciente no existen pruebas audiovisuales como sí lo hay de los que siguen en este texto. Por ejemplo, cuando en una misma semana de 2013 tuvo varios encontronazos con su asistente. Uno, por no acercarle la silla a tiempo. El otro, por no cogerle las muletas cuando estaba posando para una foto.

Si con su asistente tuvo sus más y sus menos, también le pasó algo parecido con su chófer en noviembre de 2015 en una llegada a la sede en Madrid de la DGT. En el vídeo se ve cómo le hace aspavientos al conductor como indicándole dónde debe parar para que él se baje y hay un momento en el que parece que incluso le suelta un manotazo.

Uno de los enfados históricos del ahora rey Emérito tuvo como objeto de su ira a Hugo Chávez. A él fue a quien le dirigió su famosa frase de “¿por qué no te callas?”. El encontronazo se debió a que mientras José Luis Rodríguez Zapatero estaba echando en cara al presidente venezolano los términos en los que se había referido a José María Aznar él no dejaba de interrumpir. Fue en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado (2007) y llegó un punto en el que don Juan Carlos no pudo más y estalló, como recogieron las cámaras.

Con la prensa también ha tenido sus más y sus menos. A periodista deportivo Nico Abad le recriminó en 2015 que colase el micrófono en una conversación con Ángel Nieto que pretendía ser privada. Pero fue más tenso el momento vivido cuatro años antes cuando los reporteros le preguntaron qué tal se encontraba y él les recriminó de no muy buenos modos “lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa”.

Y para cerrar este repaso por algunos de los enfados de don Juan Carlos, otro del que no hay testimonio gráfico y que también fue revelado por Raúl del Pozo. Según contó el periodista de El Mundo, al monarca le dolió no ser invitado a los actos de conmemoración del 40 aniversario de las elecciones de 1977. “¿No cree Su Majestad que no invitarle a la conmemoración de la Democracia es como no invitar a Napoleón a la conmemoración de la batalla de Austerlitz?”, preguntó Del Pozo."Sí, desde luego", respondió el aludido.

Más noticias que te pueden interesar: