Retrata tus platillos como un profesional

Texto: Cecilia Palacios

Si con frecuencia almuerzas o cenas en restaurantes gourmet, o eres un experto cocinero y decoras tus platos poniendo atención al más mínimo detalle, seguramente te agrade tomarle fotos a la comida antes de degustarla. Para que tus imágenes queden súper bien, te guiamos.

Tus platillos se verán fabulosos con estas tácticas. Foto: Igor Golovniov/EyeEm/Getty Images

Tips para retratar tus platos como profesional

– Presta atención a la luz. En cualquier fotografía, la luz es el elemento más importante, explica la fotógrafa profesional de comida Sharon Chen, en el sitio Consumer Reports.

Es mejor retratar con luz natural al aire libre, o bien, acercarse a una ventana. En el caso de que estés cenando en un restaurante, lo mejor es utilizar una lámpara LED portátil.

Si vas a usar tu smartphone como cámara, una buena opción es encender la linterna del mismo. Siguen más consejos de la profesional.

– Escoge un buen ángulo. Si enfocas la comida desde arriba, podrás transmitir la variedad y la abundancia de ingredientes del plato.

Disparar en ángulo recto es útil para señalar la altura de una comida, como una pila de panqueques o una hamburguesa.

Por otro lado, el ángulo de 45 grados aprovecha las fortalezas de los dos puntos de vista detallados anteriormente.

– Prepara la escena. Elimina todos los objetos innecesarios, como servilletas o saleros. Puedes incluir elementos para decorar, como cubiertos o flores.

Además, limpia cualquier rastro de suciedad o migaja que estén en el borde del plato, para no desviar la atención.

– Evita el flash. Disparar con luz directa de frente disipará las sombras naturales que están presentes en la composición, resultando en una imagen demasiado brillante, explica el sitio de la señal BBC Good Food. A continuación, más tips de esta publicación.

– Usa trípode. Para evitar que las fotos queden borrosas por movimientos involuntarios de tu mano o tu cuerpo.

– No demores demasiado. Alimentos como las verduras de hoja o la carne, por ejemplo, comienzan a secarse rápidamente, su aspecto se modifica y lucen menos apetitosas.

– Humidifica. Si estás tomando fotografías de frutas o verduras, lleva un atomizador para humedecerlas con agua y hacer que luzcan más frescas.

– Aporta color. Los colores son una parte muy importante en la fotografía de alimentos. Colocar tonos que contrasten con la comida es un recurso muy eficaz para que la toma quede bien, explica el blog Light Stalking. Siguen más consejos de este portal.

– Coloca porciones pequeñas. Para lograr definir un centro de interés en la fotografía.

– Usa trucos. Como sumergir las hojas verdes en agua helada unos minutos antes de la toma, pincelar los alimentos calientes con aceite o evitar colocar demasiado aderezo en las ensaladas. Estos pequeños tips harán que tus tomas luzcan mucho mejor.

Y tú, ¿cuán a menudo fotografías tus platillos?

También te puede interesar:
Jason, el fotógrafo del millón de seguidores
Hace bellos retratos en sitios raros